Compartir

El parlamento español aprobó este jueves la propuesta del Gobierno socialista para autorizar la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del mausoleo en el valle de los Caídos, a las afueras de Madrid.

La decisión fue tomada por 172 votos a favor, dos en contra y 164 abstenciones, entre ellas las de los diputados del Partido Popular y los Ciudadanos.

Los conservadores del Partido Popular, que se abstuvieron en la votación de hoy, sin embargo, dos de sus diputados votaron en contra, se trata de Jesús Posada, expresidente del Congreso, y José Ignacio Llorens, quienes han señalado que todo se debía a una equivocación.

Después de su llegada al poder a principios de junio, el primer ministro, Pedro Sánchez, reveló su determinación de trasladar los restos del dictador fuera del Valle de Caídos, que se convertiría en un lugar de “reconciliación” nacional.

“La justicia, hoy, España da un paso histórico (…) Hoy, nuestra democracia está mejor”, dijo Pedro Sánchez a través de su cuenta en la red social Twitter.

La vicepresidenta Carmen Calvo, defendió el fin de “una anomalía extraordinaria que consiste en tener un dictador en un mausoleo del Estado y en un lugar donde puede ser exaltado”.

“No habrá respeto, honor o concordia mientras los restos de Franco estén en el mismo lugar de las víctimas”, dijo Carmen Calvo.

La Fundación Francisco Franco y sus descendientes, que se oponen a la exhumación, ya advirtieron que iban a utilizar “todos los medios legales” para impedir la operación, pero admitieron, a finales de agosto, que aceptarían los restos del cuerpo si ésta fuera llevada por cabo.

LaRepublica.es
Diario obrero y republicano fundado el 14 de Abril de 2006.