Sociedad

Consejos para un regalo perfecto

18/12/2018

Consejos para un regalo perfecto

Hay muchas formas de transmitir emociones y sentimientos. Cuando hacemos regalos, estamos diciendo cuánto amamos y valoramos a una persona.

A la mayoría de nosotros nos gusta recibir regalos, porque significan que somos importantes para alguien. De igual manera, cuando somos nosotros quienes hacemos los regalos, queremos causar la misma impresión. El objetivo es provocar sentimientos como cariño, amor, gratitud, alegría, etc.

Pero hacer regalos no es una tarea sencilla. Es una labor que exige mucho tiempo. Podemos dividir en tres las fases que conlleva la acción de regalar: pensar, buscar y preparar.

Pensar

Un regalo no puede ser cualquier cosa. Si queremos que éste genere unas emociones específicas, debemos invertir tiempo en pensar. Pensar en la persona que lo va a recibir. Para ello, tenemos que tomar en cuenta los gustos personales, la utilidad de las cosas y el valor sentimental de las mismas.

Por ejemplo, si pensamos en regalos para mi novio, debemos tener en cuenta datos como sus aficiones, trabajo, etc. Resulta muy práctico hacer un listado con este tipo de información. Cuanto más extenso sea éste, más fácil resultará dar con el regalo indicado. Este tipo de ejercicios nos ayudan a descartar los que sean inútiles y carentes de sentido. De esta forma evitaremos proyectar una imagen distorsionada y errónea del valor que damos a la relación.

Un aspecto muy relevante es pensar en la utilidad de las cosas. Aunque los perfumes, las flores y los libros no pasen de moda, no significa que éstos siempre sean los regalos idóneos. Valorar las necesidades del momento es uno de los factores que determinará la calidad del regalo.

Puede que haya ocasiones en las que desconocemos las necesidades reales de la otra persona. Por ejemplo, las de un familiar que hace mucho tiempo que no vemos, un compañero de trabajo o un vecino al que apreciamos mucho. Para estas ocasiones, resulta muy práctico consultar a quienes sí conocen esta información. Por ejemplo, a sus familiares más cercanos. Seguro que estos datos nos ayudarán a encontrar algo que resulte práctico de verdad.

El precio del regalo no determina el éxito del mismo. Algunos piensan que cuanto más caro sea éste, más emociones positivas generará en la persona receptora. Pero pensar así es un error. Los regalos no se miden por el coste, sino por su valor sentimental. Por ello, tomarse tiempo para pensar en el regalo ha realizar es un factor muy importante.

Buscar

Una vez que hemos decidido qué regalo hacer, tenemos que salir a buscarlo. Esta fase del proceso puede resultarnos complicada. Por ejemplo, si pretendemos buscar detalles para mi novio en una tienda física, puede que invirtamos mucho tiempo, horas e incluso días y no demos con el producto pensado. Por ello, debemos acudir a plataformas que nos ahorren toda esta inversión.

Las tiendas online son la elección perfecta. En internet no existen impedimentos para desplazarse, es una de las grandes ventajas sobre las tiendas físicas. No tenemos porqué limitarnos a curiosear sólo en las tiendas de nuestro barrio. La web pone a nuestra disposición casi todas las tiendas y productos del mundo. Lo único que debemos definir es el artículo a buscar.

Preparar

Finalmente, debemos hacer los preparativos necesarios para que la entrega del regalo sea en el momento y lugar preciso. Esta fase del proceso es igual de importante que las anteriores. De nada vale que hayamos pensado y encontrado el regalo perfecto, si no llega a tiempo o no encontramos el momento ideal para hacer la entrega.
Tener en cuenta las diferentes fases mencionadas aumentará la emoción de la ocasión. Nos ayudará a conseguir el objetivo de hacer felices a las personas que amamos y valoramos tanto.