Compartir

El concepto de salir de vacaciones está fuertemente unido al verano y el calor. Los meses de junio, julio y agosto suelen ser los preferidos por muchos para disfrutar de estas, sobre todo quienes no conciben unas vacaciones sin playa. Aunque no es necesario esperar al verano para disfrutar de unas vacaciones estupendas, como demuestran estas ideas que puede que cambien tu punto de vista sobre salir en invierno.

Turismo urbano en Madrid

La capital de España está llena de gente todo el año, ya que es uno de los destinos más buscados para quienes buscan hacer turismo de ciudad. En ella se puede pasear por la Plaza Mayor, ver el Parque del Retiro o disfrutar de un musical en alguno de los teatros que ofrecen producciones internacionales. Y son solo algunas de las actividades recomendadas.

Tanto si vives cerca de Madrid como si estás algo más lejos, lo mejor es desplazarte en transporte público cuando llegues al centro. Afortunadamente la capital está muy bien equipada en este sentido, ya que dispone de una red de metro que llega a donde quieras. Puedes saber más y descargar aquí el plano metro Madrid.

Irse de camping

A lo mejor no te parece buena idea acampar cuando hace frío. Pero ir a un camping no significa tener que montar la tienda y dormir en el suelo, ni mucho menos. Hay otras alternativas muy interesantes, como reservar un bungalow.

Si te decides a ir de camping en invierno en un bungalow seguro que no te arrepientes. Puedes encontrar la tranquilidad que estás buscando para descansar y vivir unos días rodeados de naturaleza. Además, estos alojamientos cuentan con todo lo necesario para estar confortables, como calefacción y agua caliente. ¿Te imaginas ver cómo se caen las hojas o mirar la nieve mientras estás frente a una chimenea de leña o una estufa? La sensación es incomparable.

Aprovecha la temporada baja

En invierno, salvo que se trate de un puente o de algún día festivo, viajar es mucho más barato. Puedes aprovechar para encontrar grandes hoteles con descuentos que de otra forma serían impensables. Una estupenda oportunidad de conocer esas ciudades a las que siempre has querido ir, pero que por precio o demanda no están a tu alcance.

Además, las vacaciones en temporada baja ofrecen una nueva versión de muchos destinos. Por ejemplo, un paseo por la playa completamente vacía mientras llueve, o la plaza mayor de una capital cuando se acercan las fiestas de año nuevo es toda una experiencia. Y mucho más barata que si vas cuando todo el mundo quiere viajar,

Descubrir rincones lejanos

Si sigues queriendo disfrutar de buen tiempo aunque tus vacaciones sean en invierno, recuerda que al otro lado del mundo hay sitios en los que hace calor ahora mismo. Además, cuanto más cerca estés de la línea del Ecuador, menos cambios de tiempo hay.

Aprovecha esta temporada para conocer lugares como los mejores destinos de Asia. Destinos como Vietnam o Tailandia están muy de moda y son estupendos si te gusta descubrir la auténtica gastronomía de esta zona del mundo. También puedes viajar a lugares impresionantes, como el Taj Mahal en la India, un conjunto arquitectónico que se levantó por amor. O la Gran Muralla, de la que solo podrás recorrer un tramo porque es imposible que la puedas ver al completo debido a su longitud.

También están países como Myanmar (la antigua Birmania), Japón con su mezcla de tradición y modernidad en ciudades como Tokyo o la antigua capital, Kyoto, llena de templos y jardines que daban servicio al emperador y su familia.

Ahora que has visto todo lo que ofrecen las vacaciones de invierno, ¿verdad que entran ganas de preparar la maleta y salir ahora mismo?