Viajes

Tan próxima y tan desconocida

febrero 6, 2018

Tan próxima y tan desconocida

Está ahí al lado, junto a nosotros, es nuestra vecina y tan desconocida todavía para algunos. Es la encantadora ciudad de Lisboa, la capital del Fado, la melodía cargada de emotividad y de sentimiento en sus letras. Esta palabra proviene de la latina Fadum que significa destino. Y que mejor momento que este en que parece que todo incita a una visita a la capital de Portugal.

Y aunque todos saben que sobre gustos no hay nada escrito, aunque casualmente es sobre lo que más se ha escrito, las vacaciones no son una excepción. Cada uno prefiere algo diferente: ocio, diversión, monumentos, compras, simplemente descanso… Si no son de los que se ponen de acuerdo o se conforman con aquello de que un año elige cada uno, Lisboa es el destino ideal para cumplir con los deseos de cada uno sin morir en el intento. Ya está confeccionada su Agenda para este año de 2018 , y siempre encontrarán que hay mucho que hacer, mucho que visitar, lugares que no imaginaban, pero sobre todo Lisboa es pasear, disfrutar del “ saudade” tan portugués, recorriendo sus calles con el ritmo pausado del visitante sin prisas, enamorado con cada rincón y viviendo el tiempo como en ningún otro lugar.

Si la paz de sus calles, su caminar despacio disfrutando de sus barrios, no le basta, siempre tiene sus monumentos y museos, ocio nocturno y hasta opciones por si usted es de esos que quieren hacer algo diferente de otros turistas.

Pero también deben visitar y no pueden perderse sus miradores donde disfrutarán de unas vistas inimaginables de la ciudad; el elevador de Santa Justa, recorrer sus plazas y tanto que es mejor dejar que sean ustedes mismos los que lo cuenten y aconsejen a su regreso.

Hoy en día las opciones de viaje son numerosas gracias a la mejora de las carreteras y de los medios de transporte. Los precios son asequibles para casi todas las economías y un fin de semana da para mucho. Simplemente una estancia de  cuarenta y ocho horas en Lisboa paseándola les hará entender porqué la contemplación es un arte. El tiempo allí es pacífica melancolía. Y el siempre inquietante problema de donde alojarse está cubierto por una oferta hotelera adecuada a la importancia de la ciudad y el destino.

Nosotros, como siempre, les recomendamos que acudan al especialista que les solucionará todo lo que sobre el viaje y su alojamiento necesiten. Visiten Lisboa Hoteles y dejen que los profesionales se encarguen de todo, mientras ustedes solo disfrutan de su visita. Empiecen a saborear el saudade desde la preparación de su viaje.

Comentarios