Sociedad

¿A qué se debe el auge de la ortodoncia invisible?

julio 19, 2017
Israel Guerra

author:

¿A qué se debe el auge de la ortodoncia invisible?

El paciente adulto recurre cada vez más al tratamiento de ortodoncia. En concreto, el aumento ha sido de un un 40% en los últimos diez años, un ritmo de crecimiento anual del 4%, según datos recogidos por el medio especializado Gaceta Dental.

Este cambio de paradigma, según lo identifican los especialistas, tiene que ver con las nuevas técnicas de alineadores transparentes, que son más estéticos y, por lo tanto, parecen imponerse a los tradicionales brackets, que también siguen siendo muy utilizados. Para el profesional, como cita Gaceta Dental, “supone una transformación en la ortodoncia multidisciplinar, al ser tratamientos más complejos tanto en el campo de la prótesis como en el de la periodoncia”.

Está claro que la técnica ha llegado para quedarse. En un desayuno de trabajo organizado por el citado medio de comunicación, se dibujaron algunos perfiles de este paciente adulto que acude con cada vez más frecuencia a la clínica dental. Una de las doctoras invitadas identificó a los jóvenes entre 25 y 30 años que pretenden incorporarse al mercado laboral, y que se preocupan por la estética.

A ellos se unen los adultos de 40 años en adelante, que se ven inmersos en la ortodoncia aunque acudan inicialmente por falta de piezas o problemas periodentales; o los jóvenes entre 20 y 22 años que no se han tratado antes porque sus padres no han podido costearlo o ellos no han querido.

En muchas ocasiones, como reconocía otro de los doctores presentes, esos adultos que acuden hoy no lo han hecho antes por no llevar brackets, y ahora consideran los tratamientos más atractivos. La motivación suele ser estética.

Ventajas de la ortodoncia invisible

Son muchas las clínicas que hoy trabajan con alineadores transparentes, el también conocido como sistema Invisalign. En el ámbito Ortodoncia invisible Burgos destaca el doctor Gonzalo Romero, quien asegura que la ortodoncia invisible es recomendable. De su mano repasamos las ventajas.

1. Higiene

Es una características que no todas las personas conocen hasta que van a someterse al tratamiento. Las férulas son extraíbles, no son fijas, por lo que se pueden quitar fácilmente para comer, beber o incluso para ciertas citas de calado en las que el paciente no quiere llevarlas (con mesura, claro).

Esto permite cepillarse los dientes de forma más efectiva e incluso pasarse el hilo dental. Por lo tanto, se reduce el riesgo de caries, no se descuida el apartado de la higiene y se previenen así complicaciones.

2. Comodidad

El hecho de que sean extraíbles ya implican mucha comodidad pero, además, los expertos aseguran que las visitas al dentista de quienes siguen este tipo de tratamiento pueden ser más cortas y espaciadas en el tiempo. El tratamiento, de hecho, suele ser más corto porque los alineadores se van cambiando, luego actúan más rápido.

3. Estética

Es esto lo que llama más la atención de los pacientes. Estos “aparatos”, como se las ha conocido tradicionalmente, no son de hierro, sino de poliuretano. Son prácticamente invisible a los ojos, dicen los expertos, por lo que pasan casi totalmente desapercibidos. Se une el hecho de que, al ser extraíbles, se pueden adaptar aún más a la vida social y laboral del paciente.

Un buen profesional y responsabilidad, fundamentales

En sus evidentes ventajas radican también algunos contras destacables, no por el tratamiento en sí, sino por los hábitos de algunos pacientes.

Aunque sean removibles, quitárselos con mucha frecuencia puede retrasar el proceso. Por otra parte, lo de que haya que retirarlos obligatoriamente para comer y beber puede ser visto como una desventaja para algunos, por riesgo de que se pierdan o de que se olvide colocarlos después del cepillado. Pero en eso, de nuevo, entra la responsabilidad del paciente.

Por otro lado, los pacientes con bruxismo, ese hábito inconsciente de apretar o rechinar los dientes, puede dañar los alineadores. En todo caso, se trata de una costumbre que conviene que el paciente trate cuanto antes, no solo de cara a un tratamiento dental de estas características. También porque puede provocar molestias en diferentes partes de la cabeza, oídos o cuello, además de incomodidad al abrir la boca o incluso dificultad para masticar.

Con buena asesoría y voluntad, no hay por qué renunciar a las ventajas de este método.

Comentarios