Economía

La Gestión de calidad en las empresas

octubre 20, 2016
David Unanue

author:

La Gestión de calidad en las empresas

Tener un mayor control de las actividades y satisfacer las necesidades del cliente, parecen ser dos motivos por los cuales las empresas están decidiendo implantar un Sistema de Gestión de la Calidad. Uno de estos sistemas es el basado en la norma ISO 9001:2015. Éste aporta ventajas tanto para el cliente como para el trabajador, suponiendo una mejora respecto a la anterior versión de la norma, establecida en 2008.

Para que la implementación del sistema sea un éxito, la dirección de la empresa proporciona tiempo y medios para formar a sus trabajadores. Y es que la formación aporta un valor incalculable para la satisfacción del trabajador dentro de la empresa, ya que éste se siente más valorado y dedica más esfuerzos en lograr los objetivos de su trabajo.

Es evidente que si el trabajador tiene un mayor rendimiento, la empresa también resultará beneficiada puesto que logrará que todo el mundo se involucre en alcanzar las metas propuestas.

La norma ISO 9001:2015 aumenta la satisfacción de los trabajadores y de la empresa

Una de las principales directrices que conlleva la aplicación de la norma ISO 9001:2015 es la participación activa del trabajador en todos los procesos referentes al Sistema de Gestión de la Calidad. Su participación está directamente relacionada con su índice de satisfacción, debido a que éste recibe una recompensa por el trabajo realizado.

El reconocimiento del trabajo bien ejecutado hace que los trabajadores se sientan una parte fundamental del equipo. El trabajo pasa a ser apasionante y cautivador, donde la opinión de cada uno de los miembros del equipo es considerada. Éstos podrán decidir cómo establecer mejoras, basándose en evidencias que serán apoyadas por datos contrastados.

Si los trabajadores están contentos y satisfechos, seguramente no recurrirán al mercado laboral para buscar nuevos retos. Por todo esto, la empresa también obtendrá importantes beneficios teniendo en cuenta que sus trabajadores serán más productivos y eficientes.

De igual forma, los trabajadores gozan de una mayor autonomía. Cada uno de los componentes de la cadena sabe lo que tiene que hacer en cada momento. Hay una importante mejora en la organización interna, lograda mediante una comunicación más fluida. Para evitar futuros problemas, las responsabilidades y objetivos de cada miembro de la plantilla habrán sido previamente establecidos.

Se puede decir que la implementación del sistema ISO 9001:2015 implica que ambas partes saquen tajada de sus atributos, hecho que agilizará y facilitará su aplicación. Hay un incremento de la rentabilidad a consecuencia de una reducción de costos en la producción, costos asociados a reprocesos, demandas de clientes, o por falta o pérdida de materiales. Dicho de otra manera, los recursos son usados de manera eficaz y eficiente.

Formación de auditores internos mediante cursos ISO 9001:2015

Todos los profesionales relacionados con el ámbito de la auditoría como auditores internos, empresas certificadoras de proveedores, supervisores de producción o ingenieros de calidad, tienen la oportunidad de adquirir las competencias de auditor interno mediante un curso sobre la nueva norma ISO 9001:2015.

Estos cursos suelen ser impartidos por compañías orientadas a la consultoría y asesoría de empresas del ámbito manufacturero y servicios. Por ejemplo, la compañía SPC Consulting Group organiza estos cursos varias veces al año. El objetivo es dar a conocer a sus participantes los requerimientos del sistema de gestión de la calidad y cómo poder verificar su cumplimiento a través de la realización de auditorías internas.

¿Qué aporta a las empresas certificarse en ISO 9001:2015?

El mayor beneficio que aporta la norma ISO 9001:2015 es integrar la calidad en el enfoque de negocio de las empresas. Al hacerlo, las empresas deben darle una mayor importancia a la planificación, teniendo en cuenta no solo la calidad sino también el contexto, los clientes y las partes interesadas. Si dicha planificación se aplica de forma correcta, los recursos de la empresa irán destinados a aquellos procesos con una mayor probabilidad de ocasionar una no conformidad.

Por otro lado, se aplicará la cultura de documentar todos los procesos. Si se realiza de manera ordenada y eficaz, se podrán tomar mejor decisiones en base a los datos recogidos y sus análisis. Se identificarán todos los procesos que forman parte de la actividad de la empresa y se establecerán mejoras en aquellos casos que se detecten deficiencias.

La implementación de esta norma en las empresas conlleva que la alta dirección pase a ser la encargada de tomar el liderazgo en la mejora de la empresa. Deberá transmitir que el Sistema de Gestión de la Calidad es una parte fundamental en el negocio y trasladarlo al resto de trabajadores mediante una formación continua, que les permita alcanzar las competencias necesarias.

Por último pero no menos importante, las empresas tienen que demostrar que el cliente pasa a ser su principal preocupación. Para conseguirlo deben reforzar la confianza con los actuales clientes y estar abiertos a nuevos mercados y clientes. En la mayoría de casos, los nuevos clientes ya establecen como requisito que las empresas dispongan de un Sistema de Gestión de la Calidad según ISO 9000 implantado y certificado.

Comentarios