Nacional

Premio Anticorrupción 2018 para la denunciante de Gürtel

octubre 26, 2018
Rocío García

author:

Premio Anticorrupción 2018 para la denunciante de Gürtel

Una de las denunciantes del caso Gürtel, Ana Garrido Ramos, técnica del ayuntamiento de Boadilla del Monte, que además sufrió acoso laboral continuado en el ejercicio de su cargo, ha sido distinguida en Copenhague con el premio Anticorrupción 2018 de la ONG Transparencia Internacional (TI).

Un premio que desde el año 2000 premia a la integridad distinguiendo a personas y organizaciones excepcionales en todo el mundo, incluidos periodistas, fiscales, funcionarios gubernamentales y líderes de la sociedad civil.

Daphne Caruana Galizia, también distinguida con el premio de TI que comparte con Garrido, fue una periodista maltesa que puso al descubierto escándalos de corrupción vinculados con políticos poderosos de su país y fue asesinada en 2017 con un coche bomba tras sus investigaciones.

Durante la entrega en la Conferencia Internacional contra la Corrupción, se subrayó que Garrido denunció una campaña de acoso contra ella y descubrió un método de pagos irregulares a cambio de contratos públicos, siendo su testimonio clave para desbancar a Mariano Rajoy del Gobierno el pasado mes de junio.

“Es una labor de reconocimiento a todas las personas que luchan contra la corrupción, y eso moralmente te da muchas fuerzas para continuar. Es un halo de esperanza para otros denunciantes”, declaró la premiada.

Asimismo lamentó que en España no exista una ley que proteja a los denunciantes, “único” país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sin ella, y consideró “fundamental” que se proteja el anonimato de quienes desvelan la corrupción.

Respecto a esto, llegó a reunirse con todos los grupos parlamentarios españoles para crear un proyecto de ley, sin embargo expone que el proyecto está parado, y dice centrar sus esperanzas en la legislación en la materia que ultima la Unión Europea (UE).El Tribunal Supremo confirmó una condena con una indemnización de más de 96.000 euros al Ayuntamiento de Boadilla por el acoso laboral recibido por la denunciante. Una indemnización que según la denunciante en un 80% ha servido para el pago de deudas y costes judiciales ya que estuvo años sin trabajo.

Garrido, prepara una demanda para limpiar su honor y por vulneración a la intimidad contra “medios afines al Partido Popular (PP)” y actualmente se dedica a la venta de bisutería en mercadillos y por internet, lo que todavía no le permite vivir cómodamente.

“He sentido que me he inmolado al denunciar, y se puede denunciar sin inmolarse”, dijo Garrido, quien no se arrepiente de su decisión y señala que si huebiera tenido descendencia “habría tirado la toalla seguro”.

Comentarios