Salud

Tres problemas habituales durante la lactancia

06/07/2018
Foto del avatar

author:

Tres problemas habituales durante la lactancia

El embarazo es el proceso de formación del bebé en el interior de la madre, cuya duración se prolonga a lo largo de 9 meses. Durante este proceso, no sólo el cuerpo del bebé sufrirá numerosas alteraciones en relación a su propio desarrollo, sino que lo mismo sucederá con el cuerpo de la madre. El aumento de peso, incremento del tamaño de los pechos, entre otras cosas, son algunos de los elementos a tener en cuenta en relación al cambio en el organismo de la mujer.

Cuando el bebé nace, todas estas cosas se unen y se suman a otra nueva: criar al bebé durante sus primeros años de vida. En este lapso de tiempo, los cambios en el cuerpo de la madre también serán constantes y fuertes, pues a esta característica biológica hay que añadir que el bebé, por sus propias características, consume muchísimo tiempo y demanda demasiada atención de su madre. Entre las cosas que suelen suceder durante los primeros meses de vida, se encuentra el dolor de pezones.

El dolor en los pezones

El dolor en los pezones puede venir en forma de punzadas, o de un dolor crónico parecido al que se sentiría durante una hinchazón, con hipersensibilidad y molestia perpetuas. A diferencia de lo que suele pensarse en la creencia popular, el dolor en los pezones no es en absoluto normal. Por lo tanto, es importante examinar por qué duelen los pezones atendiendo a que es algo que debe resolverse.

En tal sentido, los pezones pueden doler por falta de hidratación, un mal agarre del bebé, o una mala “mordedura” de las encías del mismo, o por la utilización de sacaleches. Los pezones sólo duelen, en definitiva, cuando hay algo que no va bien. Son zonas muy sensibles que pueden lastimarse con mucha facilidad, por lo que deben ser atendidas y cuidadas.

Grietas en los pezones

Cuando el dolor en los pezones no es debidamente atendido, puede darse la aparición de grietas en los pezones. Las grietas son pequeñas fisuras alrededor del pezón, caracterizadas por un fuertísimo dolor y una sensibilidad extrema. Este fenómeno, de aparecer, suele considerarse la antesala a diversos problemas de lactancia y salud. Las grietas en los pezones son el último eslabón de un problema que no se ha tratado oportunamente y que ya ha pasado a una situación más grave.

Poca o mucha leche en la lactancia

Uno de los problemas más comunes durante la lactancia, es la falta o exceso de leche en los pechos. A menudo, la falta de leche puede deberse a una condición biológica estructural de la madre, en cuyo caso suelen apelarse a diversos tipos de productos, bien sea para mejorar su rendimiento, o para suplir la poca leche del pecho con complementos nutricionales parecidos a la leche. La pérdida de leche es uno de los problemas más graves. Además, suele venir acompañado con las grietas y el dolor en los pezones.

Los riesgos

Si el dolor en los pezones no es debidamente atendido y degenera en grietas, los problemas y riesgos se multiplican por diez. Y si las grietas permanecen demasiado tiempo, no sólo afectarán el rendimiento de la madre a la hora de dar pecho al bebé, sino que el problema se agravará con cada lactancia que realice. Las grietas en el pezón se consideran el primer paso para desarrollar una mastitis, grave problema que consiste en la inflamación del organismo interior del pecho. Duele aún más que las grietas y acaba por obstruir los conductos mamarios.

Parches Nursicare

Una de las maneras más recomendadas de solucionar estos problemas y prevenirte, mejorando tu salud y la calidad de tu período de lactancia, es hacer uso de los parches Nursicare. Son unos modernos parches que se sitúan alrededor del pezón, teniendo la característica forma de disco tan habitual en los parches de lactancia. Este disco ayudará a evitar la pérdida de leche durante la lactancia y asimismo cierra y cura las grietas, evitando que se desarrollen problemas como la temida mastitis.

El parche puede colocarse sin asesoramiento médico, ya que no es obligatoria su visita para usarlo. Sin embargo, si se poseen grietas en los pezones, es recomendable que se consulte igualmente al doctor para conocer los riesgos y soluciones puntuales del caso concreto.