Sociedad

¿Te gusta leer, pero la falta de tiempo te impide hacerlo? Te mostramos las mejores estrategias de lectura

18/05/2018

¿Te gusta leer, pero la falta de tiempo te impide hacerlo? Te mostramos las mejores estrategias de lectura

Los beneficios que te aporta la lectura son prácticamente infinitos, permitiéndote crecer por dentro tanto a nivel de información (conocer datos relevantes y novedades que desconocías acerca de temas variados), como mejorando también ciertas aptitudes (inteligencia, agudeza y agilidad mental, estimula la concentración y la empatía, etc.) Por lo que en términos de provecho y rentabilidad, es una de las mejores prácticas que podemos llevar a cabo. Los verdaderos amantes de la lectura saben lo mucho que te puede aportar un buen libro, una fábula, o simplemente un texto enriquecedor.

Sin embargo, la mayoría del tiempo estamos ocupados con todo tipo de quehaceres, ya sean pertenecientes al trabajo, con las tareas del hogar o cualquier otra obligación. Por lo que es verdaderamente complicado encontrar tiempo libre que dedicar al ocio y el entretenimiento. Sin embargo, la clave está en gestionar mejor el tiempo y te lo demostramos con estas estrategias de lectura que te enseñarán a cómo aprovechar los pequeños ratos libres para leer un buen libro, y sobre todo concentrarte al máximo en ello para no desperdiciar el tiempo que pases leyendo, un factor muy importante al que pocos le dan la relevancia que realmente merece.

Concéntrate única y exclusivamente en la lectura

Esta es la primera estrategia a seguir. Concéntrate en lo que estás haciendo ahora mismo, y nada más. Si estás leyendo pero al mismo tiempo estás pensando en otras cosas estarás desperdiciando el tiempo, ya que realmente tampoco estarás disfrutando del libro. Te perderás parte del contexto del mismo, o inclusive te quedarás absorto en algunas partes, debiendo releerlas varias veces.

Potencia la concentración en la lectura con estas técnicas:

  • Preguntarte siempre acerca de la historia. Qué es lo que vendrá, qué es lo que ya has aprendido, cómo se sentirá el personaje… Aunque evidentemente, cuanto más buena sea una historia y más te «enganche» a ella el propio libro, más sencillo será esto de hacer.
  • Créate expectativas previamente antes de cada vez que vayas a comenzar a leer. Pregúntate acerca de cómo te sorprenderá la historia, y si te gustará tanto o más que lo que ya llevas leído en la actualidad.
  • Fija un propósito para tu lectura: Por ejemplo, establece un mínimo de libros mensuales para leer, para así no perder la práctica y sentir que estás continuando con tu evolución en este sentido.
  • Lee siempre en un entorno propicio para ello: Prepara un lugar cómodo en el que te sientas relajado para poder leer, que la calma y la tranquilidad del momento te embriaguen y te puedas sumergir así en la historia.
  • Fuera los problemas: Si tienes alguna obligación que hacer, hazla antes de leer. Esto ayuda a que no te entre la preocupación por estar «malgastando el tiempo» en ocio mientras lees, y constantemente tu cerebro te recuerde tus otras obligaciones. Esto puede llegar a ser algo muy estresante que deberás de solucionar si no quieres ahogarte en un mar de palabras.
  • El formato: Pese a que actualmente tenemos los ebooks y otros tantos dispositivos más, o incluso el propio internet como medios que se pueden emplear perfectamente para la lectura, la realidad es que en muchas ocasiones una gran cantidad de texto, o las pantallas pueden producirnos malestar de diverso tipo, así como cansancio, cansar nuestra vista…por ello, el mejor formato para leer sigue siendo el formato físico y tradicional de toda la vida: los libros.

Ten en cuenta que no a todos los textos se les deben de dar la misma importancia, ni tampoco leerse con la misma intensidad. Existen formatos como las noticias, los artículos de opinión, las entrevistas, libros de aprendizaje y otros tantos más que tienen sus propios métodos de lectura en base a sus propósitos. Por ejemplo, gran parte de los libros de texto para estudiantes deberán de ser memorizados, y las noticias podrás leerlas de reojo mientras haces otras cosas, por lo que no es necesario emplear estas estrategias de lectura para todo ello. Solamente cuando nos sentemos con un buen libro entre las manos.