Compartir

Taras Korpan-Golos.ua | Traducido del ruso por Íñigo Aguirre

Después de que el SBU (Servicios de inteligencia N de la T) informase de la detención del comunista, que supuestamente planeaba “envenenar el agua con cianuro”, su pista se pierde. A su esposa le dicen con todo el cinismo, que a su marido lo han secuestrado los “separatistas”. Los juristas consideran que es imposible prohibir al partido, acusando de determinados crímenes a ciertos militantes. En el Partido Comunista de Ucrania (PCU) llevan la cuenta de los crímenes de la Fiscalía General de Ucrania, Ministerio del interior y SBU.

¿Sigue vivo Konstantin Beskorovainiy?

En la región de Donetsk (zona ocupada por Ucrania. N de la T) fue secuestrado el concejal del ayuntamiento de Konstantinovka, el comunista Konstantin Beskorovainiy. Así nos lo contó a golos.ua el abogado Nikolai Myagkov. Según sus palabras, el SBU acusó al concejal de un crimen absurdo, pretender envenenar con cianuro las aguas de su ciudad natal. Ahora se desconoce el destino de Konstantin Beskorovainiy.

“Sus allegados temen que ya no siga vivo, mientras que los abogados confían en que esté detenido en algún sótano, con el propósito de intercambiarlo en la RPD por prisioneros ucranianos, como se suele proceder ahora, con aquellos a los que se acusa de “separatismo”. Pero ha habido ya varios canjes y el nombre de Konstantin Beskorovainiy sigue sin aparecer en las listas”, nos relata Myagkov.

Myagkov subraya que en la Delegación regional del ministerio del interior de Konstantinovka hay dos casos abiertos: sobre el secuestro de un concejal del ayuntamiento y por motivo del abuso de competencias por parte de representantes de los órganos de seguridad.

“A Beskorovainiy lo sacaron de casa gente armada con pasamontañas y ropa de camuflaje sin ningún distintivo visible.

Se podía uno imaginar cualquier cosa. Pero en la página oficial del SBU publicaron una información sobre la detención de Konstantin Beskorovainiy por los servicios de contrainteligencia del SBU: Ahora ni en el SBU ni en la Fiscalía ofrecen ningún tipo de información sobre las causas penales abiertas contra él”, subraya el abogado.

Señala que las interpelaciones de su despacho dirigidas al aparato central del SBU, a las divisiones regionales del SBU, a la fiscalía de Donetsk, Járkov ni Poltava, no arrojan ningún resultado, aunque a la búsqueda del comunista secuestrado se ha sumado la Cruz Roja internacional.

Sobre el envenenamiento con cianuro

En la página del SBU con fecha 19 de diciembre de 2014 apareció la noticia de la detención de Konstantin Beskorovainiy, concejal del ayuntamiento de Konstantinovka. Allí se indicaba que la detención había sido efectuada por los servicios de contrainteligencia del SBU y que la investigación seguía abierta.

El consejero del director del SBU Markian Lubkiski, en rueda de prensa de aquel día declaró: “Un comunista demente, junto con dos criminales, que también han sido detenidos, tenía planeado envenenar con cianuro los depósitos de agua de la ciudad de Konstantinovka”. Lubkiski aseguraba que entre los planes de los detenidos, habías actos de sabotaje y comisión de atentados contra las fuerzas de la “ATO” (1), así como contra otras infraestructuras de la ciudad”, presuntamente en connivencia con otros miembros de una “red bien organizada y pertrechada”.

Nikolai Myagkov considera las acusaciones absurdas. Konstantin Beskorovainiy es un médico estomatólogo: Hasta el día mismo de su detención estuvo prestando su ayuda médica y no tenía ninguna relación con ningún tipo de organización clandestina” afirma el abogado. No descarta que la única culpa de Beskorovainiy fuese el ser el único comunista en el ayuntamiento de Konstantinovka.

Cómo lo detuvieron

La esposa de Konstantin Beskorovainiy tuvo conocimiento de la desaparición del marido cuando volvió a casa del trabajo. Los vecinos le contaron que cuatro personas armadas con pasamontañas y uniforme militar sin distintivos, se lo habían llevado en dirección desconocida en un furgón blanco sin matrícula.

