Compartir

Svobódnaya Pressa | Traducido del ruso por Íñigo Aguirre

El escritor de gran fama en Rusia Zajar Prilepin, redactor jefe de “Svobódnaya pressa”, nos cuenta cómo se ha convertido en subcomandante del “Spetsnaz” de la RP de Donetsk.

Desde el mismo comienzo del conflicto en el Donbás el escritor comenzó a organizar la recogida de ayuda humanitaria, trabajó como corresponsal de guerra, para luego en 2015 convertirse en consejero del Jefe  de gobierno de la RPD Alexánder Zajárchenko. En entrevista a “SP” Zajar Prilepin comparte con nosotros por qué ha decidido tomar una participación todavía más activa en el destino del Donbás y coger las armas, así como su visión de las perspectivas de las repúblicas populares a corto plazo.

¿Cuéntenos qué tipo de batallón es ese y qué tareas cumple?

El batallón se supedita directamente a la Comandancia del regimiento y al Comandante en Jefe. Actualmente está cumpliendo misiones militares en el territorio de la RPD, incluyendo el sur de la república. El 80% de la tropa que lo conforma es gente que ya ha participado en los combates en el territorio del Donbás, y de ellos una tercera parte ha tomado parte en acciones militares en Chechenia, Transnistria, Abjasia, en África, Asia, en distintos puntos calientes.

¿Por qué ha sido ahora cuando ha decidido tomar las armas?

Desde 2014 ejerzo funciones de corresponsal de guerra y desde 2015 de consejero del Jefe de gobierno de la RPD. Así que desde 2015 voy armado y cumplo diversas tareas. La idea de crear un batallón propio me surgió desde el principio, pero llevarlo a la práctica desde el punto de vista técnico era una labor muy compleja, en la que he estado implicado tanto en 2014 como en 2015. Hasta que por fin el verano pasado comenzamos a crear el batallón propiamente dicho. Simplemente ocurre que la noticia ha salido a la luz ahora, pero en realidad es una empresa que lleva ya bastante camino andado.

¿Es decir que la creación del batallón no está relacionada con el reciente agravamiento de la situación en el Donbás?

Por supuesto que no. ¿Alguien puede pensar que en estas dos semanas que se ha agravado el conflicto, he llegado yo y he formado mi propio batallón? No, ya digo que es un trabajo que viene de lejos. Tenemos a varios centenares de hombres armados y pertrechados. Toda esa preparación no se ha producido ahora.

¿Está usted preparado para llegado el caso hacer uso de las armas?

Hace ya tiempo que las vengo usando. Es una pregunta un tanto extraña yendo dirigida al subcomandante de un batallón de “Spetsnaz” ¿Si se puede uno preparar moralmente para algo así? En eso consiste nuestro trabajo qué más puedo decir.

¿Tiene fijado algún plazo concreto de su estancia en el batallón?

No hay nada planeado de antemano. De momento estoy en el cargo. Como suele decirse el hombre propone y Dios dispone.

¿Cómo cree que se tome el mundillo literario la noticia de que usted se ha convertido en subcomandante de un batallón de tropas de operaciones especiales de la RPD?

Hace ya tiempo que dejé de hacerme ilusiones respecto a ese cuerpo social que rodea el mundo de la literatura, no creo ni en su humanismo ni en su sentido común. La noticia acaba de salir hoy y no tengo n idea de cómo pueden reaccionar. Es algo que no me preocupa en absoluto. Me preocupa que todos mis hombres cuenten con un chaleco antibalas. Y lo que vaya a decir Dmitri Bykov sobre el particular me trae sin cuidado.

Son muchos los que piensan que los acuerdos de Minsk están muertos. ¿Qué cree usted que le espera al Donbás en un futuro cercano?

Confío en que este recrudecimiento de la tensión haya ya terminado, aunque a juzgar por la cantidad de munición y tropas que está acumulando la parte ucraniana existe la posibilidad de que se vaya a alargar los próximos días. Pero en general pienso que este año no se va a producir nada extraordinario en relación con el Donbás. Seguiremos viendo esta extraña guerra progresiva de baja intensidad, con sus recrudecimientos de cuando en cuando.

***

Zajar Prilepin también ha concedido una entrevista a Komsomolskaya Pravda, donde se le hacen preguntas algo más jugosas como por ejemplo:

¿Cuál es el objetivo final de esta guerra?

El objetivo final es Kiev. No es algo que ocultemos.

¿Kiev para cambiar allí el gobierno, o Kiev para unificarlo con Rusia?

Kiev es una ciudad rusa. Una ciudad rusa, ucraniana. Nosotros pintamos poco, es arriba donde deciden. Pero pienso que no deben darse los errores que se produjeron con Yanukovich. Pienso que se hacen perfecto cargo de que sentar allí a alguien del tipo de Sidorov, Timoshenko o Medvedchuk, ponerse de acuerdo en todo , para que luego no digo ya al cabo de cuatro años, sino al mes siguiente, esa persona reformatee todo y volvamos al punto de partida, no tendría sentido. Pienso que tienen cerebro suficiente para no volver a cometer esos errores. El objetivo es Ucrania entera y no puede haber ningún otro objetivo

¿Pero hay algunos en Moscú que dicen que es necesario “formatear” toda Ucrania?

Tenemos a “Graf” comandante de pelotón. Él dice: “Oigo regularmente voces de Rusia, y también a algunos milicianos aquí que dicen que estamos luchando contra Ucrania. Yo me opongo categóricamente a eso: Soy ruso, hablo en ruso, soy hijo del “socium” ruso y de la cultura rusa, pero yo no considero que estemos luchando contra los ucranianos”. Esos son los pseudonacionalistas, que están sentados en Moscú, que no han venido aquí nunca, los que no paran nunca de escribir y escribir sobre cómo se debe rusificar toda Ucrania. Aquí está sentado “Graf”, que está combatiendo desde 2014, una persona a la que han matado 258 veces y él no está combatiendo contra Ucrania, está luchando contra las bandas paramilitares nazis. Mientras que allí están esos chupasangres, que luchan con Ucrania desde Moscú. Es algo que no me cabe en la cabeza. Ven aquí y lucha contra Ucrania si tantas ganas tienes…

Fotos: Komsomolskaya Pravda

 

loading...