Silbando la Internacional

¿Qué pasa en el mundo y aquí? Se compran urnas

junio 28, 2017
Paco Frutos

author:

¿Qué pasa en el mundo y aquí? Se compran urnas

Mientras Trump, siguiendo la estela de Obama, Bush, Clinton y de todos los presidentes de EEUU en defensa de sus intereses imperiales, amenaza al gobierno, Presidente y pueblo de Siria, inventando una nueva y repetida mentira sobre la utilización de gases contra la población, mentira recogida de inmediato por todos los medios de propaganda del régimen neoliberal y belicista mundial; mientras la ONU confirma algo tan archisabido desde el primer momento, como que en Libia, el país destruído por la OTAN, los traficantes de personas secuestran migrantes y usan redes sociales para pedir rescates por ellos, muchos de los cuales mueren en el mar; mientras tres miembro de la Guardia Nacional Bolivariana son heridos de bala en una manifestación por los movimientos golpistas y fascistas venezolanos, algo que estos, apoyados por la flor y nata del “régimen mundial”, con Aznar, Rajoy, González y Rivera a la cabeza, han hecho usual en sus “pacíficas” demostraciones, los medios de propaganda de este régimen, incluidos los españoles, sean  reaccionarios, conservadores o “progres”, se ponen las botas acusando a Maduro y al “régimen dictatorial” de Venezuela de ser el que mata, tortura, encarcela y reprime; en resumen, mientras los derechos sociales, laborales y la dignidad de las personas, en España, en Europa y en el mundo, se ven seriamente amenazados por el sistema que no quiere perder su dominio y sus beneficios, aún a costa del sufrimiento de las personas, tenemos, o se inventan, otros relatos para que no decaiga el espectáculo y podamos continuar en la discusión de los energúmenos de la identidad y des espectáculo de la nada.

Arrastramos, nos arrastran, los asuntos económico-sociales de España, de Catalunya y el tinglado del “procés. Estos asuntos y sus protagonistas a diversos niveles, el PP, CDC-ERC-CUP, el PSOE, Ciutadans, Unidos Podemos y sus franquicias catalanas “Catalunya en comú”, o el nombre que toque en cada momento, apestan de tan cutres. Es, en conjunto, el aventurerismo peligroso, el arribismo, el oportunismo, la negación de la política como instrumento básico para analizar los problemas, comprender su dimensión, ver las alternativas que ofrece cada opción política, diseñar y aprobar una política, según los apoyos sociales que tenga cada propuesta, y aplicar las soluciones. El nivel político de los gobernantes y jefes de fila y sus asesoramientos intelectuales, es tan penoso, patético y miserable, que dan ganas de echar a correr de asco y vergüenza. Pero ello no es posible porque aquí están los problemas y debemos encontrar las soluciones.

El PSOE ha celebrado su congreso, tiene una dirección y dicen sus dirigentes que ahora sí va en serio. Me alegraría que así fuera, aunque nunca haya votado al PSOE, pero, qué quieren que les diga, escuchando a Pedro Sánchez, que a veces no sé si va o viene, a Iceta antes de que se quede solo con su gracia danzarina porque la Parlón ya no quiere bailar con él, o a Lupiánez, el alcalde xenófobo, racista y cretino de Blanes, me temo que no haya una rectificación de fondo hacia la izquierda de pasadas políticas, y no sea todo una repetición a la española del espectáculo de Hollande-Valls y el hundimiento del Partido Socialista en Francia. Que no sean capaces de convertir la “partida” actual que tienen como partido, en un verdadero partido socialdemócrata, con el cual puedas  coincidir o no, discrepar y confrontarte ideológica y políticamente, pero al que respetas por su coherencia y seriedad.

A veces cuesta encontrar un camino para la política más elemental, la que se hace, o debe hacerse, en la calle en los centros de trabajo y estudio y en las instituciones representativas. Y aunque deba buscarse y encontrarse el camino, para ir gestando y construyendo una alternativa de izquierdas a lo actual, es difícil cuando ves que hasta algo que tuvo una notable importancia y entidad, a pesar de sus contradicciones, como fueron las “Marchas por la Dignidad”, acaba cayendo en manos de cuatro aventureros vacíos de caletre que se limitan a repetir las sandeces que les dictan los nacionalistas e independentistas de nuevo y arcaico cuño, que son capaces de superar en ridículo y dejar en pañales a los defensores del Cantón de Cartagena, que actuaba para toda  Murcia y que quería integrarse en los EEUU. O  algo parecido al intento de Salvatore Giuliano, aliado de la mafia y anticomunista, que pidió al presidente Harry Truman, la integración de Sicilia en los EEUU. Como veis, de momento vamos avanzando hacia el siglo XIX y primera mitad del XX.

Desde el internacionalismo que yo defiendo, desde las ideas y alternativas del socialismo, hoy más necesario que nunca, desde el sentido comunista, o sea, democráticamente colectivo para una vida digna, no hay actualmente en España otra alternativa que una acción intelectual, social y política permanente, en un triple sentido: primero, junto a la lucha contra la derecha y sus políticas, la denuncia y lucha contra los sectores que disfrazados de izquierda, lo único que hacen es entregarse a los designios, políticas y aventuras de una derecha que, hable la lengua que hable, siempre coincidirá en la defensa de sus intereses como clase poseedora y dominante. Para dejarlo más claro si cabe, tan ladrones son los Bárcenas, Granados, González y larga lista de acompañantes, como los Pujol, Alavedra, Prenafeta, Millet…, todos ellos encamados en el PP o en CDC en momentos en que estos partidos, y otros, se repartían las ganancias de la corrupción  mirando hacia otro lado y sabiendo lo que hacía cada uno desde los aledaños del poder de Catalunya o de España entera. Segundo, ni la más mínima concesión a los ladrones y corruptos y que devuelvan en primer lugar lo que robaron. Debemos construir un nuevo sentido de lo colectivo, armado y protegido por leyes que se hagan cumplir. Y tercero, todo ello debe enmarcarse en una acción permanente y lo más masiva posible por una España Federal e internacionalista, para nosotros una Tercera República de carácter social y orientada al socialismo, fruto de que la clase obrera que ha hecho un recorrido histórico unido, fraternal y solidario no se deje embaucar más por las diversas operaciones instigadas por las mafias del capital, tanto las que operan en Catalunya, Andalucía, Euzkadi o Madrid, como las que extienden sus tentáculos desde Europa, o desde el New York Times. 

Comentarios