Salud

Mantener un aspecto saludable gracias a procesos naturales

septiembre 12, 2018
Israel Guerra

author:

Mantener un aspecto saludable gracias a procesos naturales

Habitamos una sociedad basada en la imagen. Debemos reconocer que alguien que cuida su aspecto físico y se mantiene en esencia atractivo tiene el camino hacia el éxito más fácil de transitar, recibirá más apoyo y ayuda. Por el contrario, un aspecto desaliñado, sucio o poco cuidado crea recelo e incita a la desconfianza.

Tenemos integrados en nuestra concepción de la realidad que la belleza está íntimamente ligada a la bondad y al éxito. Posiblemente esto no tenga ninguna relación con la verdad, pero la realidad de nuestro sistema social manda, y absolutamente a nadie le gusta sentirse despreciado por causa de su aspecto.

Afortunadamente y gracias a internet, mantener un rostro joven y saludable no es nada costoso, podemos lucir una tez fresca y bien cuidada con numerosas páginas que ofrecen consejos en este sentido. Sin ir más lejos en esta web hablan sobre mascarillas de carbón para la cara, que como todos deberíamos saber es una de esas cremas para la cara con increíbles efectos anti edad que, además, puedes producir tú mismo, como una mascarilla casera, sin productos tóxicos que repercutan negativamente sobre tu piel.

Espinillas, barros y granos; principales problemas en el cutis de los jóvenes

Si en general a todos, por pertenecer a esta época y sociedad, nos preocupa la imagen que ofrecemos a los demás, en la edad púber y en la adolescencia este sentimiento se vuelve crítico. Si a estas edades no podemos alcanzar los estándares de belleza impuesta en platós de televisión y salas de cine, muchos de nuestros jóvenes pueden llegar a sentir complejos de inseguridad de tal magnitud que produzca deficiencias en su comportamiento y evolución natural.

Para evitar estas situaciones de inseguridad tan habituales en nuestros jóvenes, debemos actuar rápidamente con remedios caseros para los barros, espinillas y granos habituales en estas edades que, como dejamos claro en el título de este artículo, deben ser tratados preferiblemente con procesos naturales.

Si quieres conocer las más eficaces mascarillas para los barros y otros procedimientos naturales que te enseñen a cómo eliminar los barros y demás impurezas de la cara con eficacia, en la web comoeliminarlosbarros.com vas a encontrar toda la información que necesitas para actuar con rapidez y de forma natural contra estos defectos de la piel que nos afean y que, en dependencia de las edades a las que se sufran, también pueden causar daños emocionales graves.

Para eliminar impurezas o para mantener un cutis atractivo siempre es recomendable la cosmética natural basada en ingredientes vegetales y naturales, sin procesos químicos que dañen la verdadera naturaleza de la piel, y es que esta es la verdadera razón para decantarnos siempre por productos naturales. Un cosmético natural tratará de asemejarse lo más posible al manto lípido que es nuestra piel, pues busca y encuentra, en la mayoría de los productos, la integración de sustancias en el compuesto que consigan la mayor afinidad posible con el compuesto bioquímico de nuestro tejido externo.

La aparatología para el cuidado de nuestra piel

Pero somos conscientes de que el tratamiento y cuidado de la piel implica mucho más que la simple aplicación de cremas naturales, una alimentación sana y equilibrada, el contacto con la naturaleza o el uso de los aparatos tecnológicos que más nos cuidan este aspecto de nuestro físico es fundamental.

Así encontramos máquinas para cuidar las zonas más delicadas, como son los contornos de nuestros ojos, pequeños aparatos que remueven la grasa dejando la piel suave y tersa al mismo tiempo, utensilios innovadores para cepillarse los dientes o masajearse las encías con sensores de presión o unas depiladoras que no dañen en exceso la parte de la piel que tratan.

En este sentido, en el siguiente enlace podemos acceder a un listado de Las depiladoras eléctricas más vendidas, sus funciones más desarrolladas y conocer qué es lo que ha provocado que ocupe estas posiciones referentes en el mercado.

Pero el mercado destinado a máquinas que nos cuiden nuestra parte más superficial y por lo tanto la que está más expuesta a daños y desgastes no se queda ahí, existen máquinas de todo tipo y altamente especializadas, como por ejemplo los equipos de radiofrecuencia para reafirmar la piel, electroestimuladores, equipos de microdermoabrasión, etc.

También en la ropa

Pero sigamos, el cuidado del órgano más grande y extenso de nuestro cuerpo requiere, en algunos casos extremos, de más cuidados. Debemos usar siempre que podamos telas naturales, que no lastimen nuestra piel. Las más comunes y preferidas por las pieles sensibles son la lana, el lino, la franela, el cuero y el algodón. Su composición se puede comprobar fácilmente en las etiquetas para ropa que todas las prendas deben llevar incorporadas.

Si además de llevar telas que no nos perjudiquen queremos vestir de forma elegante, podemos hacerlo con telas como el cashmere, la angora y la seda. Son telas que facilitan la transpiración de la piel y, al no llevar productos químicos, no producen efectos alérgicos sobre los cuerpos más sensibles.

Por tanto, queda claro que las ropas que debemos evitar son aquellas en las que forman parte de su composición las telas sintéticas, algo que es, por otra parte, lo más común y lo que con toda seguridad será la mayor parte de nuestro vestuario habitual. Ya sea por precio o por variedad, la mayoría de nosotros somos consumidores de este tipo de telas sin ser conscientes del posible daño que le estamos infringiendo a nuestra piel.

Las prendas consideradas como las más perjudiciales son aquellas que lleven en su composición materiales como el nylon, el acrílico, el rayón, el polyester, la microfibra o el elastan, que son por otra parte muy cómodas, pues no representan problemas a la hora de ser lavadas y secadas a máquina, y es que estas ropas son bastante más resistentes, pues no se quiebran y además se estiran y moldean fácilmente.

El porqué son tan dañinas se debe sobre todo a su procedencia, puesto que provienen del petróleo, del metal, del carbón e incluso del vidrio y de una amalgama de productos químicos que están llenos de toxinas muy peligrosas para nuestro organismo y que penetran por nuestra piel, sobre todo en los días de calor en los que los poros se abren y aumenta la transpiración. Estos materiales impiden que la piel transpire con facilidad e incluso pueden llegar a bloquear esta función por completo, pudiendo causar graves infecciones en nuestra piel.

 

Comentarios