Sociedad

El amor, el desconocido que habita en nosotros

27/12/2016
Foto del avatar

author:

El amor, el desconocido que habita en nosotros

Se ha dicho de todo al respecto del amor y de los enamorados, mil definiciones y mil tipos para diferenciarlos. El amor es posiblemente el tema más recurrente y de las palabras más usadas en las redes sociales. Se crean negocios, agencias y empresas para ayudarte a encontrarlo, a darte consejos para recuperarlo, a describir fórmulas, sortilegios y mecanismos para mantenerlo.

El amor ocupa gran parte del tiempo de nuestras vidas, es intrínsecamente inherente al ser humano, sin comprender su mecanismo estamos atado a él de una forma u otra. Si no lo compartimos o no tenemos la suerte de ser correspondidos, se nos abre un hueco en alguna parte indefinida de nuestro ser que espera ser cubierto algún día.

A las personas que viven sin amor se las considera disociadas, carentes de empatía o directamente con trastornos de la personalidad. Esto es porque nuestra sociedad, nuestra cultura, da por sentado como un hecho natural, el estado de enamoramiento que deben tener las personas, y cuando estas no lo están durante demasiado tiempo, se tiende a dudar de sus capacidades emocionales y, en algunos casos, incluso mentales.

El amor nos pertenece, está en nosotros y basta con que alguien llegue, lo despierte y haga que aflore al exterior para mostrar todos sus encantos, nervios, dolores y placeres, para que nos transformemos sutilmente en otras personas, que nos eran desconocidas, actuemos de formas extrañas e imprevisibles y nos muestre el mundo de otro color, con otro tacto, de diferente percepción, a veces como una ensoñación.

Conseguir el amor deseado

Conseguir a la persona que amas debe ser una cuestión de libre elección, no puede ser sometido a la presión exterior proveniente de amigos o familiares. Tampoco como consecuencia de una situación, como una ruptura reciente, un estado de soledad prolongado, el paso de la edad, etc. A todos nos llega el momento dice la frase popular, que lo forcemos sólo nos dará una relación falsa y destinada al fracaso en la mayoría de los casos.

Desde el principio, hay que actuar como somos. Siempre leales a nosotros mismos, es como encontraremos al compañero o compañera que también lo será y, desde el principio, debemos  aceptar a la persona tal y como es, sin intentar modificarla, sin que la otra parte trate de cambiarnos. Esto es uno de los pilares básicos para iniciar una relación con buen pie.

Hay muchos consejos sobre cómo conseguir el amor, trucos y artimañas para enamorar. No es nuestra función hoy decir cuál se debe emplear, sólo os recomendamos una cosa, ser honesto, no inventar una personalidad ni usar máscaras. Utiliza siempre la verdad como la mejor de las herramientas para enamorar a quien deseas.

Mantener el amor día a día

Esta parte de la relación es la que más trabajo tiene, la que ha de mantenerse con constancia y donde se demuestra que es amor verdadero lo que mantiene a la pareja o es sólo fruto de un deseo momentáneo.

En el día a día es cuando las personas demuestran lo que valen y lo que significa la pareja para ellos. Es aquí cuando debe fluir la comunicación, los halagos y las sorpresas. Cuando la relación se asienta y se comparte, en la lucha diaria es cuando más amor hace falta demostrar, para recordarle al compañero o compañera lo feliz que te hace su compañía.

Es muy importante en las relaciones afectivas de pareja tanto el humor, reír es de las costumbres más sanas que puedan existir, como el cariño y la ternura, demostrándolo con mensajes de amor cuando estáis separados o frases de buenas noches susurradas al oído. Los mensajes de buenas noches para aquellos momentos en los que no se comparta la cama, cobran mayor importancia, porque se está demostrando que el último pensamiento antes de dormir es para la persona amada.

Para que una relación se alargue en el tiempo, la comunicación es vital, pero también el respeto mutuo, lo que conlleva definir fronteras que delimiten tiempos de soledad o hobbies que se deseen realizar y no tienen por qué ser compartidos.  El respeto no es sólo evitar la ofensa, sino también aceptar las diferencias, aficiones, gustos o rarezas que la pareja tenga. No todo tiene por qué hacerse juntos.

Para cuidar y mantener en buen estado de salud la relación con tu pareja, es necesario cuidarse a uno mismo. Si se comete el error de abandonarse o descuidarse a uno mismo, puede que la mujer u hombre que hasta ahora te amaba, también te abandone. Cuídate de ti mismo igual que cuidas a tu pareja.