Compartir

“Vale, ya tengo el de mamá, pero me falta el de papá y el de mi pareja. También debería comprarle algo a mis amigas, ¿o no?”. En cualquier lugar del mundo son frecuentes estos repasos mentales en la víspera de las fiestas navideñas, esas que enmarcan días señalados para el intercambio de regalos como Papá Noel y los Reyes Magos.

El año pasado, la Organización de Consumidores (OCU) hizo llegar a la ciudadanía una serie de recomendaciones que hoy, acercándose las fiestas nuevamente, están de plena vigencia. Cuando se trata de juguetes de niños, por ejemplo, lo primero a considerar no es otra cosa que la seguridad. Si lo que se va adquirir es tecnología, por otra parte, instituciones como la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), creen que es mejor decantarse por penúltimas generaciones antes que por las últimas novedades, que varían poco técnicamente y sí mucho de precio.

Al margen de consejos, hoy te proponemos una forma diferente de decidir qué regalo hacer a esa otra persona, en función de si se identifica con una tribu urbana concreta. Todo sea por ayudar.

Para hipsters

Quizá lo más característico de un hipster sean sus gafas de pasta o que todos lleven barba y cabello no muy largo pero tampoco corto, pero lo de esta tribu urbana va más allá de una manera de vestir. Como en tantas otras, esconde detrás un estilo de vida determinado.

Si los hipster siempre son representados con la camisa de cuadros tipo leñador, es porque recurren a tiendas de segunda mano en la que encuentran prendas vintage que, para ellos, vuelven a tener vigencia, como la de los años 70 u 80. Los hipster, sí, se mueven en una línea ecologista, respetuosa con el medio ambiente, lo que les lleva a reutilizar.

Con los conceptos vintage y tiendas de segunda mano ya te hemos dado bastantes pistas. Por supuesto, ellos se mueven preferiblemente en bicicleta o, en su defecto, recurren al transporte público. Lo de ser amantes de la naturaleza nos invita a pensar que los relojes de madera de tiendas como Mr Bowtie (que no solo tiene relojes de madera), sería para ellos una excelente opción.

Los miembros de esta tribu huyen de lo mainstream. No van a bares de moda, sino que ponen de moda aquellos sitios suburbiales a los que ya nadie iba. Pasan del cine o de la música comercial, les gusta lo independiente, lo indie. Más pistas.

Para neo punks

Los gustos del neo punk son estridentes e incluso psicodélicos para el público que no se adscribe a esta tribu urbana tan particular.

Al neo punk le gusta, las camisetas de sus bandas favoritas neo punk y, si tienes dudas sobre cuáles son, puedes optar por las calaveras. Las combinan con pantalones tipo pitillo, más bien estrechos, cinturones con tachuelas y complementos que lo combinen todo: las calaveras, las tachuelas, las estrellas y hasta los cuadritos.

Más allá de las prensas, sus cuerpos lucen tatuajes extravagantes, su pelo ese despeinado y voluminoso. Si el neo punk en cuestión es más bien revisionista (es decir, ha amoldado las características del punk de los 70), no tendrá miedo de lucir peinados y cortes de pelo donde priman los volúmenes, incluso las crestas, así como colores chillones que van desde el azul al rojo intenso, pero que no margina rosas o lilas. El mejor regalo, en este caso, es información y tratamiento para cuidar la salud del cabello, así como tutoriales sobre cómo peinarse.

Para pijos, fresas y chetos

Los anteriores son términos diferentes para referirse al pijo de toda la vida, según se esté hablando de ellos en España o en diversos puntos de Latinoamérica. El regalo del pijo te saldrá caro, pero si tú también formas parte de esta tribu urbana, no hay problema. Aunque sabemos que el “postureo” abunda entre los vuestros, pero eso pasa en general en todas las tribus.

El pijo lleva siempre un look impecable. Tanto si opta por pantalones de pinza como por un vaquero, éste tiene que ir bien planchado, perfectamente combinado con su camisa y un jersey de lana que suele llevar al hombro. No le faltan sus mocasines, por supuesto, ni su pelo bien sujeto con gomina peinado hacia atrás o con la raya al lado.

Ellas, por su parte, visten con blusas y camisas y faldas, estando entre sus favoritas las de tipo evasé midi, que ahora están tan de moda. Los pantalones ajustados y las chaquetas de todos los estilos no faltan en su armario, eso sí, siempre siguiendo la tendencia. Tampoco faltan las marcas, lo que es común a los dos sexos.

Como se trata de gente que reproduce cómodamente convencionalismos sociales y normas de protocolo en encuentros alto standing, tiene que lucir a la perfección. Eso implica el físico, por lo que (aunque lo tendrás que consensuar antes con la otra persona) una liposucción láser podría ser una excelente opción. Se trata de una técnica para eliminar la grasa localizada sin cirugía, y lo cierto es que el precio de liposucción te puede llegar a sorprender.

Para madres de diferentes tribus

No resulta difícil de creer que haya también tribus de madres, en atención a los diferentes estilos de vida de la actualidad y a nuestro empecinamiento por juntar bajo la misma etiqueta a aquellos que los siguen.

Existen las madres glamourosas, las que van siempre tan impecables que cuesta creer que lo sean; las “malas madres”, aquellas que son consideradas como tal por una sociedad que no les perdona que tengan su vida y la quieran vivir, al margen de sus hijos; y están incluso las madres desastre, aquellas pobres despistadas que van siempre por detrás del reloj, cuyos hijos (y ellas mismas) siempre llevan manchas porque se les olvidó la muda en casa.

Sean como sean, todas sus apasionadas a su manera, y a todas les haría ilusión que su regalo fueran fotos de embarazo o fotos de bebés. Por eso, hay fotógrafos sevillanos especialistas en reportajes de embarazo y bebés, que hacen sesiones de lo más dulces. Sin duda, un regalazo.

Escritor galardonado, entrenador personal, experto en interculturalidad y profesor de oradores públicos.