“Rompieron la puerta de entrada del piso sin ninguna orden judicial, luego registraron la vivienda, tiraron todo al suelo, hasta arrancaron la tapa del depósito váter. Seguidamente secuestraron a mi marido, al ciudadano Beskorovainiy, Konstantin Mijáilovich, con fecha de nacimiento 23/03/1957 y concejal del ayuntamiento local por el PCU. También se llevaron algunos bienes que se encontraban en el piso: una suma de dinero de 6 mil grivnas, una lámpara de mesa, medallas, condecoraciones, equipo informático, equipación y medicamentos estomatológicos, documentación…pasadas tres horas me llamó mi marido por teléfono y me dijo que estaba en el ministerio del Interior, luego otro hombre le arrebató el teléfono y dijo: “hasta que se aclaren las circunstancias”, escribió la mujer en su queja al Presidente.

En ella detallaba que se había dirigido a la Fiscalía y a la OSCE. “He llamado en repetidas ocasiones a las líneas de atención del SBU, del Ministerio del interior, de la Fiscalía, donde me responden que ellos no tienen a mi marido, que lo han detenido los separatistas”. Eso se dice en la nota a Petro Poroshenko. Pero las quejas quedan sin respuesta.

Justicia enmascarada

Los miembros de los órganos de seguridad en las regiones de Lugansk y Donetsk (en las zonas ocupadas. N de la T), a menudo se ocultan bajo uniformes sin ningún distintivo identificativo, asegura Myagkov. La legislación prohíbe a los agentes de los órganos de seguridad llevar uniformes sin identificación. Pero con frecuencia actúan con uniforme sin galones, emblemas, ocultando el rostro con máscaras, para que resulte imposible identificarles.

Según relata el abogado, tras más de tres meses tras la detención, las acusaciones contra Beskorovainiy no tienen ninguna perspectiva judicial: “La gente que detuvo al concejal, comprende que ninguna de las acusaciones contra él, pueden ser aceptadas en un juicio, ya que se violó burdamente el derecho de todo ciudadano a la defensa: Todo este tiempo ha permanecido sin ningún tipo de la asistencia jurídica, que establece la ley”, afirma Myagkov, quien señala a su vez que la violación de los derechos civiles de miembros del PCU no son un caso aislado en las regiones (ocupadas) de Donetsk y Lugansk.

¿Todo esto para prohibir al PCU?

El gobierno no ceja en su empeño de ilegalizar al Partido Comunista desde el mes de mayo pasado. Pero entonces resultó que el SBU no estaba autorizado a recabar pruebas comprometedoras contra partidos políticos. Y por cuanto no se halló nada de eso, optaron por recoger materiales incriminatorios contra determinados miembros del PCU.

El abogado Evguenni Gerasimenko, considera que es una práctica abocada al fracaso. Según sus palabras, el intento de prohibir al partido comunista, basando las acusaciones de unos u otros delitos en los miembros del partido, contradice en primer lugar los estándares europeos, a los que se supone aspira Ucrania.

“Nada le sale al gobierno. De acuerdo con los estándares europeos, es imposible prohibir un partido, basándose en que determinados miembros del mismo hayan podido cometer algún delito, ya sea asesinatos. El partido no puede responder por los actos de sus miembros. En caso contrario, debería haber sido prohibido el partido “Batkivschina” tras el crimen de Lozinski. ¿Y qué es lo que vemos? Que nada de eso ocurrió a pesar de que su culpa quedó demostrada”, resumió el abogado en sus comentarios para golos.ua. Subrayó que al gobierno no le sale nada a derechas, ya que sus argumentos están “traídos por los pelos”.

Mientras el líder del PCU Piotr Simonenko señala que está aumentando la presión contra los miembros del partido. Ha recordado que en el último año, los servicios de inteligencia han detenido y torturado a miembros del partido y activistas, intentando obligarles a confesar unos crímenes que no han cometido.

“Los casos de torturas y vejaciones están registrados documentalmente, los apellidos de sus ejecutores y de los que han dado las órdenes son conocidos, contamos con los correspondientes partes médicos. Es evidente que este régimen será inevitablemente derrocado, y los correspondientes agentes de la Fiscalía, el Ministerio del Interior y el SBU, deberán responder por sus crímenes conforme a la ley”.

Notas

ATO, siglas en ruso y ucraniano de “Operación antiterrorista”. Eufemismo utilizado por el gobierno y medios informativos ucranianos para referirse a la guerra de exterminio lanzada contra las repúblicas rebeldes.

Fuente http://kprf.ru/international/ussr/1…