Compartir

Según nos informa D. Javier Guerra, Ingeniero Técnico Industrial en las Palmas del estudio Inviste Ingeniería, especializado en la realización de todo tipo de trámites relacionados con la obtención de licencias de apertura, en base al BOP del pasado día 3 de julio de este mismo año y tras la aprobación de la nueva ordenanza de edificación de Las Palmas de Gran Canaria, todo aquel que disponga de un comercio del tipo cafetería o bar, podrá hacer uso de la azotea del edificio para ejercer su actividad, de manera que se podrá aprovechar un espacio que quedaba sin uso hasta estos momentos.

Las reformas permitidas para las nuevas azoteas

En cuanto a la Normativa, existirán diferentes elementos y reformas que se permitirán siempre con el objetivo de garantizar el confort de los clientes, como por ejemplo la utilización de cortavientos en el caso de que sea necesario debido a las condiciones de la azotea, así como sombrillas y similares.

Sin embargo, los cortavientos deberán ser de material transparente o vegetal, de la misma forma que para poder hacer practicable la azotea, en la planta inferior deberá existir una actividad similar se entiende que legalizada y que goce de la consiguiente licencia de apertura en Las Palmas y permisos y autorizaciones que sean necesarias.

Será en esta planta en la que se encontrarán todos los servicios anexos como pueden ser el almacén, la cocina, los baños y similares. Además, también existe una premisa importante que es que en dichas azoteas y con el objetivo de evitar molestias a los vecinos, no se admitirá la música.

Otro de los detalles a destacar es que tampoco se permitirá la utilización de la azotea en los casos en los que cualquiera de los edificios colindantes tengan la misma o superior altura de cubierta que dicha terraza.

Las nuevas cubiertas verdes para disfrutar del ocio

Esta misma ordenanza indica que toda obra de nueva edificación deberá contar con cubierta plana con acabado vegetal, siempre y cuando disponga de una superficie igual o superior a los mil metros cuadrados. Descontando la parte dedicada a la instalación de captadores de energía solar térmica.

También se permitirá este tipo de cubiertas en aquellos edificios de uso colectivo con el objetivo de crear zonas de sombra mediante arbolado y elementos desmontables, gracias a lo cual se pretende fomentar la creación de los cada vez más habituales huertos urbanos, permitiendo de esta forma que los habitantes puedan disponer de alimentos de una forma ecológica y sostenible.

No hay duda alguna de que se trata de una fantástica noticia, muy especialmente porque hablamos de una iniciativa a través de la cual se va a conseguir aprovechar zonas que hasta la fecha no tenían uso, fomentando el verde y mejorando la imagen de la ciudad, logrando a su vez ampliar el espacio de disfrute para la ciudadanía.

De esta manera, no sólo los propios vecinos se verán beneficiados, sino que además se tiene un buen gesto con el entorno y la naturaleza, además de que se trata de una forma fantástica de sacar provecho a unas zonas que, de otra manera, iban quedando poco a poco abandonadas a su suerte, lo cual evidentemente también empeoraba la imagen de la ciudad.

A partir de ahora y dentro de unos años, lo que está claro es que la perspectiva de Las Palmas va a cambiar por completo, y desde aquí tan sólo nos queda abogar por que en otras ciudades, tanto grandes como pequeñas, se apliquen también ordenanzas similares ya que funcionan en todo caso como elementos que benefician considerablemente tanto al ciudadano como al visitante y por supuesto a todo el entorno.