Sociedad

Por qué es malo para mi coche pasar rápido los resaltos

07/06/2018

Por qué es malo para mi coche pasar rápido los resaltos

Generalmente, muchas ciudades están repletas de resaltos que pueden provocar averías u otros problemas en el coche si se pasan demasiado rápido. Es cierto que algunos son bastante agresivos por sus alturas excesivas y si no se controla la forma en que se pasan, se lamentará más adelante.

Ya sea por descuido y tal vez  por ir a alta velocidad, es probable que hayas pasado un resalto de manera brusca y aunque no se note a primera vista hay daños que pueden haber afectado a los neumáticos u otra pieza importante.

El peor enemigo de un coche no solo es el tráfico, sino los resaltos, ya que perjudican seriamente a neumáticos, llantas, dirección, suspensión y partes bajas del vehículo.

Daños que pueden ocurrir

  1. 1. Pasar sin cautela un resalto va a ocasionar que los neumáticos puedan deteriorarse, lo que disminuirá su desempeño y puede poner en riesgo la seguridad de los ocupantes, así que si notas alguna abolladura o hinchazón es necesario que lo cambies.

Evitar este tipo de daños tiene mucho que ver con la forma de conducir.

  1. 2. Se disminuye la vida útil de los amortiguadores  a un 50% ya que este sistema es el que recibe los impactos de los baches y resaltos disipando su energía para que no se transmita a los ocupantes del coche.
  2. 3. El sistema de suspensión del coche es algo que muchos conductores ignoran y de estos depende la seguridad de una manera directa, cuando son convencionales llevan aceite en su interior para disipar la energía de los resaltos y se va deteriorando con el paso de los kilómetros por lo que el amortiguador pierde la eficacia.

Así que si tu coche tiene una suspensión en mal estado, es muy probable que pierdas el control ante un frenado fuerte

  1. Las llantas presentan holguras en sus componentes y que con el tiempo tendrás visitas recurrentes al mecánico, ya que los cojinetes de los brazos de suspensión, los silentblocks del motor sufren  un desgaste acelerado.

El no pasar de manera prudente este tipo de obstáculos hace que se afecte el balance de los neumáticos, lo que causa vibraciones incómodas en la dirección de coche a cierta velocidad, alteran la alineación y les provoca un desgaste irregular.

La mayoría de los resaltos están ubicados previo al cruce de una calle o en un área donde transitan muchas personas,  por lo que debes tener cuidado y no pasarlos a altas velocidades, hacerlo podría ocasionar un accidente.

Hay resaltos suaves, otros estrechos, dañados o con bordes cortantes y el único elemento que tiene tu coche que hace contacto con ellos son los neumáticos.

Pasar los resaltos a una velocidad de 10 km/h hará que se prolongue la vida útil de tu coche: es mejor gastar un poco más en combustible que arriesgarse a deteriorar los componentes del coche.

Los neumáticos son los primeros que sufren, así que no dudes en cambiarlos cuando sea necesario

Los neumáticos son los primeros afectados cuando se pasan de manera brusca y rápida los resaltos ya que pueden sufrir deformaciones o presentar bultos y cortes en la banda, este daño es similar al causado por aparcar con los neumáticos muy pegados al bordillo.

Los neumáticos son el único elemento que permanece en contacto con el asfalto y el agarre del vehículo va a depender en gran parte de ellos.

En Oponeo , además de hacer la compra,  puedes hacer el montaje con solo pagar el precio de los neumáticos. Incluso tienen a tu disposición una gran cantidad de talleres que te aconsejarán cuál es la mejor elección.

Aparte de los daños que puede ocasionar el pasar los resaltos de manera brusca y a una velocidad no adecuada existen otros factores que determinan el momento del cambio de neumáticos, como son:

  1. El desgaste que presentan: hay que revisarlos y comprobar la banda de rodadura,  ya que en el interior de estos surcos son los testigos de dicho desgaste. El límite mínimo de profundidad debe ser de 1,6 mm.

Si se detecta un valor menor, se debe realizar la sustitución de los neumáticos.

El conductor debe saber que circular con  ruedas muy gastadas incrementa mucho más las probabilidades de que sufra un accidente, ya que no tienen la misma adherencia y puede perderse el control.

  1. Un desgaste desigual:  si el desgaste del neumático no es uniforme deben sustituirse y corregir los defectos de alineación que lo provocan.
  2. La edad del compuesto: aunque un neumático no tiene fecha de caducidad, sí tiene de fabricación, lo que va a permitir que conozcas su antigüedad. Con el tiempo tienden a agrietarse y hacerse más rígidos por lo que pierden sus cualidades adherentes con el asfalto.
  3. Si los neumáticos presentan grietas y cuarteamientos en los flancos se aconseja sustituirlos, generalmente este tipo de daños suceden cuando los coches pasan la mayor parte del tiempo a la intemperie, recibiendo los rayos ultravioleta del sol, lo que acelera su descomposición.