Sociedad

Conoce el paso a paso para reclamar tus derechos tras un despido sin aviso

09/11/2018

Conoce el paso a paso para reclamar tus derechos tras un despido sin aviso

Exige a tu jefe una carta donde notifique la decisión de cesantía y busca asesoramiento de un especialista laboral

¿Has sido notificado de un despido injustificado? Probablemente te sientes desorientado y desamparado, puesto que no sabes cómo proceder ante esta situación. Hoy te ofrecemos una guía del procedimiento legal a seguir en este caso y  detallaremos los derechos del empresario  al respecto. Todos estos consejos son aplicables indistintamente si tu relación laboral era a tiempo  indefinido o bien tenías un contrato temporal.

Exige la notificación del despido por escrito

El primer paso es que te cerciores de que tu jefe te entregue una carta de despido, y por supuesto, tenemos el derecho a conservar en nuestro poder una copia de este documento. Verifica que todo esté correcto, la fecha, las causas del despido y la indemnización o finiquito.

Se recomienda firmarla como “no conforme”, ya que se trata de una decisión unilateral. Si es posible busca dos testigos que avalen el hecho ocurrido y también firmen  en la notificación.

Muchas empresas obvian este deber y prefieren participar la decisión de forma verbal. En este sentido, debes exigir que te notifiquen el despido por escrito.

Esto es sumamente importante porque lógicamente en esta carta se precisan lo motivos alegados por la empresa para interrumpir la relación laboral, y quizá nos servirá como una prueba a tu favor en caso que llegues a un litigio.

Trata de llegar a un acuerdo con la empresa

El siguiente paso es impugnar el despido. Para iniciar este trámite ante el juzgado de primera instancia tenemos un plazo de 20 días hábiles, contados a partir de la fecha del despido. Por lo tanto, es vital que busques el asesoramiento de un abogado especialista en derecho laboral tan pronto como te sea posible.

Si eres objeto de un despido sin aviso, el paso número dos es acudir al centro del Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación de tu localidad. Ten presente que la legislación establece que antes de presentar legalmente la demanda, las partes involucradas, jefe y trabajador, deben pasar por un acto de conciliación y negociación. El fin es propiciar un acuerdo amistoso y evitar la vía judicial.

El centro de arbitraje creará una “papeleta de conciliación” y pautará una fecha y hora para que el trabajador y un representante de la empresa acudan al acto de negociación. Puede suceder que no lleguen a una solución, o bien que el jefe o su representante no hagan acto de presencia este día.

Lapso prudente para demandar ante el juzgado

Si nos encontramos en este punto del conflicto, lo que sigue es introducir formalmente la querella ante el juzgado. Para hacerlo contarás con 20 días hábiles. Es vital tener presente este período porque de pasarnos el plazo perderemos el derecho de reclamar nuestro despido.

Una vez presentada la demanda solo nos queda esperar la fecha fijada para el inicio del juicio. El juez analizará los hechos y las diferentes pruebas presentadas por ambas partes para posteriormente emitir una sentencia.

Consejos útiles para el trabajador

Un tip a tomar en cuenta para futuros empleos es que solicites periódicamente ante la oficina administrativa tus comprobantes o recibos de pago. Guarda los carnets y libretas de cuentas y nóminas. Esto facilitará que el abogado laboralista realice el cálculo justo de lo que te corresponde por tu finiquito en función de tus años como trabajador.

En estos recibos  se puede verificar si la empresa pagaba o no correctamente tus honorarios, horas extras, etc. De determinarse irregularidades en los pagos, esto se puede sumar a la demanda. Aunque no contar con esta documentación, no significa mayor problema. El abogado puede solicitar ante la entidad bancaria los movimientos financieros de tu cuenta nómina para incluirlos en el expediente como una prueba.

Los representantes de Legalis Consulting hacen énfasis en la importancia de contratar los servicios de un abogado laboralista. Vistos en el papel estos litigios aparentan ser fáciles, sin embargo, muchos casos legales se tornan tediosos, extensos y desfavorables para el trabajador por cometer errores en el proceso. Por esta razón, contar con el asesoramiento indicado es clave para hacer justicia ante los recurrentes despidos sin causa justa.