Compartir

El derechista presidente de Ecuador, Lenín Moreno, que llegó al poder apoyado por Alianza País, y que acabó traicionando todo lo que la Revolución Ciudadana, impulsada por el expresidente Rafael Correa, representó, ha asegurado que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, va a abandonar la Embajada de Ecuador.

“Jamás he estado de acuerdo con la actividad que realiza el señor Assange, nunca he estado de acuerdo con las intervenciones en los correos privados de la gente para poder obtener información, por más valiosa que sea para sacar a la luz ciertos actos indeseables de Gobiernos o de personas”, ha dicho el presidente ecuatoriano. “No es la forma. Existen formas correctas y legales de hacerlo”, ha añadido.

Estas declaraciones del farsante mandatario ecuatoriano, vienen a raíz de las palabras expresadas por Assange hace menos de un año: “Los ecuatorianos pueden estar seguros de que, si WikiLeaks obtiene pruebas de corrupción en Ecuador, las publicará”.

Assange fue el impulsor del portal de filtraciones WikiLeaks, que desveló documentos secretos de las guerras libradas tras el 11-S en Afganistán e Irak, que indicaban abusos por parte de las fuerzas armadas y ocultación de informaciones como “daños colaterales” al acabar con la vida de civiles.

Si Lenín Moreno decide entregar a Assange, este en primera instancia sería extraditado a Suecia, para ser juzgado por uno supuestos delitos de abuso sexual, y con toda seguridad, posteriormente sería entregado a la justicia norteamericana, donde podría ser condenado a muerte por revelación de secretos de estado.

LaRepublica.es
Diario obrero y republicano fundado el 14 de Abril de 2006.