Sociedad

La sanación a través de la Biblia

13/11/2018

La sanación a través de la Biblia

Hay eventos en la vida que se escapan de las manos haciendo que la persona se sienta abandonada, desolada y sin una salida a su padecimiento. Este es el caso de las enfermedades cuando llega a pensarse que lo que está sucediendo es injusto.

Dios deja sentir su presencia en los momentos más difíciles de la vida para dejar en claro que él es el único que tiene el control de todo lo que pasa alrededor de las cosas. Y es quien puede dar la fortaleza necesaria para enfrentar con entereza todo lo que pueda estar ocurriendo.

La oración puede ayudar a sanar

Padecer una enfermedad, ya sea física o mental, nunca es una razón para hacer acusaciones sobre lo justo o no de dicho padecimiento. Es en estos momentos cuando se debe recurrir a la oración para a través de ella encontrar la fuerza y fortaleza que solamente Dios puede dar para enfrentar una situación de este tipo.

Se debe tener en cuenta que hacer oración por los enfermos es un mandato dado por el Señor Jesús, quien ordenó a todos sus discípulos hicieran lo mismo que él, predicando su mensaje y probándolo a través de milagros que incluían la sanación de los enfermos.

No importa cuál pueda ser el padecimiento por el cual se esté pasando, son muchas citas biblicas de sanidad para los enfermos, las cuales pueden ayudar tanto a los familiares como al mismo paciente a enfrentarlo y tener la fe necesaria, para creer que será curado por la gracia divina de Dios.

Se han llevado a cabo estudios médicos a través de los cuales se ha podido determinar que la oración puede llegar a curar a un enfermo, así como que el simple hecho de creer en Dios, ayuda a la gente a vivir más feliz y saludable, pudiendo de esta forma vivir por más tiempo. Los que creen en Dios nunca han tenido ninguna duda de que la oración tiene el sagrado poder de sanar y a esto se une el que los científicos han concluido que la oración, tiene un poder curativo que no se puede negar.

Uno de los recursos más importantes con los que puede contar un enfermo y las personas que lo acompañan para lograr un ambiente de paz es la oración, y es a través de su ayuda que se lograr conocer y descubrir la voluntad de Dios.

¿Cuándo se debe hacer una oración de sanación?

Una oración de sanación es toda aquella súplica que se hace pidiendo ayuda a Dios cuando se está teniendo un problema de salud, ya sea por enfermedad, dolencias de cualquier tipo, cuando un amigo o familiar está mal de salud o por cansancio. Es en esos momentos cuando se necesita ayuda de Dios. Él siempre está presente para dar su asistencia, dando una pronta solución.

La oración de sanación se puede hacer en cualquier momento, siempre que se tenga la necesidad de sentir el divino apoyo de Dios para que él interceda y le devuelva la salud a quien padece una enfermedad. Es así como siempre que se considere oportuno se puede realizar una oración de sanidad.

No importa a qué hora se haga la oración de sanación, solamente se debe procurar hacerla en un lugar tranquilo y sereno, donde la mente logre encontrar la concentración que necesita.

La oración se puede hacer de diferentes formas, ya sea en solitario o en grupos que se pueden encontrar enmarcados dentro de una organización religiosa. De igual forma, esta se puede realizar cuando se busca un resultado específico o simplemente sin tener un objetivo para ello. A través de la oración, las personas pueden pedir por sí mismas o por otras personas.

La oración de sanación por los enfermos siempre ha estado presente en la vida del hombre, en los hogares, hospitales e iglesias. Se debe solicitar al presbítero la unción y la eucaristía para ayudar al enfermo a vivir con la enfermedad que está padeciendo, ya que esto es una unión y relación muy importante del enfermo con su fe.

No es recomendable usar la oración como único tratamiento para las enfermedades graves, así como no debe posponerse la consulta con un profesional de la medicina. En ocasiones las creencias religiosas se ven enfrentadas con los enfoque médicos, razón por la cual es recomendable el que existe una conversación entre el paciente y el médico que lo atiende.