Sociedad

Razones por las que es tan recomendable y beneficioso tener una mascota

12/11/2018

Razones por las que es tan recomendable y beneficioso tener una mascota

Hay quienes tienen muy claro lo que hacen y sus motivos cuando adquieren una mascota, pero también están las personas que lo hacen sin conocimiento o no lo hacen debido a que no conocen todos los beneficios que les aportaría

Hoy queremos poner solución a eso. Para hacerlo, hemos consultado a los expertos “locos por los animales” de Salvajes.es, portal donde sienten auténtica pasión por las mascotas y se esfuerzan por ayudar a sus clientes a proporcionarles la mejor calidad de vida, ofreciendo todos los productos que puedan hacer falta para el cuidado de toda clase de mascotas.

Hemos hablado con ellos para conocer tanto los motivos por los que recomiendan tener mascotas en nuestro hogar, como lo que hemos de tener en cuenta antes de hacerlo y a la hora de escoger qué tipo de animal podrá ser más feliz con nosotros. Empecemos.

Beneficios generales que una mascota aporta a cualquier hogar

Lo primero por lo que preguntamos a nuestros amigos de Salvajes fue cuáles eran las cosas que cualquier persona podía recibir de su mascota. Lógicamente, lo que obtengamos dependerá del tipo de mascota, así como de su personalidad propia y de la nuestra.

Antes de nada, prácticamente cualquier mascota puede beneficiarte mucho a nivel emocional, desde el cachorrito más cariñoso hasta el reptil más indiferente (aunque puede haber cachorritos que sean más independientes y reptiles más pegajosos, como señalamos arriba). Tu mascota siempre será una fuente de compañía y aceptación, ya que nunca va a juzgarte. El grado en que te quiera o exprese ese afecto dependerá de los factores mencionados, pero sea como fuere podrás encontrar la mascota perfecta para tu forma de ser.

Debido a lo dicho, las mascotas ayudan a evitar y combatir la sensación de soledad, los estados depresivos y el estrés, en muchas formas. Pero también tiene otros beneficios, directos e indirectos, relacionados con tu salud y con el funcionamiento de tu organismo.

Numerosos estudios avalan que las personas con mascotas afines a su forma de ser tienen menor propensión a diversos problemas como determinadas dolencias cardiacas, además de producir cantidades elevadas de la conocida como “hormona de la felicidad”.

La salud mental, de la también hemos hablado, recibe otros efectos positivos, derivados no sólo de esa compañía y afecto, sino también del hecho de que al tener la responsabilidad de cuidar de un ser vivo, esto nos ayuda a cuidar la memoria y otras facultades mentales (algo muy valioso durante el desarrollo de los jóvenes, a lo largo de la vida y cuando vamos envejeciendo).

Además, mascotas concretas como determinadas razas de perros que requieren un elevado volumen de actividad hacen que llevemos un estilo de vida activo, lo que resulta muy saludable. E incluso un perro tranquilo necesita salir a pasear con frecuencia y estirar las piernas durante un buen rato (que normalmente puede ir de los 20 minutos a las 2 horas, segun raza, edad y carácter). De nuevo, es importante escoger mascotas compatibles con nosotros, para que humano y animal sean lo más felices posible juntos.

Todo lo mencionado se multiplica debido a que tener una mascota en casa conduce por sí mismo a tentarnos a desconectar un rato para jugar con el animal, sacarlo a algún lugar, acariciarlo o sencillamente pasar tiempo con él.

Las ventajas para los jóvenes aumentan, dado que los niños criados con animales desarrollan sistemas inmunitarios más fuertes, son menos propensos a las alergias, y aprenden con mayor facilidad a respetar a los demás (tanto personas como animales), a comprender los procesos naturales de la vida, a tener una ética bondadosa y a ser responsables conforme van creciendo.

Condiciones a tener en cuenta a la hora de tener mascotas

Al principio hablamos de quienes adquieren una mascota sin detenerse a pensar lo que hacen, y esto es algo muy grave. Existen diversos factores a tener muy en cuenta, siendo el principal y más importante el hecho de que estamos poniendo a nuestro cargo un ser vivo del que habremos de hacernos responsables, al que tendremos que cuidar y respetar. Si piensas que es un juguete, busca juguetes, no animales. Y recuerda también que hay muchas mascotas estupendas esperando ser rescatadas en refugios, protectoras y perreras.

Los siguientes puntos debes tenerlos en cuenta no solo para determinar si puedes hacer frente a la responsabilidad de tener mascota, sino qué tipo de animal podrás cuidar mejor y te hará más feliz. Debes saber muy bien qué animal adquieres, tanto sobre su raza como sobre su personalidad individual. Algunos animales necesitan un tratamiento especial, cuidados concretos o una atención veterinaria y forma de vida específicos. No adquieras un animal al que no podrás cuidar adecuadamente, o los dos terminaréis sufriendo.

El tiempo es muy importante. Unos animales necesitan más que otros, pero debes tener la certeza de que podrás dedicárselo. Los mamíferos, en especial perros, necesitan sentirse acompañados y queridos. Razas especialmente activas requieren ejercicio. Y un largo etcétera.

También suponen un gasto económico ineludible. Necesitarás pagar alimentos, accesorios (correas, juguetes, camitas, jaulas…), revisiones veterinarias fundamentales, y otros posibles imprevistos.

Todo esto viene relacionado con los cuidados diarios que tu mascota necesitará, aparte de la alimentación. Paseos, limpieza, cariño, actividad física…además, debes prever qué harás cuando por ejemplo tengas que viajar o desees irte de vacaciones. Si no te preparas ante estas situaciones, como ya hemos dicho, no tengas mascota.

Esto es solo un pequeño resumen, por lo que te aconsejamos que busques más información acerca de todo lo mencionado. Nuestro último consejo es que si quieres cuidar animales pero tus circunstancias no lo permiten, colabores con una protectora. De este modo podrás hacerlo en la forma y medida que te sea posible, y tanto los animales como los miembros de la protectora te lo agradecerán mucho.