Compartir

El estilo de vida saludable es algo que está en pleno auge en estos momentos. No solo porque se quiera tener una mejor salud sino porque también la gente se quiere ver físicamente mejor. Algo que, dicho sea de paso, redunda también en el estado anímico de las personas de manera directa. Si un individuo está satisfecho con su físico, casi con total seguridad tendrá una mayor confianza en sí mismo y por lo tanto tendrá una mayor capacidad a la hora de afrontar nuevas situaciones y nuevos retos dentro de su vida diaria.

Sin embargo, llevar un estilo de vida saludable no siempre es tan fácil como parece en un principio. De hecho, hay que tener en cuenta diversos factores que afectan de manera directa a ello. Una dieta variada, abandonar el estilo de vida sedentario y llevar una vida algo más tranquila son algunos de ellos. A pesar de que todos son importantes, la dieta y el hecho de comer sano es uno de los talones de Aquiles de gran parte de la sociedad. Las prisas, las urgencias y el trabajo son algunos de los motivos por los cuales no se dedica un tiempo más apropiado a la elaboración de una buena comida.

Por ello, hay que encontrar algunas vías que simplifiquen esto al máximo sin perder calidad en lo que se está ingiriendo. Algo que se puede lograr gracias a las distintas maneras de cocinar que existen a día de hoy. Unas maneras de cocinar que no solo van a permitir mantener todos los nutrientes de los alimentos, sino que también va a permitir mantener todo el sabor. De esta manera no habrá necesidad de recurrir a los platos precocinados o a la bollería industrial.

Los beneficios de la cocina al vapor

Si tenemos que hablar de una manera de cocinar sana, como no podía ser de otro modo, nos tenemos que referir sin lugar a dudas a la cocina que se lleva a cabo al vapor. Un modo de cocinar que de un tiempo a esta parte se estila, y mucho, y que no solo recomiendan los especialistas en salud de medio mundo sino que también lo recomiendan los mejores cocineros del planeta. Un sistema muy sencillo, y económico, que tiene una serie de ventajas manifiestas y que no se puede perder de vista si lo que se quiere es mejor el estilo de vida personal.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que cocinando al vapor todas y cada una de las propiedades de los alimentos que se cocinen se van a mantener intactas. Tanto las proteínas, como las grasas como los hidratos de carbono, es decir, todo el conjunto de macronutrientes, permanecerá tal cual. Algo que también sucede con los micronutrientes como puede ser el caso de las vitaminas y los minerales. Y es que al no utilizar el clásico aceite, ya sea este de oliva o de girasol, no se destruye ninguno de sus nutrientes y al mismo tiempo no se añaden grasas adicionales propias de la propia acción de freir. Y lo mejor de todo es que a día de hoy existen electrodomésticos, a unos precios realmente competitivos, con los que se puede llevar a cabo este tipo de cocina sin esfuerzo.

Las ventajas de cocinar con el horno

En el caso de que no se disponga de los medios necesarios para aprovechar todos los beneficios de la cocina al vapor, se puede asegurar que el horno también es una buena alternativa. De hecho algunos de los platos con más sabor que puede haber dentro de la gastronomía española, tienen su lugar en el horno. Además, a diferencia del caso anterior, el horno es un electrodoméstico que se puede encontrar en la práctica totalidad de los hogares por lo que no requiere de un gasto adicional.

Dentro de las ventajas que podemos encontrar a la hora de cocinar al horno es que vamos a poder hacer todo tipo de carnes y pescados así como sus acompañamientos, verduras y patatas entre otros. No pierden propiedades y mantienen todo el sabor, el cual, incluso se puede llegar a acentuar si seleccionamos determinados programas del horno que permiten tostar más algunas zonas muy concretas de aquello que se esté cocinando en ese preciso instante. Una comida sana y de calidad, en definitiva, que no requiere de esfuerzo y que cualquiera puede llevar a cabo ya que su dificultad es realmente baja.

No renuncies a nada con una buena barbacoa

Aunque, si lo que se quiere es un punto adicional de sabor y la posibilidad de poder disfrutar de una cocina un poco más intensa, lo mejor que podemos hacer es cocinar en una barbacoa. Son muy prácticas y a día de pueden comprar en multitud de sitios web como puede ser el caso de TodoBarbacoa.es a unos precios realmente competitivos. Y lo mejor de todo es que se puede elegir entre una gran variedad de modelos de modo que se pueden adaptar a las necesidades de tu hogar en la ciudad o de tu casa de campo. Cualquier lugar es bueno para disfrutar de este tipo de cocina.

Al no incorporar aceite para llevar a cabo el cocinado, se puede hablar de cuna cocina realmente sana. Más si cabe cuando una barbacoa admite todo tipo de alimentos por lo que se puede huir el tópico que parece obligar a incluir carne cuando se trata de una comida de este estilo.

Tres estilos completamente diferentes que se presentan como alternativas a la cocina tradicional basada en el aceite. De cualquiera de estas maneras no se estará añadiendo grasas adicionales y se estará manteniendo, en algunos casos más que en otros, todo el sabor de los alimentos. Un buen punto de partida para comenzar con un estilo de vida mucho más saludable sin renunciar a nada comiendo sano y variado y atendiendo a las necesidades nutricionales de cada persona sin apenas esfuerzo.

Israel Guerra
Escritor profesional, autor de novela, cuentos y relatos, algunos premiados. Columnista en diversos medios. Creador de contenidos, redactor y copywriter.