Sociedad

¿Cirugía tras el embarazo? Cuándo, cómo y por qué

12/05/2017
Foto del avatar

author:

¿Cirugía tras el embarazo? Cuándo, cómo y por qué

El debate sobre la cirugía después del embarazo vuelve a la primera plana cada vez que una famosa da a luz. Se habla de cómo vuelven a lucir una silueta envidiable en tiempo récord (incluso para volver a la pasarela en poco tiempo), de si se someten a las famosas inne-cesáreas, se especula sobre la presencia de un cirujano plástico en el mismo momento. En Estados Unidos se habla del “Mommy Makeover” para englobar las diferentes técnicas estéticas a las que una mujer se somete para recuperar su figura de forma exprés.

Ya no se habla (o no solo) de nombres de los pequeños, de su significado, para lo que existen páginas como https://significadodenombres.wiki/. Como ocurre habitualmente, la mujer es la que ocupa el centro de todas esas polémicas alimentadas a través de opiniones que juzgan severamente su decisión, sin que transciendan las causas reales que le han llevado a ello.

Cierto es que lo de las cesáreas innecesarias han estado en el punto de mira incluso de la Organización Mundial de la Salud. Esta recomienda situar su tasa entre un 10% y un 15%, con el objetivo de reducir la mortalidad materna y fetal. “Elegir la cesárea es siempre un error”, aseguraba la cirujana plástica Isabel de Benito a la versión online de la revista Hola. Y es que se trata de una cirugía mayor que, además de conllevar riesgos durante el parto, implica también una recuperación más complicada que en el caso de un parto natural.

Es por ello que muchos profesionales médicos están en contra de realizar esta práctica cuando hay alternativas. También aconsejan que la cirugía estética no se haga hasta que no haya pasado un tiempo prudencial.

Todo a su debido tiempo

El aumento de pecho es una de las operaciones estéticas más demandas del mundo. Centrarse en este servicio ha creado profesionales como el Dr. Julio Terrén, cirujano plástico especialista en cirugía estética de senos. En su clínica no se realiza solo el aumento, quizás la parte más conocida, sino otras tantas operaciones. Sus pacientes también se someten a la mastopexia o elevación, a la reducción, a la intervención que pretenden igualar los pechos desiguales o a la cirugía de segunda intervención.

Precisamente esta última consiste en la corrección tras la caída de protésis mamarias, los cambios de implantes, su desplazamiento, su rotura, los pliegues o las deformidades y la contractura capsular. Son riesgos que aumentan, aunque de manera leve, no tanto durante el embarazo, pero sí durante la lactancia.

El porcentaje es pequeño, entre un 10% y un 15% según la doctora de Benito, pero suficiente como que sea recomendable esperar si se prevé un embarazo inminente. Hay que tener en cuenta también las modificaciones naturales que sufre el pecho, por lo que conviene esperar a que el embarazo y la lactancia hayan terminado.

La abdominoplastia, cuyos resultados también se pueden alterar durante el embarazo, también está recomendada para después. Para la liposucción, conviene también haber terminado el periodo de lactancia, e incluso hay médicos que recomiendan esperar tres meses tras haber concluido esta.

Remedios no quirúrgicos y moda como alternativa

Pasar por el quirófano nunca es una cuestión menor, así que hay que pensarlo detenidamente. Si el especialista no considera que haya riesgo más allá de los mínimos habituales y se cuenta con el importe necesario, cualquiera es libre de someterse a una operación.

Pero incluso cuando se recurre a la cirugía, conviene llevar un estilo de vida saludable en el que se combine una alimentación adecuada (más aún si hay un bebé que depende de ello) y ejercicio físico. Hay rutinas que focalizan la atención en la zona del abdomen, el pecho, las caderas y los glúteos que pueden ser de los efectivas, si se cuenta con la constancia suficiente.

Lo de eliminar las estrías del embarazo también tiene su propio manual, disponible en sitios webs como www.estriasembarazo.com. Aparecen porque la piel se estira más de lo habitual, rompiendo la elastina y las fibras de colágeno, y se presentan con unas líneas delgadas repartidas por el cuerpo, ya sean rojas o blancas. Los remedios antiestrías tienen mucho que ver con la prevención: cremas hidratantes, una alimentación saludable, evitar el solo prolongado y beber agua.

Los complejos deberían quedar a un lado en esta etapa de la vida, cuando el cuerpo está sometido a cambios físicos y hormonales constantes. De todas formas, la moda siempre es una aliada para que la mujer gane en seguridad en sí misma, para brindar nuevas prendas que ella cree que le sientan bien.

También está la opción de personalizar camisetas publicitarias en ravanetto.com, una tienda online que vende camisetas personalizadas al por mayor y que permite personalizar camisetas a medida.

En las manos de los profesionales adecuados

Si los remedios de toda la vida no funcionan y la mujer estima conveniente someterse a cirugía, a su debido tiempo, es condición indispensable ponerse en manos de los mejores profesionales. Como cita el Doctor Terrén, tres de cada diez mujeres que se han sometido a un aumento de pecho solicitará una segunda intervención durante los diez primeros años. “Es por ello”, dice, “que se hace muy necesario elegir a un buen cirujano plástico, con muchos años de experiencia”.

Pero el mundo de la cirugía plástica y estética, como otros tantos, sufre de mucho intrusismo. Se trata de falsos profesionales o médicos no debidamente cualificados para la actividad que atraen a pacientes con expectativas irreales y bajos precios. Ha habido sangrantes casos de cirugía plástica ejercida por quienes no eran cirujanos plásticos.

Por otra parte, el informe de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), indicó que 2013 se había cerrado un 18% menos de intervenciones quirúrgicas. Entre las causas no citaban solo la crisis económica, sino también el intrusismo. Su presidente, Cristino Suárez, reclamaba al Ministerio de Sanidad una ley que dejara claro que la cirugía estética es parte de la cirugía plástica, y que no existen los cirujanos estéticos (que pueden ser médicos de otras especialidades), sino cirujanos plásticos.