Salud

Dos de los principales problemas de la humanidad

28/08/2017
Foto del avatar

author:

Dos de los principales problemas de la humanidad

Si te hacen dos preguntas elementales, como cuál es el animal más peligroso y cuál el más beneficioso para la raza humana, muy pocos acertarán con las respuestas. En la actualidad, el más peligroso es la vaca, por lo que a la deforestación y al aumento de gases invernadero se refiere, acelerando una más que posible extinción de la humanidad.

La solución a la segunda pregunta es la abeja, aunque en este caso ya el eminente científico Albert Einstein dio con la respuesta al asegurar que “el día que desaparezcan las abejas no tardaremos en hacerlo los humanos” y es que, sin estos hermosos insectos, es imposible realizar la polinización de la mayoría de las especies vegetales, con el consiguiente exterminio de los alimentos, los animales y continuando con toda la cadena trófica, las personas.

En ambos casos, la mano del hombre es la responsable y, en ambos casos, parece que no tiene la voluntad de redirigir el camino marcado de la sobrexplotación en el primer caso y la extinción en el segundo.

En la mayoría de países, como EEUU o España, ya se ha dado la voz de alarma ante la alarmante disminución del número de abejas. Los apicultores son los primeros (además de los biólogos y naturalistas) que observan cómo el número de abejas por colmena va decreciendo aceleradamente. En un amplio número de países, las abejas han ido desapareciendo del orden del 25% y hay algunos lugares donde la mortalidad ha llegado hasta el 80%.

Los motivos o posibles causas del por qué las abejas están desapareciendo parece ser un cúmulo de circunstancias, entre las que se incluyen el abuso de pesticidas, fungicidas y herbicidas que se aplican a los cultivos, teléfonos móviles o celulares y antenas de telefonía, enfermedades como la Barrosis y al agente patógeno Nosema Ceranae. Hay quien lo acusa al cambio climático, al aumento general de la sequía, la desertización y a los cultivos transgénicos.

El mundo sin abejas, un mundo sin miel, un mundo menos saludable

Efectivamente, Einstein tenía razón y sin las abejas a la humanidad le queda poco de vida, pero quien se puede plantear un mundo no solo sin abejas, sino sin su exquisito trabajo, sin ese producto delicioso que muchos no dudamos en tratar de manjar de dioses.

La miel es una mezcla en forma de fluido viscoso producida por el néctar de las flores y excreciones de plantas o de insectos que las abejas recogen para transformarla con la mezcla de su saliva, que contiene la enzima invertasa, para posteriormente almacenarlas en sus paneles donde tendrá que madurar.

Este producto que proviene de la laboriosidad de las abejas contiene unas características físicas y organolépticas exclusivas y de la que resultará un tipo de miel determinado, con características y virtudes específicas que será determinada en gran parte por el tipo de néctar de la planta usada en la recolección.

Por esto, por la gran cantidad de tipos de néctar, existe tanta variedad en los tipos de miel, cada una con sus propios beneficios para el organismo humano, pues no debemos olvidar que este producto natural es de los que más ventajas saludables proporcionan a nuestro cuerpo. Si quieres profundizar en conocimientos a este respecto, puedes entrar en la web miel10.com e informarte de cuáles son las propiedades de la miel más beneficiosas para tus momentos de estados carenciales.

Gracias a su alto contenido en azúcares de moléculas simples, es un alimento que se asimila muy rápido y es muy calórica, muy útil, por tanto, como proveedora de energía rápida. Es, aplicada directamente sobre la piel, un magnífico cicatrizante gracias a la liberación de peróxido de hidrógeno que desprende la enzima glucosa oxidasa. Pero, sobre todo, es reconocido su efecto como alivio para resfriados, tos y para el dolor de garganta, muy útil para luchar contra las infecciones en las vías respiratorias por sus comprobados efectos antioxidantes y antivirales.

Tipos de miel y algunos de sus beneficios

Como decimos, la cantidad de beneficios saludables que tiene su consumo es muy amplia, por lo que redactarlos aquí sería poco menos que imposible, reseñamos, sin embargo, algunos de los más conocidos, para alimentar la curiosidad del lector y que se introduzca en el conocimiento y sabores de este estupendo alimento sano y natural, invitándole a que entre en el enlace referenciado y profundice en este dulce superalimento.

Comenzamos este recorrido mencionando la suave miel de Manuka, antibacteriana y antiviral como pocas, un efectivo antioxidante con gran potencial para aumentar la vitalidad y la inmunidad a quien la consume es la miel más preciada y buscada en el mundo, y es que esta miel se extrae a partir de las abejas que polinizan el árbol del té, conocido por sus muchas propiedades beneficiosas.

La miel de caña y la miel de romero son dos de las más conocidas en nuestro país, la primera proveniente de la caña de azúcar del sureste asiático y actualmente cultivada con gran éxito en Motril (granada) y en Málaga. La segunda, es evidentemente extraída de la flor del romero, que resulta ser un estupendo digestivo para combatir los gases y la acidez de estómago, también posee magníficas propiedades balsámicas, antisépticas y pectorales.

Contraindicaciones del consumo de la miel

Todo alimento en exceso es malo, así también la miel posee algunas contraindicaciones que hay que tener en cuenta. Al ser un alimento crudo, puede llegar el caso de crear una intoxicación alimentaria al contener pequeñas piezas de insectos, polen, restos del panal u otras partículas extrañas.

Puede contener, en algunos casos, esporas de Clostridium botulinum tóxicos que cuando es consumida por menores de 12 meses puede dar lugar a la condición médica grave llamada «botulismo», sobre todo en periodo de lactancia.

En muy contadas ocasiones puede producir malestar abdominal, reacciones alérgicas, choques linfáticos… Pero como decimos, esto ocurre muy pocas veces y no debe ser utilizado para evitar su ingesta, pues este superalimento está en riesgo de extinguirse y, gracias a su consumo, nos proporciona innumerable beneficios y es la mejor herramienta para seguir con la apicultura y, por lo tanto, con el cuidado y protección de estos fabulosos animales.