Salud

Los problemas de una alimentación inadecuada

26/07/2017

Los problemas de una alimentación inadecuada

Resulta cuanto menos curiosa la situación en la que se encuentra el mundo. Mientras que en algunos lugares no tienen acceso a los alimentos básicos, lo cual genera una situación de hambruna crónica, en los países desarrollados no nutrimos nuestro cuerpo adecuadamente, en este caso por todo lo contrario. El exceso de productos alimenticios nos está llevando a unos hábitos muy perjudiciales, que hacen que suframos de problemas de salud más o menos graves. Un ejemplo es la gastritis, un malestar que puede acarrear algo peor y que se podría evitar tan solo con algunos cambios.

Gastritis, un problema muy habitual por no comer de forma equilibrada

La gastritis es una inflamación en el estómago que se considera bastante habitual. Las comidas muy abundantes, con exceso de picante o demasiada comida preparada, que contiene muchos conservantes, hacen que sintamos este malestar. También lo produce un consumo de alcohol excesivo o determinados medicamentos.

El auge de los tratamientos de gastritis se debe en parte a que consideramos este problema como una consecuencia de nuestros hábitos con la que tenemos que convivir. A menudo ni siquiera le damos importancia a los ardores de estómago, algo bastante negativo porque las consecuencias pueden ser bastante graves. Si no se toman medidas, puede llegar a producirse una úlcera y complicaciones como hemorragia o perforación de las paredes del estómago.

La dieta mediterránea, base de una alimentación saludable

Las condiciones de vida a las que nos vemos sometidos nos han llevado a una situación alarmante. En el mundo desarrollado abusamos de la comida rápida y los platos precocinados. Estos alimentos de por sí no son tan nocivos como algunos que los tratan de demonizar dicen, aunque el exceso es la causa de muchos de nuestros problemas nutricionales. Conservantes y grasas saturadas están muy presentes, de modo que es necesario limitar su consumo. El problema es que se han generalizado tanto que hoy mucha gente solo se alimenta de este modo.

La dieta mediterránea, basada en productos frescos y de temporada, elaboraciones en el momento y alimentos como el aceite de oliva, contribuyen a que nuestro organismo se mantenga sano y bien cuidado. El problema es que esta forma de comer está cayendo en el olvido, con el riesgo que esto supone para la salud en general.

Recomendaciones para una vida sana y mejor nutrición

En la lista de remedios y tratamientos naturales más eficaces contra la gastritis y otros problemas derivados de unos malos hábitos alimenticios, podemos encontrar algunas pautas que no son nada difíciles de seguir. Ni siquiera la falta de tiempo servirá de excusa.

– Incluye en tu dieta todos los días fruta y verdura fresca. Si te cuesta, lleva encima siempre un par de piezas de fruta y aprovecha para tomarlas a media mañana.

– Reparte las comidas en varias tomas a lo largo del día. Lo ideal es hacer 5 comidas diarias en vez de 2 o 3 demasiado contundentes, que es lo que solemos terminar haciendo.

No abuses de las bebidas estimulantes como el café o el té. En lugar de eso, toma infusiones, que además te ayudarán a hidratar mejor tu organismo.

– Cocina los alimentos con técnicas que no tengan mucha grasa, como al vapor, a la plancha o en papillote. Además de tardar poco en cocinar, mantendrás los nutrientes y comerás más sano.

Además de estos consejos para las comidas, hacer ejercicio moderado te ayudará a mantener tu cuerpo en buenas condiciones y a realizar las funciones mucho mejor.

Los expertos aseguran que tardamos el mismo tiempo en comer mal que en hacerlo bien. Y la ventaja de hacerlo bien es que viviremos mejor.