Sociedad

La muerte negligente, datos de una gran ciudad y de nuestro país

marzo 10, 2017
Israel Guerra

author:

La muerte negligente, datos de una gran ciudad y de nuestro país

Existe cierta confusión entre el delito de homicidio y una muerte negligente. Ambos casos implican, efectivamente, la muerte de un individuo, pero en el primer caso se implican procedimientos judiciales penales para la consecución de una condena contra el acusado. Por el contrario, en el litigio de muerte por negligencia los familiares del difunto intentan obtener una indemnización por daños mediante un proceso judicial civil, es decir, una demanda por muerte por negligencia es una disputa entre los seres queridos de la persona fallecida y la parte que, por culpa de su negligencia, causó la muerte de esa persona.

El abogado muerte por negligencia tiene el deber de conseguir una compensación por las pérdidas económicas y, en su caso, por las no-económicas asociadas, como son las que se deriven del dolor y sufrimiento, pérdida de herencia, costos funerales, costos médicos, angustia mental, pérdidas de beneficios, pérdida de compañía y pérdida de salarios anticipados.

Las demandas más usuales son las que están relacionadas con las muertes por negligencia en accidentes de construcción. Las cifras de una ciudad tan importante como New York son realmente alarmantes, pues 78 trabajadores murieron mientras trabajaban en esa ciudad en 2014. Las causas de estas muertes se distribuyen entre los 25 trabajadores que murieron con violencia, incluyendo lesiones intencionadas, homicidios, tiroteos y suicidios, los 20 trabajadores que sufrieron caídas fatales desde gran altura, debido a tropiezos o resbalones, los 14 que murieron en accidentes relacionados con el transporte, incluyendo colisiones en carretera y accidentes con peatones, los 8 operarios que fueron heridos mortalmente al ser golpeados por objetos y los 7 empleados que fueron expuestos a sustancias tóxicas en cantidades letales.

En la ciudad de Nueva York, el 41% de las personas que murieron a causa de una lesión en el lugar de trabajo fueron de origen hispano o latino y, para todos estos casos, abogados como David Resnick, con la máxima experiencia y eficiencia en conseguir indemnizaciones ofrecen sus servicios en esta ciudad. Y no solo para los casos de defunción, sino también para lesiones de accidentes en la construcción o por cualquier tipo de accidente en cualquier otro sector laboral.

En el estado de Nueva York, se consideran los más peligrosos y, por lo tanto, más susceptibles para poder recibir ayuda en caso de accidente o muerte, los siguientes rangos laborales. El agrícola, forestal, pesca y caza, con once trabajadores muertos de media anual, los recursos naturales y ocupaciones de mantenimiento, con 75 trabajadores muertos, la  construcción y ocupaciones de extracción, con 41 fallecidos, ocupaciones de instalación, mantenimiento y reparación, con 23, y las líneas de producción, el transporte y ocupaciones del movimiento de materiales, con 110 trabajadores que murieron en fechas del 2014. Cifras que, en lugar de decrecer, aumentan progresivamente.

Las cifras en España. La precariedad mata

En España, las cifras de accidentes laborales son verdaderamente preocupantes, con datos del año 2015 más de 600 personas perdieron la vida en 1.200.000 siniestros laborales, un 3,3 % más que en 2014 y la tendencia es seguir subiendo. Nuestro país vive una crisis que se ceba en la precariedad laboral, con el consiguiente aumento en accidentes en todos los rangos de empleo. Las empresas siguen reduciendo costes, a riesgo de la salud y la seguridad de sus empleados, y el gobierno del estado vuelve a hacer oídos sordos a las demandas sobre este grave problema.

Esto produce un aumento espectacular en el número de accidentes, que ha crecido de media un 7 % en todo el territorio español, siendo Cataluña la comunidad con más accidentes y fallecidos, seguida muy de cerca por Andalucía y Madrid. También hay un espectacular aumento en los llamado in itinere, es decir, mientras se cubre el desplazamiento hacia o desde el lugar de trabajo, con un 8% de media.

La mayoría de los accidentes mortales se registran en el sector servicios. En los seis primeros meses del año han muerto en él 122 trabajadores, un 11,9% más que un año antes. Pero es en el sector industrial, donde más crecen cada año los accidentes mortales: los 60 fallecidos registrados hasta junio suponen un 30,4% más de muertes en la industria que en 2014.

Las muertes por accidente de tráfico son las únicas que representan cierto optimismo en comparación con datos de fechas anteriores, con 175 menos, pero aun así se registraron 29 muertes en desplazamientos relacionados con el trabajo, cifra nada despreciable. 

Los recientes datos del 2016 nos dan unas cifras estremecedoras, más de diez trabajadores fallecen cada semana por accidente laboral en España y cada hora se producen hasta 400 siniestros en el ámbito del trabajo, según han denunciado Comisiones Obreras y UGT, que han vinculado el aumento de esta siniestralidad a la precariedad generada tras la reforma laboral de 2012, impulsada por el PP y que incrementó de golpe más de un 9 % la siniestralidad mortal.

Comentarios