Compartir

Hoy en día, es habitual que el cuidado de la salud pase a un segundo plano para dar prioridad al frenético estilo de vida moderno, en el que el tiempo impone su ley.

Una mala alimentación, falta de ejercicio, fumar y consumir grandes cantidades de café son solo algunos de los hábitos dañinos que mantienen millones de empleados dentro o fuera de la oficina.

Los médicos afirman que si no hay un cuidado especial con la salud, el organismo se vuelve más propenso a sufrir enfermedades, que pueden ir desde el resfriado común hasta la aparición del cáncer, diabetes, problemas renales o hepáticos, entre muchas otras.

Obviamente, nadie desea estar enfermo. Sin embargo, el hecho de no valorar el buen estado físico y mental conlleva a los abusos alimentarios y al sedentarismo, lo que se traduce en obesidad y, en algunos casos, la muerte súbita.

Llevar una vida sin actividad física genera sobrepeso, ya que no se “quema” el exceso de calorías que se consumen a diario. Poco a poco el cuerpo va ganando kilos, lo que aumenta el riesgo de que aparezcan enfermedades como hipertensión, problemas vasculares y altos niveles de colesterol.

Estado emocional: depresión

Al no practicar ejercicio, el estado emocional de la persona se mantiene bajo. Los investigadores han determinado que la falta de actividad física está relacionada con la depresión, debido a que no se produce una liberación de endorfinas, que son conocidas como las hormonas de la felicidad.

Recientes estudios han determinado que el sedentarismo es un factor de riesgo en la aparición del cáncer de colon. Sin ejercicio, los alimentos deben permanecer durante más tiempo en el colon, lo que genera un déficit de enzimas.

La lista de complicaciones es larga e incluye problemas para dormir, infertilidad, osteoporosis y envejecimiento prematuro.

La llamada de alerta de los especialistas incluye sugerencias que deben tenerse en cuenta si de verdad alguien toma la decisión de acabar con el sedentarismo. Para contar con buena salud, lo primordial es cuidar la alimentación.

En este caso, el consejo es comer una mayor cantidad de frutas y verduras, que aportan nutrientes, minerales y vitaminas. Reducir o eliminar la ingestión de “comida basura”, pues solo aporta grasas saturadas, por lo que se aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Descansar por lo menos 8 horas para reponer las energías perdidas o empleadas durante la jornada laboral o académica. Tomar 2 litros de agua para eliminar las toxinas y eliminar las bebidas gaseosas.

Practicar deporte o actividades al aire libre contribuye a la circulación y fortalece las defensas. Además, hay que evitar el cigarrillo, el estrés y el consumo irresponsable de alcohol.

Para completar su cuidado diario, muchas personas también incluyen el consumo de productos naturales. En el blog alimentacionnutricionnatural.com hay información disponible sobre nutrición deportiva y cómo se puede lograr una alimentación natural.

En el portal también es posible adquirir los complementos para revitalizar el cuerpo y mantener un estado de ánimo lleno de energía. El catálogo de productos se puede revisar aquí: Tienda superalimentos Naturales.

El papel de la cerveza

La cerveza es una de las bebidas alcohólicas más populares del mundo. Está presente en prácticamente cualquier reunión social con amigos o familiares en el hogar. También es habitual consumirla en restaurantes, pubs y en los bares. Cuando hay mucho calor es de lo más demandado para degustar su sabor suave y amargo.

A la cerveza se la responsabiliza por el sobrepeso que puede generar. Sin embargo, en el portal engorda.org han realizado un análisis ante la cuestión: “la cerveza engorda?“. Han llegado a la conclusión de que si se consume con moderación no genera sobrepeso.

Durante décadas, la cerveza ha sido considerada como una de las bebidas que engordan, por lo que, una vez se acumulan kilos de más, muchos comienzan las dietas para adelgazar.

Los expertos afirman que un consumo moderado de cerveza ha demostrado tener beneficios similares a los que aporta el vino. El contenido calórico de un vaso de cerveza, unos 250 mililitros, es de 90 calorías.

El verdadero problema se encuentra en su consumo desmedido, ya que no es lo mismo beber una cerveza con las comidas que tomar 6 o más “birras” durante una fiesta nocturna. Debido a este comportamiento comienza a crecer la barriga cervecera.

Los investigadores han llegado a la conclusión de que un consumo máximo de 200 mililitros diarios de cerveza tiene una acción diurética, reduce en un 40% la probabilidad de sufrir cálculos renales, su fibra ayuda a eliminar el colesterol, también mejora la calidad del sueño y contiene vitaminas del complejo B.

Consumo de té

Un estilo de vida saludable siempre estará relacionado con el consumo de infusiones y de tés que ofrezcan beneficios para el organismo. Esta bebida también es de las más populares, especialmente en países como la India o China, donde su preparación se remonta a miles de años en la antigüedad.

Se estima que más del 50% de la población mundial consume té cada día. Es decir, unos 3.500 millones de personas, lo que indica el nivel de penetración de la bebida.

En Internet, su comercialización también se presenta en portales como royaltipstea.com, donde es posible comprar té online, como el té verde Jasmine Dragon Pearls, el té oolong Da Hong Pao, el té blanco agujas de plata o el té verde Maojian, entre muchos otros.

La tienda de té online Royal Tips Tea cuenta con una extensa variedad, para complacer a quienes desean degustar una taza de té recién preparado.

Alcanzar un estado óptimo de salud no se consigue de un día para otro. La persona debe tener fuerza de voluntad, respeto por sí misma y el deseo de lograr sus metas para vivir de una mejor manera.

Lo ideal es combinar una alimentación equilibrada con un programa de ejercicios cardiovasculares para mantener el peso ideal. Buscar asesoría médica será el consejo más importante para estos casos.

Israel Guerra
Escritor profesional, autor de novela, cuentos y relatos, algunos premiados. Columnista en diversos medios. Creador de contenidos, redactor y copywriter.