Sociedad Tecnología

Conoce las ventajas de la iluminación LED

26/04/2018
Foto del avatar

author:

Conoce las ventajas de la iluminación LED

La bombilla incandescente pasó a mejor vida en 2012, cuando dejó de fabricarse, y el LED se ha convertido en protagonista en el ámbito de la iluminación. Este tipo de bombillas está desbancando poco a poco a otras alternativas por sus numerosas ventajas.

Qué es la iluminación LED

La palabra LED procede de las siglas de Lighting Emitting Diode. Se trata de un diodo semiconductor con capacidad de emitir luz, una tecnología que se ha utilizado durante mucho tiempo en multitud de dispositivos hasta que comenzó a aplicarse en la iluminación.

El primer LED se llevó a cabo en 1927 y, en los últimos años, las empresas han avanzado mucho en el desarrollo e investigación de este tipo de iluminación dando como resultado productos muy originales y novedosos.

Desde que llegó al ámbito del hogar, no han parado de salir al mercado modelos, colores y tipos de bombillas. Así, la iluminación LED se ha convertido en la más utilizada y mejor valorada por quienes la usan.

A través de internet se pueden encontrar multitud de tiendas que ofrecen venta de iluminación LED online. Lo mejor de consultarlas es que puedes ver la inmensa variedad de diseños y tipos de bombillas que existen en el mercado.

Ventajas de la iluminación LED

Una de las principales ventajas de la iluminación LED, y también de las más conocidas, es que suponen un importante ahorro económico. A pesar de que las bombillas son más caras, estas consumen muchísimo menos que otras de otro tipo, cosa que notarás en cada factura.

Otro de los aspectos que hay que tener en cuenta es la durabilidad de este tipo de bombillas. En general se calcula que puede suponer un ahorro de hasta un 80 por ciento y que pueden llegar a tener una vida útil superior a las 45.000 horas

Esta parte es importante tenerla en cuenta, especialmente en un contexto en el que el coste de la energía es cada vez más alto y supone uno de los gastos más importantes en una vivienda, coste que se dispara en el caso del sector comercial, fábricas y oficinas.

Las bombillas LED son además menos contaminantes y más respetuosas con el medio ambiente. Esto es debido a que este tipo de luminarias no produce gases que provoquen efecto invernadero ni que afecten al calentamiento global.

También hay que saber que estas bombillas resisten mucho mejor que las incandescentes los golpes de luz, tales como veces que se enciende y se apaga, además de las temperaturas más extremas, la sensación de humedad y las vibraciones por sonidos u obras cercanas. Son, por lo tanto, mucho más resistentes.

Por último, y no menos importante, está la seguridad de esta clase de luminarias. Mientras las bombillas tradicionales se calientan, las LED se mantienen frías, con lo cual se minimiza la posibilidad de quemaduras y, sobre todo, el riesgo de incendio.

También respecto a esto es importante saber que el riesgo de sufrir un calambrazo es mucho menor, ya que las bombillas LED suelen tener una baja tensión. Esto es especialmente importante en caso de tener niños en casa, ya que dará un plus de tranquilidad a la familia.

Claves para iluminar cada espacio

En cuanto a la gama cromática, la luz LED refleja con una gran fidelidad los distintos tonos de luz, por lo que se pueden ajustar a cualquier tipo de ambiente. Los tipos de luces pueden ser fría, cálida o neutra. Pero, ¿cómo saber cuál es la más adecuada?

Si, por ejemplo, tienes un espacio de trabajo, despacho o habitación dedicada al estudio al que apenas le entra luz natural y que es por lo tanto muy oscuro, la iluminación LED es una solución ideal y la más recomendada para utilizar en este tipo de entornos.

El motivo es que la bombilla LED proporciona una luz uniforme que es muy beneficiosa para la vista. Esto es muy importante, ya que utilizar una luz inadecuada puede generar multitud de problemas, como dolor de cabeza, mareos, dificultades de concentración y sopor, entre otros.

En este contexto es importante también que la luz sea blanca y fría, ya que esto hará que permanezcamos despiertos y activos. No obstante, hay que procurar que esta luz tampoco sea excesivamente fuerte, ya que puede llegar a ser contraproducente y causar deslumbramiento.

En cambio, en las estancias destinadas al relax, es mejor optar por bombillas cálidas. Estas se encuentran por debajo de los 3.300 Kelvin y son especialmente recomendables en entornos de descanso como la habitación.

 

Como ves, no todas las bombillas LED son iguales. Existen de diferentes voltajes, distintas calidades, de alta y baja densidad… Por ello es aconsejable investigar cuáles son las que mejor se adecúan al espacio y condiciones en que se van a ser utilizadas.