Sociedad

¿Has sufrido un accidente de tráfico? ¿Necesitas abogado?

28/06/2017

¿Has sufrido un accidente de tráfico? ¿Necesitas abogado?

Los casos de lesiones causadas debido a los accidentes de tráfico son, desgraciadamente, uno de los más numerosos a los cuales los abogados deben de hacer frente hoy día. Tanto es así, que existen un gran número de los mismos especializados en la consulta y la defensa de personas que han sufrido daños durante un accidente de tráfico. Debido al gran número de casos, y a la más que evidente tendencia creciente de los mismos en los últimos tiempos se ha visto un claro enfoque y aumento de los abogados especializados en dicho ámbito legal, y no solamente a nivel físico: desde hace algún tiempo y a causa del gran auge de las nuevas tecnologías, muchos son los bufetes que, además, dicen poder ofrecer este tipo de servicios de forma única y exclusivamente online, con la comodidad y la rapidez en cuanto a la gestión que esto a priori supone para el cliente, más aún cuando este quizás no pueda moverse y/o valerse por sí mismo debido precisamente a las lesiones sufridas en el accidente hasta haberse recuperado por completo.

Sin embargo, ¿Es realmente efectiva dicha defensa a la hora de recurrir en un caso real?

Uno de los factores por el cual este tipo de trabajos y servicios online han triunfado es evidentemente debido a su precio. Al tratarse de un proceso llevado a cabo vía internet los costes relacionados con todo tipo de gestiones, recursos presentados y elementos derivados es mucho menor a lo habitual, lo que se puede ver reflejado en el precio final, siendo así más barato que el medio «original» de trabajo en dicho sentido. Los bufetes de abogados saben bien esto, y se aprovechan de la situación para intentar sacar ventaja del proceso y aumentar su cartera de clientes habituales sin pronunciarse (claro está) en los más que probables puntos negativos que existen con respecto a la contratación de abogados online para defendernos en un caso legal a causa de un accidente de tráfico.

Debes de tener en cuenta que ya de por sí el hecho de contratar a un bufete de abogados en concreto para que sea el encargado de defenderte ante un caso legal es una acción muy importante y personal, que deberás de meditar muy bien antes de dar el paso. No puedes iniciar una transacción laboral con cualquiera sin antes pensar y gestionar bien dicho proceso, sobre todo porque luego si el trámite se complica no tendrás ningún tipo de facilidades al respecto. Y es precisamente ahí cuando comienzan los problemas con respecto a un servicio online de abogados defensores.

El proceso judicial exige que los defensores se personifiquen en el juzgado para elaborar la defensa de su cliente (en este caso, tú) y por ello si no pertenecen a tu misma localidad, o no disponen de un bufete en tu misma ciudad, esto se complicará enormemente. Deberás de solicitar que acudan a los juzgados de tu ciudad, y ello acarrearán ciertos gastos extra de desplazamiento que englosarán la factura final, que ya no será tan barata como a priori se pensaba al principio. Por tanto, lo más aconsejable es obviar este tipo de premisas tan «tentadoras» ya que son solamente fachada, y optar por algo mucho más real y efectivo, como es el caso de la contratación de abogados privados de tráfico pertenecientes a tu ciudad que puedan asesorarte al respecto y ofrecerte una completa guía para cobrar la indemnización, por no hablar de cubrirte en cuanto a todos y cada uno de los servicios que puedan ser necesarios durante todo el tiempo que dure el proceso legal.

SERVICIOS QUE DEBERÍA DE CUBRIR TU ABOGADO PERSONAL ANTE UN CASO POR ACCIDENTE DE TRÁFICO

Muchas son las competencias a evaluar, y que se necesitan atender de cara a preparar la defensa de un caso de este tipo, como por ejemplo aquellas relacionadas con el positivo en alcoholemia durante el accidente, de quién es la culpa (pudiendo ser compartidas entre ambos conductores), si el propietario no era el conductor, si ha habido fuerzas mayores que condicionaran el incidente… Cualquier eventualidad puede ser una condicionante a tener muy en cuenta luego en el juicio, de celebrarse.

Y es que en muchos casos no se llega a juicio, ya que los afectados suelen aceptar la oferta (siempre y cuando esta sea considerada como aceptable por parte de los mismos) que ofertan los seguros, ahorrándose toda la gestión posterior y el proceso tan duradero en el tiempo que supone la celebración de un juicio de este tipo. En caso de no estar conforme con lo ofrecido por el seguro, deberás de contratar un perito médico privado que te evalúe y realice un informe en base a los daños que hayas sufriendo, viéndose reflejado así en un papel legal que se podrá presentar en el proceso legal como evidencia. ¿Quién paga los gastos de dicho perito médico, y más importante aún, la posterior rehabilitación?

La rehabilitación, uno de los puntos más importantes para el cliente

Es importante que si has sufrido un accidente de tráfico, te tomes este tramo con la seriedad que merece, y hagas a los demás tenerlo en cuenta con la misma importancia: tanto al seguro, como al propio centro donde acudas a la rehabilitación. De hecho, si ya conoces alguno (por recomendación de familiares, amigos, etc.) O simplemente tienes buenas referencias del mismo, habla con tu seguro para realizar la rehabilitación en dicho lugar. Siempre y cuando el centro esté concertado, no habrá ningún problema. Puedes cambiar además de centro si así lo deseas (existiendo algunos que inclusive corren con todo el papeleo y cualquier tipo de “gasto” que pueda llegar a suponer dicha gestión).

Con la ley actual en la mano, si los daños en el vehículo han sido muy leves el seguro puede intentar forzar una defensa absurda y ridícula en base a por qué no deberías de necesitar ni acudir a rehabilitación (evidentemente para ahorrarse dicho proceso de pago), pero no desesperes: existen centros de rehabilitación que te ofrecen una salida, la cual es ni más ni menos que financiar los gastos para luego pasarle la factura a la empresa aseguradora, en caso de que la culpa haya sido de un tercero.

No dejes que te ninguneen, y mucho menos dejes de luchar por lo que te corresponde: la salud es lo más importante en esta vida.