Economía

Las claves para pedir un préstamo rápido en España

13/04/2017

Las claves para pedir un préstamo rápido en España

Los préstamos rápidos se han convertido en una opción cada vez más válida, sobre todo para hacer frente a gastos inesperados como la compra de un nuevo electrodoméstico o alguna avería en nuestro vehículo. La facilidad para conseguirlos, sus bajos intereses así como la flexibilidad para devolverlos, hacen que los créditos rápidos tengan cada vez menos rival.

Pero hay que saber escoger el crédito adecuado para nosotros. Por eso, a continuación se exponen una serie de claves que se convertirán en esencial para pedir un préstamo rápido en España.

  • Compara los distintos tipos de préstamos rápidos: antes de escoger un crédito, es muy importante que compares las distintas posibilidades que hay, entre las distintas empresas. Así, podrás ver las condiciones que ofrece cada una de ellas y cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades o a tus circunstancias. Has de evitar quedarte con la primera opción que veas, es preferible que inviertas tu tiempo en comparar las distintas alternativas hasta encontrar la más adecuada, a quedarte con una que al final sea perjudicial para ti.
  • Compara el importe total a devolver: aunque este tipo de créditos se caracteriza por tener las cuotas de interés muy bajas, es necesario que comparemos el importe total que nos saldría a devolver en cada una de ellas.
  • Aprovecha los minicréditos gratuitos: son muchas las entidades que ofrecen a los nuevos clientes la posibilidad de solicitar préstamos rápidos gratis. Estos son préstamos que no tienen ni intereses ni comisiones, por lo que el importe a devolver es exactamente el mismo que has pedido. Esto puede ser muy útil si es la primera vez que solicitas un préstamos.
  • Solicita sólo la cantidad que necesitas: aunque sean muy tentadores, los préstamos rápidos sólo deben utilizarse en momentos puntuales, cuando verdaderamente los necesitamos. Además, debes pedir única y exclusivamente la cantidad que nos hace falta, nunca más, pues sino tendrás que devolverlo a un interés mucho más alto.
  • Asegúrate de que vas a poder hacer frente a los pagos en el plazo acordado: es muy común cometer el error de no hacer una correcta estimación de la capacidad que tendremos para hacer frente a los pagos futuros. Al solicitar un crédito rápido hay que estar muy seguro de cuál es nuestra liquidez para poder hacer frente al mismo. No debemos olvidarnos de que es un préstamo y, como tal, hay que devolver el importe solicitado en el plazo pactado y haciendo frente a las cuotas correspondientes.
  • Asegúrate de cumplir con los requisitos básicos antes de iniciar la solicitud del crédito: para que no denieguen tu solicitud, has de estar seguro de cumplir con todos los requisitos que las entidades prestamistas piden.
    • Ser mayor de edad; incluso en algunos casos se pide ser mayor de 21 años.
    • Ser residente en España.
    • Tener unos ingresos estables, como nómina, pensión u otra fuente de ingresos regular. Así, se aseguran de que podrás hacer frente al pago.
    • Ser titular de una cuenta corriente, pues el préstamo se depositará en dicha cuenta corriente; en muchos casos, se pide también que esta cuenta haya sido abierta en España.
  • Morosos: los morosos han de tener especial cuidado a la hora de solicitar créditos rápidos. Si figuran en los registros de morosos, es muy probable que ni siquiera puedan acceder a dichos créditos.

Por tanto, si éste es tu caso, no pierdas tu tiempo haciendo solicitudes que finalmente serán rechazadas por tu condición de moroso. Es más eficaz acudir directamente a aquellas entidades (pocas, pero existentes) que sí aceptan dar préstamos a morosos aunque con algunas limitaciones que deberás tener en cuenta. Por ejemplo, que la deuda registrada no supere los 1000 euros y que, dicha cantidad, no haya sido contraída con cualquier otra entidad de crédito o financiera.

Siguiendo estos consejos y teniendo en cuenta estas pequeñas claves, el proceso de elegir el crédito express adecuado será mucho más fácil. Evita los quebraderos de cabeza y las solicitudes denegadas llevando a cabo estos trucos y notarás que la tarea será mucho más sencilla.