Salud

Cómo lograr una sonrisa perfecta con la ayuda de la estética dental

18/09/2018

Cómo lograr una sonrisa perfecta con la ayuda de la estética dental

Así como los ojos son el espejo del alma, una sonrisa fresca y sin defectos visibles puede llegar a ser la mejor carta de presentación a la hora de establecer relaciones con otras personas. Por ello es importante mantener una buena salud bucal y corregir a tiempo los daños que la dentadura puede sufrir por el desgaste natural y por los hábitos inadecuados que se adquieren con el paso del tiempo. Actualmente, la estética dental cuenta con diferentes tratamientos para devolver el brillo a la sonrisa, entre los que destacan la ortodoncia estética.

La salud bucal es tan importante como el cuidado que se le da al cuerpo

En el mundo actual las personas suelen preocuparse por seguir una dieta equilibrada y ejercitarse para mantenerse en forma, soslayando en ocasiones el cuidado a otras áreas del cuerpo que también se ven afectadas por la falta de atención adecuada, una de ellas es la dentadura. No obstante, la información general que se ofrece en webs como www.guiasinfosalud.es es propicia para que cualquier persona tenga más y mejores conocimientos acerca del cuidado de sus dientes.

Roturas, torceduras, desgaste del esmalte y manchas por tabaquismo o por el consumo de bebidas oscuras como el vino tinto y el café, son algunos de los daños más visibles que pueden presentar los dientes. Y aunque la salud bucal depende de la higiene y los buenos hábitos que se adopten, cuando la dentadura presenta alguno de estos inconvenientes, la ortodoncia estética ofrece diversas alternativas para corregir o disimular esos pequeños defectos y a la vez proteger las piezas dentales de agentes corrosivos externos que afean la sonrisa.

La ortodoncia estética es una de las ramas de la odontología dedicada al mejoramiento de la apariencia de la dentadura mediante el empleo de técnicas de la ortodoncia tradicional, pero con materiales distintos al metal que resultan menos visibles y, por tanto, más discretos.

Uno de los tratamientos más novedosos y versátiles para mejorar la estética bucal son las carillas dentales, piezas elaboradas en porcelana o composite que se pueden colocar a cualquier edad, en un número determinado de piezas dentales. Sin embargo, antes de decidirse a usarlas, es importante tomar algunas acciones previas que garanticen óptimos resultados, desde la simple limpieza, hasta blanqueamiento dental o alineamiento de dientes, entre otros.

Pero evitar llegar a estos procedimientos es tan sencillo como seguir las recomendaciones de siempre, desde la infancia hasta la edad adulta, para mantener los dientes sanos. Cepillarse de forma correcta, tres veces al día, sustituyendo de forma periódica del cepillo dental, y evitar ingerir alimentos (especialmente dulces) entre comidas.

La disciplina ayudará a evitar que aparezca uno de los principales problemas de salud bucal: la caries. También es recomendable el uso de hilo y enjuague bucal, evitar el consumo excesivo de tabaco, café y vino tinto y otras sustancias oscuras que manchen el esmalte, además de realizar visitas periódicas al odontólogo (al menos dos veces al año).

Tratamientos con carilla: mucho más que una solución estética

Los tratamientos de ortodoncia estética invisible, que se caracterizan por el uso de materiales no detectables a simple vista, se han convertido en los más demandados para corregir problemas dentales. En los casos de mayor complejidad, el especialista optará por los brackets. Sin embargo, el uso de esta técnica no tiene por qué ser traumático, pues existen opciones como los brackets transparentes o de cerámica, del mismo color del diente, que pasan prácticamente desapercibidos. Por otro lado, las carillas dentales son la solución ideal para quienes quieren lucir una dentadura perfecta, pues ayudan a disimular esas imperfecciones que en muchos casos generan inseguridad y disminuyen el autoestima de las personas.

Se ha comprobado que mejorar la apariencia de la dentadura va más allá del tema estético, pues sonreír sin complejos permite elevar la autoestima, aporta mayor seguridad y facilita los procesos de socialización de las personas. En tal sentido, con las carillas dentales se obtiene de forma casi instantánea una nueva dentadura. Se trata de pequeñas láminas que se colocan de forma personalizada en cada pieza dental para “enmascarar” roturas, manchas y otras imperfecciones.

El precio de las carillas dependerá, por una parte, del material seleccionado. Las de composite son más sencillas y no requieren de la intervención del laboratorio dental, mientras que las de porcelana, que vienen en distintas variedades, son un poco más caras. Los tratamientos previos también influyen en el importe total del procedimiento.