Sociedad

El factor humano

22/03/2018
Foto del avatar

author:

El factor humano

El factor humano

Durante los últimos miles de años el hombre ha sido autoproclamado dueño absoluto de todo lo que lo rodea. Posiblemente esta sensación de superioridad tenga su origen en la invención o descubrimiento de la agricultura intensiva, que le otorgó el poder de decidir sobre la vida y la muerte de otros seres vivos, no solo para alimentarse de ellos, sino con el propósito de eliminar competidores y aumentar en la producción de los cultivos.

Este poder sobre el bien y el mal, casi instantáneo, que se otorgaba a sí mismo, lo elevó a la categoría de Dios entre el resto de los seres vivos que habitaban con él y compartían un mismo entorno.

Posteriormente, con la creación de los sistemas económicos y la creación de religiones afines a esos sistemas productivos, la creencia de sentirse superior se fue afianzando, llegando a convertirse en una realidad indiscutible que ha llegado hasta nuestros tiempos.

La naturaleza, durante millones de años, se ha mantenido en equilibrio, auto regulándose así misma a pesar de factores climáticos o catástrofes geológicas de todo tipo. Pero ahora, en este momento, se enfrenta a un elemento que no encaja en la ecuación, que aun no siendo externo a la propia vida (volcanes, meteoritos, cambios climáticos…), es decir, formando parte de la propia naturaleza, la ha desestabilizado de tal modo que la está llevando a un final dramático y definitivo, sin posible comparación a nada que haya ocurrido con anterioridad en la historia.

La esperanza en el cambio de paradigma

Nadie entiende demasiado bien cómo nace un paradigma ni que lleva a su término, pero de lo que nadie duda es de la necesidad de un cambio en este sentido. Obsoleto y peligroso resultan en la actualidad los viejos preceptos que nos han inculcado a base de religión y talonario, el hombre no tiene que ser el centro y final de todo.

Esta forma de pensar y actuar comienza a cambiar a medida que las personas vamos tomando consciencia del rumbo que lleva nuestro comportamiento. Nuestro mundo no aguantará mucho más, los ecosistemas pierden terreno cada día que pasa, nuestro planeta enferma por aumento de la población humana, el consumo de esta y su comportamiento egoísta.

Son muchas las personas, agencias y empresas que han comprendido que hay que actuar ya para frenar este camino que solo tiene un final, la extinción de todo ser vivo sobre la tierra. Gracias a este ejército de personas conscientes del problema, se comienza a crear un nuevo paradigma en el que el ego de los humanos se sustituye por lo eco que representa a la naturaleza y nos otorga una nueva esperanza.

Empresas como la que encuentras tras el enlace, econatura.net, son la muestra más clara de que podemos aunar eficacia, garantía de calidad y beneficios económicos con una tienda online que va de la mano de la ecología, ofreciendo productos naturales en un sector, el de los cosméticos, a priori poco relacionado con la protección del medioambiente.

Pero son estas empresas las que el mundo y las personas necesitan, no solo por el compromiso con la naturaleza, sino porque además ofrecen la máxima calidad en sus productos, demostrando que conciencia verde y empresa líder pueden casar perfectamente.

Como todos sabemos, muchas empresas de cosméticos testean sus productos en animales, haciéndolos sufrir sin compasión, esto no ocurre en Econatura, sus productos no llevan químicos ni siliconas artificiales que perjudiquen en modo alguno a la piel, pues están fabricados con productos naturales, lo que a su vez implica una mayor facilidad para la biodegradación y un mínimo grado de contaminación en su producción.

Esta es el tipo de empresa que la sociedad necesita y demanda, la que se aviene los problemas de la sociedad, cambiándola para mejorarla. Este es el modelo de empresa que marca el camino a seguir hacia un cambio en ese paradigma en el que el objetivo debe ser el equilibrio de naturaleza y hombre, como conjunto, sin superioridad alguna de uno sobre el otro.

No te olvides de hacer lo que esté en tu mano para contribuir en la medida de tus posibilidades para mejorar este mundo. No hace falta dejarlo todo y formar parte de una guerrilla ecológica, solo hace falta poner un poco de voluntad, y desde tu casa, en las acciones diarias, añadir tu grano de arena en mejorar la salud de nuestro planeta.

Desde comprar productos ecológicos como los reseñados, hasta el ahorro energético en tu hogar o caminar más, coger los transportes públicos, etc. Hay mucho por hacer, realiza una búsqueda por internet para saber cómo mejorar nuestro mundo sin cambiar nuestro modo de vida. Es fácil y el mundo y las futuras generaciones te lo agradecerán.