Sociedad

La importancia de una buena educación sexual

02/08/2017

La importancia de una buena educación sexual

Hasta hace poco, la educación sexual era un tabú que impedía que los jóvenes estuviesen suficientemente informados acerca de la realidad y de lo que le ocurría a sus cuerpos, lo cual hacía que fuese frecuente cometer errores debido a la experimentación a la que recurrían para entender mejor qué es lo que estaba pasando y la razón por la que se manifestaban los cambios. Sin embargo, eso ha cambiado a día de hoy, de manera que se recurre a una enseñanza por parte de padres y profesores que previene a los jóvenes de ahora cometer errores que eran frecuentes en el pasado.

Educa a tu hijo, dale valores

A día de hoy es imprescindible una buena educación sexual en nuestros jóvenes, ya que, aunque en realidad hasta hace poco era considerado un tabú, debemos tener en cuenta que se trata de la mejor forma de que conozcan la realidad sin tener que experimentarla por ellos mismos.

La educación sobre sexualidad les va a ayudar a prevenir riesgos innecesarios, con lo cual es esencial que siempre estemos ahí, ya seamos profesores, educadores, tutores o padres, para poder asesorar adecuadamente y resolver cualquier tipo de duda que le pueda surgir, pero sobre todo con la máxima naturalidad para evitar los muros que habitualmente impiden plantear las dudas de hijos a padres.

El objetivo es que nos planteen cualquier consulta con toda la naturalidad como nos plantearían cualquier otra duda Como Curar la Gastritis, de manera que con esto habremos ganado su confianza, y no sólo facilitaremos que nos hagan las preguntas y nos planteen sus inquietudes, sino que además también vamos a lograr que confíen en nosotros con lo que seguirán mucho más posiblemente nuestros consejos.

Consigue que pierdan el miedo a la consulta ginecológica

Y otro de nuestros objetivos va a ser conseguir que pierdan el miedo a la clínica de ginecólogos, ya que es la mejor forma de prevenir gran cantidad de problemas futuros sobre todo en la mujer, de manera que es esencial que lo vean como algo totalmente natural y normal, ya que a menudo solemos ser bastante reticentes sobre todo a la hora de asistir a las primeras consultas.

Como decíamos, una buena educación sexual es necesaria para que nuestros hijos adquieran valores y eviten riesgos, garantizando la protección e incluso conociendo métodos como la Píldora o aquellos recursos que están a su alcance. Evidentemente no vamos a entrar en valoraciones en este caso, ya que cada cual es libre de tener una opinión al respecto de la utilización de este tipo de sistemas anticonceptivos, pero lo esencial es que nuestros pequeños sepan que pueden tener acceso a multitud de recursos que tienen como objetivo mejorar su calidad de vida y sobre todo protegerlos frente a situaciones que podrían ponerla en riesgo.

Y en cuanto a sexos, es importante que no hagamos distinciones, es decir, de la misma forma que nos vamos a preocupar por dar valores a nuestra hija en relación con la educación sexual, también es esencial que procedamos utilizando el mismo modo con nuestro hijo, asegurándonos de que ambos entienden la seriedad e importancia de este tipo de situaciones, las cuales son totalmente naturales y positivas pero siempre y cuando se lleven a cabo de una forma correcta, protegiéndonos frente a enfermedades de transmisión sexual que en la actualidad son mucho más frecuentes de lo que mucha gente piensa (generalmente por falta de educación sexual).

En definitiva, la educación sexual nos va a servir para educar a nuestros hijos, por lo que es esencial que dejemos los abusos de un lado y empecemos a dar esa confianza que necesitan para abrirse a nosotros y plantear todas sus dudas.