Compartir

Se trata de una manera para que los médicos accedan a una preparación de alto nivel, para así adquirir mayores conocimientos de la medicina y así obtener en ansiado título de especialista, de la especialidad que se desee, por supuesto. Aunque dicho así parece una cuestión sencilla, pero para nada, es algo muy complicado y donde no todo el mundo acaba accediendo.

¿Cómo es el MIR? Características

Lo primero que vamos a tener claro es que para acceder al MIR es estar en posesión de la titulación de medicina, y después lo que tendremos que hacer es inscribirnos al correspondiente examen, es decir, es como una oposición, de hecho ya tenemos disponibles los resultados MIR 2018 para que podamos verlos y ver bien cómo es este examen. Se trata de un examen tipo test con doscientas veinticinco preguntas, y muchas de ellas van asociadas a diferentes imágenes, por lo que no es un examen test al uso, debido a la importancia que tiene.

Normalmente es una convocatoria anual, aunque todo depende de los presupuestos del Estado, y es un examen que dura alrededor de cinco horas, y toca todas las áreas de la medicina, y como hemos dicho es como una oposición, pero sin embargo no cuenta con un temario oficial propiamente dicho, es decir, que el Ministerio va a poder preguntar cualquier cosa, siempre que esté relacionada con la medicina, así que ahí tenemos otro plus de dificultad.

¿Cómo se puntúa el examen? ¿Con sacar la mitad he aprobado?

Los resultados del MIR se calculan de una manera sencilla: las preguntas correctas van a puntuar con un 1, y las incorrectas nos van a restar un 0.33 de puntos, o lo que es lo mismo cada tres preguntas mal nos quita una respuesta correcta.

Por lo que es importante responder sólo a las preguntas de las que estemos seguros, y el resto dejarlas en blanco, ya que sino nos jugamos que por arriesgarnos a responder preguntas de las que no estamos seguros nos quiten muchas respuestas de las que teníamos bien, esto es algo que debemos tener muy claro desde el primer momento en que nos planteamos realizar este examen: se responden sólo las preguntas que están seguras. Esto no quita que arriesgamos, pero no en exceso, ya que se puede volver en nuestra contra. Además, existen plataformas donde a los pocos  días te van a dar la plantilla de respuestas correctas, y así vas a poder saber más o menos cómo te ha ido en tu examen antes de que el Ministerio de los resultados finales, ya que suelen demorarse bastante tiempo.

Una vez hecho el examen, ¿Qué ocurre?

Muy sencillo, una vez hecho el examen ocurre como en cualquier oposición, toca la peor parte, la de la espera, por suerte tenemos lugares como la plataforma Ceisal donde vamos a encontrar un sin fin de noticias con todas las novedades relativas a la convocatoria, así como todo lo relacionado con las plazas y el examen, y encima cuentan con una rápida respuesta a la hora de corregir el examen oficial, por lo que vamos a poder ver los resultados en poco tiempo, es decir, mucho antes de que los proporcione el Ministerio, así que es una manera de ver y cerciorarnos de cómo nos ha ido el examen antes de obtener el resultado oficial.

Además, también es una manera de que las personas que se están preparando la siguiente convocatoria vean como ha sido la actual y así saber por dónde han ido las preguntas, posibles resultados, y saber cómo responder a estas preguntas, así que es un método dinámico de enseñanza también.