Compartir

Es un hecho que la tecnología ha puesto en su punto de mira, como uno de sus grandes objetivos en el que hay que seguir investigando, avanzando y perfeccionando, al mundo del ocio y del entretenimiento. Es en este sector donde existe un mayor número de público y, por lo tanto, de beneficios, representando el ocio para la tecnología el principal activo de consumo en las sociedades modernas.

Y esta tecnología del ocio basa una gran parte de sus esfuerzos en seguir ampliando el mundo de la realidad virtual, uno de los campos con mayor proyección en cuanto a entretenimiento, investigación y desarrollo, y donde se están dando las mayores satisfacciones y logros. Tanto es así que ha logrado una inversión total en los roles de creación; cuando lo normal siempre ha sido introducir datos de la realidad para crear simulaciones o realidades alternativas dentro de las computadoras, en la actualidad, se ha encontrado un fascinante método, que se desarrolla mediante una máquina que invierte el proceso, creando cosas reales, completamente físicas, a partir de datos de un computador.

Y es que cuando hablamos de nuevas tecnologías, el mundo de la impresora 3d es lo que tomamos como referencia de avance revolucionario pues, como decimos, invierte el proceso de creación que hasta ahora nos aportaban las tecnologías de la informática. Con estas máquinas, introduciendo los modelos y diseños que creamos conveniente y utilizando el material apropiado, podemos crear un sinfín de objetos, modelos y prototipos que pueden ir, desde la construcción de viviendas y vehículos hasta tejido humano, pasando por simples objetos decorativos.

Un mundo de posibilidades no solo para el ocio y el entretenimiento, aquí se nos abre el abanico para la investigación científica o para las estructuras arquitectónicas, entre otros rangos profesionales.

La pregunta que se nos viene a la mente es si es posible encontrar una impresora 3d barata, que podamos usar a niveles más caseros y modestos, para nuestras propias creaciones y diseños y, por qué no, para crear nuestro propio negocio. La respuesta es sí, en el enlace que hemos referenciado puedes ver una amplia selección de impresoras 3d según precio y calidades, con la que elegir la mejor para lo que específicamente necesitas te va a resultar extremadamente sencillo.

En esta misma página, vas a poder conocer más en profundidad el funcionamiento y las especificaciones para poder elegir una impresora 3d con conocimiento de causa. Conocerás la resolución que puedes necesitar, así como el tamaño de la plataforma de impresión o los materiales que vas a necesitar.  Una web imprescindible, para todo aquel que quiera hacerse con una de estas fabulosas máquinas.

Tecnología a nivel de usuario

Al hilo de encontrar precios asequibles para este tipo de maquinaria, debemos saber que, si la tecnología no se pone al alcance del gran público, esta no resulta rentable y, por lo tanto, el negocio se paraliza. La bonanza financiera que vive el mundo del entretenimiento a través de la tecnología, más concretamente de esta aplicada a la informática, radica precisamente en el número de usuarios que tiene.

Es por esto que las grandes compañías no dudan en poner sus productos gratis en el mercado, con la opción de captar clientes para productos relacionados, como muchos de los juegos que se pueden descargar en la play store, la famosa plataforma de distribución de aplicaciones móviles para los sistemas de telefonía Android. Acceder a la play store gratis es tan sencillo como entrar en el enlace que hemos referenciado un poco más arriba. Es la mejor web para descargar play store y comenzar a disfrutar de los miles de juegos gratis y de pago que hay en sus páginas.

Esta tienda proporciona miles de horas de entretenimiento y ha supuesto claramente el sustituto más efectivo para las horas de televisión, que hasta hace muy poco copaban casi la totalidad del tiempo dedicado al ocio. Ahora la mayoría del tráfico dedicado al entretenimiento se enfoca en conseguir juegos para las consolas o para estas máquinas que solemos llevar siempre a mano; las tablets y los smartphones.

La juventud destina aproximadamente el 60 % de sus ganancias a consumir productos electrónicos, servicios digitales y objetos de consumo destinados al ocio y a la diversión por estos medios. El mercado de estos productos es verdaderamente amplio, pero las tres grandes marcas entre las que se reparten este lucrativo pastel son Sony, Nintendo y Microsoft, productores de consolas para todos los gustos y economías, desde las consolas de salón hasta las de bolsillo, multijugador o multifunción, para todas las edades y para todos los usos.

Las consolas de salón son auténticos ingenios de sonido, potencia gráfica y fluidez de imágenes. Las superventas se reparten entre la Xbox 360 de Microsoft, la Playstation de Sony y la Nintendo Wii, de la casa Nintendo, que ha sido la que ha revolucionado la forma de jugar, volviéndola mucho más interactiva, con los nuevos mandos que permiten al jugador desplazarse en el espacio. Esta es la consola familiar por excelencia.

Nintendo no solo es la marca que abre camino y nuevos modos de juego, también ha creado la Nintendo Switch, que es un emulador con el que se pueden jugar a los grandes clásicos, pues están todos en esta consola Nintendo Switch integrados. Pero según la revista web Mundo switch, “los juegos de la Consola Virtual no estarán disponibles en el lanzamiento de Switch”

La consola Nintendo Switch se transforma para adaptarse a la situación de sus jugadores, por lo que estos pueden jugar a los juegos que quieran cuando quieran, por muy ocupados que estén. Para ello aplica sus tres posibles modos de juego en una sola consola; modo televisor, modo sobremesa y modo portátil.

Sirva esta consola como ejemplo de la importancia que le dan las grandes marcas a llevar el ocio y el entretenimiento a cualquier parte y a cualquier momento, conscientes de dónde están los beneficios y las necesidades de sus usuarios.

Israel Guerra
Escritor profesional, autor de novela, cuentos y relatos, algunos premiados. Columnista en diversos medios. Creador de contenidos, redactor y copywriter.