Sociedad

Patinetes eléctricos y hoverboards, las nuevas modas urbanas que han llegado para quedarse

21/11/2018

Patinetes eléctricos y hoverboards, las nuevas modas urbanas que han llegado para quedarse

Los patinetes eléctricos y los hoverboards han llegado a las ciudades para quedarse y no parece que sean una moda urbana pasajera, sino todo lo contrario, ya que se están convirtiendo en el medio de transporte más popular tanto de las grandes como de las pequeñas ciudades.

 

Estos innovadores vehículos conforman la categoría de los vehículos de movilidad personal (VMP) que están sustituyendo el uso de los coches para moverse por la ciudad y han surgido como la perfecta alternativa para desplazarse sin generar impacto medioambiental, uno de los principales retos de las ciudades para luchar contra la contaminación y para innovar la forma de movernos de manera sostenible pero, ¿de dónde surge la moda de estos patinetes?

Los orígenes del patinete eléctrico y del hoverboard

Fue en los años 80 y, sobre todo, en los 90 cuando la moda del skate marcó a las generaciones más jóvenes, en su cultura y en la forma de desplazarse. El monopatín se convirtió en todo un símbolo entre lo más jóvenes, que pronto desarrollaron toda una cultura alrededor de este elemento, siendo muy popular en numerosas películas y series de televisión, y es que, de algún modo, lo futurista del patinete de Marty McFly en la película Regreso al Futuro recuerda a los hoverboards que hoy podemos ver en las calles de nuestras ciudades.

Pero no solo fue en esta película que empezamos a ver lo que eran los indicios de la popularidad del patinete o el monopatín, iconos culturales tan míticos como Bart Simpson o Christian Slater en “Al filo del Abismo” son un claro ejemplo de la importancia que tiene el monopatín en nuestra cultura.

Lo que comenzó como una moda urbana se ha convertido en una gran revolución para la movilidad en las ciudades, puesto que el uso de los patinetes y los patinetes ha evolucionado y, unido a la innovación tecnológica, estos son los medios de transporte eléctrico más eficientes y cómodos que todo el mundo puede utilizar para desplazarse.

Su auge en las grandes ciudades

No es de extrañar que, debido a todas sus características y ventajas, los patinetes eléctricos y hoverboards se han instalado en todas las grandes ciudades de España como Madrid, Barcelona o Valencia, aunque también está pegando con fuerza en lugares como Aragón, donde crece el número de ciudadanos que utilizan estos vehículos para desplazarse habitualmente.

Las ciudades han entendido que estos pueden suponer el medio perfecto para aliviar el tráfico en las ciudades y fomentar una movilidad más sostenible y, por este mismo, cada vez vemos más regulaciones a favor de estos medios de transporte, los cuales conquistan a un mayor público y parece que estas Navidades todo el mundo va a comprar un patinete eléctrico como una buena inversión para empezar a ahorrar tiempo en los desplazamientos urbanos.

Estamos comprobando como los coches empiezan a perder terreno en las grandes ciudades, ya que se prioriza más el espacio público, esto es una clara consecuencia de la voluntad por crear ciudades más limpias y sostenibles. Es cierto que todavía nos encontramos en un momento de transición, donde lo que era un símbolo de la cultura urbana se ha presentado como la perfecta solución para moverse por la ciudad de manera rápida, cómoda, sencilla y, lo más importante, sin llenar de polución el aire que respiramos.

 

¿Por qué es una moda que se va a quedar?

Todo el tema de los patinetes eléctricos y de los hoverboards es demasiado reciente para poder determinar si es una moda pasajera o una nueva forma de movilidad que va a seguir creciendo, no obstante, son muchos los que se decantan por el segundo escenario, puestos que estos vehículos tienen una gran lista de ventajas y beneficios para sus usuarios, y todos los que los prueban quedan muy satisfechos, incrementando su uso habitual.

 

Tanto los patinetes como los hoverboards son el futuro de la movilidad urbana, ya que presentan beneficios tanto para los usuarios como para la ciudad en todo su conjunto. Son medios de transporte que no ocupan espacio, ya que lógicamente son más pequeños que las bicicletas y los usuarios pueden desplazarse con ellos por todos los espacios, pudiendo plegarlos para moverse con ellos por el transporte público u otros espacios públicos.

Permiten alcanzar una velocidad máxima de cerca de 30 km/hora, por lo que se pueden usar para atravesar toda la ciudad y llegar al trabajo sin sudar y sin estar cansados por haber realizado un gran ejercicio físico. Su uso es sencillo cómodo, por lo que cualquier persona lo puede utilizar, además es muy fácil recargarlos, lo que también sale muy económico de precio. Todas estos motivos conforman las bases de la previsión de estos medios de transporte como el futuro de las ciudades.