Sociedad

Lleva una peluca oncológica de una manera natural

junio 7, 2018

Lleva una peluca oncológica de una manera natural

La pérdida de cabello es un efecto secundario de algunos tratamientos contra el cáncer. Esto se debe a que los medicamentos empleados dañan el folículo piloso ocasionando la pérdida de cabello. Afortunadamente el avance de la tecnología permite a los pacientes acceder a pelucas oncológicas de gran calidad y apariencia.

 

Cada día en el mercado podemos encontrar una mayor oferta de pelucas que satisfagan las necesidades de los pacientes oncológicos. Las pelucas oncológicas representan una efectiva solución. Esto puede ser un poderoso aliciente ante los efectos anímicos y emocionales causados por la pérdida del cabello.

 

Pues, la calvicie causada por tratamientos como las quimioterapias pueden causar profundos traumas en la identidad de las personas con cáncer. En especial cuando se trata de mujeres, esto representa una situación difícil de afrontar.

 

Si no se logra manejar apropiadamente, la pérdida de cabello puede desencadenar depresión u otras afecciones en el estado de ánimo. A su vez, esto incide en la delicada salud de la persona y en el consecuente proceso de recuperación.

 

Los hombres por su parte optan por afeitarse por completo. También existen mujeres que prefieren lucir una cabeza rasurada. Para quienes desean mantener la apariencia de su melena, las pelucas oncológicas son la mejor opción.  

 

Esta es una decisión personal que varía de persona en persona. Es importante que los pacientes puedan mantener una autoestima sana y el mejor estado de ánimo posible. Esto sin duda alguna contribuirá en la recuperación de la salud.

 

Escoge la peluca oncológica perfecta

 

Cuando se deciden usar pelucas oncológicas, se desea que estas luzcan de la forma más natural posible. Para ello es preciso escoger la peluca perfecta según nuestros rasgos y características fisionómicas. Aspectos como la talla, el tono y el tipo de cabello a emplear son claves para escoger la peluca adecuada.

 

En primer lugar debemos determinar el tamaño adecuado según las proporciones de nuestra cabeza. En general se manejan tres tallas de gorro o tapa, pequeño, mediano y grande. Aunque aproximadamente el 90% de las mujeres el tamaño mediano es el correcto.

 

En todo caso, conviene tomar medidas para ir sobre seguro. Pues, las proporciones generales de nuestro cuerpo no guardan relación con el tamaño de la cabeza. Es muy fácil errar en la talla si nos dejamos guiar por nuestra altura u otros factores.

 

Por tanto, lo mejor es no hacer suposiciones y proceder a tomar medidas. Para ello precisamos de una cinta métrica flexible, la misma que utilizan las costureras. Así, comenzando sobre la frente seguimos la línea del cabello, midiendo de adelante hacia atrás hasta llegar al punto de partida. En el zona del oído, pasaremos la cinta por detrás de las orejas.

 

La medida obtenida nos ayudará a elegir la peluca adecuada. Esto es especialmente útil si al medirnos y probar las pelucas de tamaño medio standard, notamos que no encajan bien y nos quedan muy grandes o muy pequeñas. En estos casos lo mejor es optar por pelucas a la medida para lograr un look más natural y armonioso.

 

En relación al tono de cabello, la variedad disponible es asombrosa. Si deseamos mantener el mismo tono de nuestro cabello, lo mejor es compararlo con algún mechón previamente guardado. Sin embargo, esta es también una oportunidad para jugar y probar estilos diferentes.

 

Tipos de pelucas oncológicas y sus diferencias

 

En cuanto a la confección de la peluca existen diferencias, más allá del tamaño, que pueden incidir en el resultado final. La primera diferencia se halla en el tipo de filamento empleado, pudiendo elegir entre cabello natural y sintético. En este sentido, sitios como pelucasypostizosvalencia.com son ideales para indagar más al respecto.

 

En este aspecto la concepción general es que las pelucas de cabello humano tienden a lucir mucho más naturales. Sin embargo, la evolución de la tecnología para crear cabello sintético ha evolucionado y mucho. A tal punto que muchas veces nos será difícil notar la diferencia.

 

Así, la elección entre natural y sintético queda a gusto del paciente. Cada una ofrece ventajas diferentes. Si bien las de cabello natural admiten tinted y cambios de color, requieren mayores cuidados para su mantenimiento.

 

El tipo de confección también puede causar variaciones en el estilo de la peluca seleccionada. Así, los gorros tradicionales poseen hileras de cabello cosido a una malla rígida.

 

Por su parte, los gorros de monofilamento son confeccionados a mano y cosen cada cabello de forma individual a una malla suave. Esto permite que la caída del cabello sea más parecida a la del cabello real. Sin embargo, siempre que la calidad sea la adecuada, la peluca lucirá natural sin importar el tipo de gorro.

 

Trucos para lucir una peluca oncológica

 

Las pelucas oncológicas al igual que el cabello, requieren de cuidados específicos. Así, para garantizar la belleza de nuestra peluca oncológica y su durabilidad, debemos seguir los siguientes consejos.

 

  1. Debemos lavarla regularmente, pues las pelucas oncológicas están expuestas a la contaminación ambiental. Además del sudor corporal y la grasa de nuestras manos al manipularla. Por ello, debemos lavarla regularmente con champú para pelucas siguiendo las instrucciones dispuestas por el fabricante.

 

  1. Para mantener la forma y el peinado de nuestras pelucas Concept Hair.

es conveniente peinarlas con cierta frecuencia. Por su parte, algunos estilistas recomiendan planchar las raíces de las pelucas de tejidos naturales (sólo de las naturales). Esto proporcionará una apariencia aún más natural en la línea del cabello.

 

Sin embargo, si se trata de pelucas sintéticas no debemos bajo ninguna condición, emplear pinzas, secadores ni planchas.

 

  1. Para un look mucho más natural podemos acudir a un estilista de pelucas. Estos profesionales nos ayudarán a adaptar la peluca a la forma de nuestro rostro. Un corte y peinado con la peluca puesta permite crear un estilo que se ajuste a nuestras características fisionómicas específicas.

 

Comentarios