Opinión

Alguien sustituirá al PSOE mientras la izquierda duerme

octubre 2, 2016
LaRepublica.es

author:

Alguien sustituirá al PSOE mientras la izquierda duerme

Hika Thoreau | Lo sucedido en el seno del PSOE marca un antes y un después en la historia democrática española. Si el golpe de estado fallido del 81 (o quizá teatralizado) y la posterior victoria del partido socialista en el año 82 marcan el punto final de la breve “transición” española, el colapso de este mismo partido ha provocado, sin lugar a dudas el paso a un nuevo período. Este colapso no surge de la nada, fue ya el 15M quien se levantó fundamentalmente contra las políticas de un partido que, pese a llamarse de izquierda, nada hacía por los trabajadores en tiempos de crisis.

No debemos olvidar que el partido socialista surgió para recoger la ilusión desclasada y moderada de una época donde, el partido de resistencia y lucha de izquierdas era traicionado por Carrillo y sus seguidores. Así, en el PSOE, un líder carismático con un discurso fácil e ilusionante despojó del ideario masivo el marxismo e introdujo el liberalismo como el método moderno y europeo de redistribución de la riqueza. Así mismo, un bombardeo mediático sin precedentes en el país, aplaudía y promocionaba a estos jóvenes demócratas: había nacido el grupo Prisa. Desde entonces y hasta el día de hoy el partido socialista ha sido el responsable de las medidas sociales mas conocidas y demandadas por la sociedad pero también el responsable del expolio público mas atroz. Suyas son las mayores privatizaciones, los mayores recortes en derechos sociales y las reformas mas contrarias a un ideario, antiguamente socialista. Fueron el mejor arma española de los intereses de las oligarquías españolas y extranjeras.

Así con todo, en los últimos tiempos estamos asistiendo a una transposición de papeles en este juego de lo atado y bien atado. Los Polanco y Cebrían bien podrían de este nuevo período J. Manuel Lara y Crehueras. El periodista estrella pasar de Gabilondo a Antonio G. Ferreras, el grupo Prisa al grupo Atresmedia. La duda quizá sea quien será ese nuevo partido desclasado que genera ilusión mediante unos jóvenes modernos de discurso sencillo. De hecho, podemos hacer un paralelismo claro entre los votantes obreros fieles al PSOE a pesar de las continuas agresiones a sus intereses y los simpatizantes del partido morado que no admiten ni atisbo de crítica a pesar de las muchas contradicciones internas que manejan.

Mientras tanto la izquierda política sigue incapaz de leerse fuera del electoralismo y, aun en clave electoral, desdibuja sus líneas en pos de una rentabilidad en votos y share cada vez mas exigua. Así, mientras las oligarquías aseguran sus intereses a cualquier precio y apuestan por una revitalización bipartidista que añora el 78, las calles viven escenarios mas propios de comienzos del siglo pasado. Con unos trabajadores cada vez mas huérfanos políticos, una movilización social desaparecida y unos sindicatos timoratos, crecen como setas en otoño, grupos de ultraderecha cada vez mejor vistos. Si por intereses de Estado se ha podido volar por los aires un partido como el PSOE, en caso de necesidad, nada les impedirá soltarle la correa a los perros. Mas nos vale despertar a la izquierda de su letargo.

Comentarios