Salud

El irrigador dental, un utensilio práctico y muy efectivo para tu salud bucodental

05/06/2018

El irrigador dental, un utensilio práctico y muy efectivo para tu salud bucodental

Gracias al irrigador dental, a día de hoy tenemos la posibilidad de disfrutar de una higiene bucodental mucho más efectiva y completa, y para ello os aconsejamos que echéis un vistazo a esta comparativa irrigadores dentales a través de la cual vais a poder elegir el modelo que se adapten mejor a vuestras necesidades, consiguiendo de esta forma optar por una alternativa que os ayudará a prevenir la aparición de multitud de enfermedades e infecciones en la boca, además de disfrutar de un aliento mucho más limpio y fresco como si acabase hemos de salir de la consulta de nuestro dentista.

Las ventajas de utilizar un irrigador dental

El irrigador dental es un dispositivo gracias al cual vamos a tener la posibilidad de disfrutar de una limpieza bucodental mucho más óptima, y es que estamos hablando de un sistema muy fácil de utilizar, que se adapta a toda la familia y que además nos puede ayudar a prevenir desde infecciones a enfermedades y problemas habituales que se producen en nuestra boca.

Hay que tener en cuenta que vamos a poder disfrutar de unos resultados muy interesantes a la hora de limpiar toda la cavidad bucal y retirar buena parte del sarro que se va acumulando, y todo ello con un dispositivo que es verdaderamente fácil de usar ya que básicamente tan sólo tenemos que añadir el agua, el colutorio en aquellos que lo permitan, y seguidamente elegimos la potencia para poner en marcha el agua a presión que se encargará de limpiar entre los dientes e incluso debajo de las encías.

Además, tampoco tiene ningún tipo de contraindicación, pudiendo ser utilizado por personas de cualquier edad y con cualquier tipo de problema dental. Eso sí, es importante que tengamos en cuenta que en el mercado vamos a tener la posibilidad de encontrar distintos modelos que se adaptarán a diferentes usos, incluyendo indicadores más o menos potentes, con una mayor o menor capacidad del depósito de agua, y en general con particularidades específicas que son las que los diferencian entre sí.

Además, también estamos hablando de un sistema que es bastante económico y no requieren ningún tipo de instalación, sino que tan sólo tenemos que enchufar y ya podemos empezar a utilizarlo sacando el máximo partido.

Cómo encontrar un buen irrigador dental

Como decíamos, en el mercado tenemos la posibilidad de encontrar distintos modelos como por ejemplo el waterpik wp100 ultra, una alternativa económica y muy equilibrada que de hecho se convierte en una de las opciones más interesantes a día de hoy.

Generalmente las principales diferencias van a ir dirigidas a la potencia máxima que permite lanzar el chorro de agua y a la capacidad del depósito, así como a la posibilidad o no de añadir colutorio con el objetivo de realizar una limpieza mucho más profunda y efectiva.

Por esa razón no hay unos consejos específicos que debamos tener en cuenta, sino que prácticamente cualquier modelo por el que optemos, siempre y cuando tengan una potencia adecuada y una capacidad suficiente, será más que de sobra.

Aprende a utilizar el irrigador dental

La utilización del irrigador es francamente sencilla, ya que no tenemos más que utilizar la seda dental y el cepillo de dientes como hacemos normalmente, y a continuación lo que haremos será llenar el depósito del irrigador con agua a ser posible templada, añadimos un poco de colutorio si el sistema lo permite, y directamente ya no queda más que entenderlo y dirigir el chorro de agua a las encías y dientes.

Normalmente con una pasada al día será suficiente, pero si tenéis aparato o algún problema bucal, puede que os interese utilizarlo dos o tres veces diarias.