Compartir

El aceite de oliva, también conocido como oro líquido, es un alimento muy completo. Desde hace décadas muchos científicos han estudiado sus diversas propiedades. Y es que este superalimento puede ser consumido todos los días en su justa medida, ya que aporta grandes beneficios al organismo, por lo que cada vez más consumidores deciden incluirlo en su menú diario.

Este alimento es la base de la dieta mediterránea, el cual puede consumirse crudo, como aderezo de ensaladas o en pan para un desayuno saludable. También se utiliza para sofreír las verduras y darle de este modo un toque de sabor único a las comidas, así como para cocinar carne y pescado.

¿Cuáles son los beneficios del aceite de oliva?

El aceite de oliva es un superalimento que está al alcance de todos. Tiene una gran cantidad de nutrientes, los cuales se encuentran en mayor medida en las grasas monosaturadas, poliinsaturadas y saturadas.

Este alimento ayuda a reducir el riesgo cardiovascular y a controlar otros trastornos como la obesidad y la diabetes. Además, es antioxidante y contribuye a disminuir el colesterol LDL, es decir, el que está considerado como colesterol malo, sin reducir el HDL o colesterol bueno.

El aceite de oliva previene el envejecimiento. Esto significa que ayuda a retrasar el proceso de deterioro del organismo, lo que se notará sin duda alguna en la salud física y mental. También fortalece los huesos, lo que hará que el individuo esté mucho más animado y se sienta bien consigo mismo.

¿Dónde comprar aceite de oliva?

El individuo podrá comprar este producto en los supermercados y múltiples tiendas de alimentación. Sin embargo, gracias al crecimiento del comercio electrónico durante los últimos años, el usuario ha cambiado su forma de realizar las compras. Por lo tanto, solo tendrá que acceder a la página web del supermercado online y añadir el aceite de oliva a su carrito de la compra virtual.

Además, en este tipo de tiendas online, existe una amplia variedad de aceites de oliva, por lo que el consumidor podrá elegir aquel que más le guste. De este modo disfrutará de muchos platos tradicionales y modernos.

Un ingrediente básico de la dieta mediterránea

Se recomienda consumir entre tres y seis cucharadas soperas de aceite de oliva al día, es decir, entre treinta y sesenta mililitros. Hay que tener en cuenta que en esta cantidad se incluye tanto el aceite que se utiliza para aderezar como el que se usa para cocinar.

Para agregar un poco de sabor extra, se puede añadir alguna sustancia en el aceite de oliva durante varios días, tales como pimentón, ajo o guindilla. De esta forma se consigue fundir ambos sabores para obtener otro distinto y sabroso.

Por lo tanto, si el individuo desea reducir el riesgo cardiovascular, disminuir el nivel de colesterol malo, prevenir el envejecimiento, fortalecer sus huesos y mejorar su salud de manera general, es preciso que incluya el aceite de oliva dentro de su dieta, utilizándolo como su fuente principal de grasa.