Compartir

Siempre ha sido un rompecabezas elegir el mejor servicio de ADSL. Las ofertas son muchas, cambian permanentemente y suelen ser confusas, por lo que es fundamental leer todos los detalles de cada una de las ofertas. Si elegimos bien, podremos obtener un importante ahorro anual sin renunciar a una performance de calidad, que es en definitiva lo que más nos interesa.

Los principales puntos a tener en cuenta incluyen, por supuesto, la velocidad que nos ofrecen los distintos paquetes, que suelen ir desde 1 MB hasta 30 MB. El segundo punto a considerar es la posibilidad de ahorro que tendremos cuando nos llegue la factura. El ahorro anual puede ser considerable, en particular si estamos eligiendo un determinado operador por primera vez, ya que las ofertas para los nuevos clientes tienen considerables ventajas.

Pero es importante considerar también otros factores, como la permanencia, y también si la empresa  incluye -o no- servicios de telefonía móvil y telefonía fija. De ser así, habría que averiguar también qué tipo de planes ofrecen, como por ejemplo, tarifa plana con minutos gratuitos para llamadas de fijo a móvil o directamente desde el móvil. Otros paquetes incluyen además servicios de televisión y gratis por un cierto número de meses.

Si bien la oferta de mayor auge está relacionada con la fibra óptica, el ADSL sigue siendo la opción adecuada para muchos, incluidos aquellos que viven en ciertas áreas de España, como las rurales, donde la fibra óptica no llega. En los casos que quedan fuera del área de cobertura, la prioridad será contar con un servicio de ADSL estable que nos permita la conectarnos tanto desde el ordenador como desde el móvil. También hay que tener en cuenta que muchas operadoras ofrecen el servicio ADSL al precio de la fibra.

Las empresas en contienda suelen ser Vofadone, Orange, Movistar y Jazztel. La oferta ADSL siempre incluirá varios productos, con distintos megas y distintos extras, por lo que es prioritario elegir de acuerdo a nuestras necesidades cotidianas. Y otro tema importante es el de la cláusula de permanencia: es conveniente estar informados de qué tipo penalización se prevé en el caso de querer cambiar de compañía.

En todo caso deberemos estar atentos no sólo a cuánto deberemos pagar en el momento de contratar determinada compañía, sino en cuánto nos quedará la cuota cuando se termine la oferta.