Sociedad

Zooterapia, cuando el amor alivia

18/12/2018

Zooterapia, cuando el amor alivia

La zooterapia es una actividad en la que se usan animales para tratar algunas afecciones como el autismo, discapacidad motora, deterioro cognitivo y muchas otras. Se trata de aprovechar el vínculo natural que se forma entre el ser humano y estos seres para generar una mejora en la condición.  También es conocida como Terapia Asistida con Animales (TAA), los participantes en estas terapias reportan desde reducción del estrés y aumento en la autoestima hasta mejoras en las condiciones clínicas. Son coadyuvantes en los tratamientos convencionales.

Equinoterapia

También llamada terapia asistida con caballos, es muy beneficiosa para personas con problemas motrices. A estos pacientes se les enseña como montar un caballo, ya que el movimiento rítmico del animal transmite impulsos a la zona de la pelvis, mejorando el tono muscular y desarrollando el movimiento coordinado. Otro aspecto que incide en la motricidad es la transmisión de calor corporal, el caballo transmite alrededor de 38ºC de temperatura, lo que ayuda a relajar la musculatura, los ligamentos y mejora la circulación sanguínea. La actividad provoca un cúmulo de experiencias sensoriales, el efecto de impulso hacia adelante y la seguridad de que dominas al caballo mejora la confianza y la autoestima, permitiendo que otros procesos se desarrollen; por ejemplo, la atención, la afectividad, la capacidad visual y la sensibilidad táctil. La sinergia que surge entre el terapeuta, el paciente y el caballo mejora la condición psicológica y propicia una mejor integración social y familiar.

Caninoterapia

También llamada canoterapia, es la utilización de perros adiestrados para rehabilitación de personas con dificultades motoras, discapacidad mental o problemas emocionales. Para ello, se emplean diferentes razas de perro, las más populares son el golden retriever y el chihuahua, cada una se utiliza de acuerdo al objetivo que se busque. El especialista debe diseñar las actividades para cada paciente de acuerdo a la habilidad que quiera desarrollar. Puede ser lanzar pelotas, rodar por una colchoneta, caminar o correr al lado del animal, lo importante es que a través del vínculo afectivo que surge con el perro, el paciente  logra un mejor desempeño y mejora significativamente. Todas estas actividades deben ser supervisadas y el animal debe estar apropiadamente entrenado.

Gatoterapia

Los beneficios de la compañía de un gato son básicamente psicológicos, muchos terapeutas recomiendan a las personas que viven solas que adquieran uno. Hay muchas razas para escoger, por ejemplo el bengalí o bengala, tiene la característica de que su piel se asemeja a la del leopardo. Hay páginas para consultar el precio gato bengali y todas sus características. Es una raza de gran belleza, son muy sociables, hiperactivos y curiosos los que los hace ideales para actividades lúdicas. Establecen una alta conexión con el ser humano, fortaleciendo la autoestima y seguridad de su dueño, suelen seguirlo a todas partes y acurrucarse a su lado. A nivel terapéutico, el solo hecho de acariciar uno de estos animales aumenta la producción de oxitocina, incrementando el bienestar general, además puede bajar la presión sanguínea y el pulso, contribuyendo a reducir el estrés. Lepardland Bengals es un reconocido criadero de esta raza, referencia mundial por la gran calidad de sus ejemplares.

Ajolote mexicano

El ajolote mexicano está en peligro crítico de extinción, y aunque no participa en ninguna terapia asistida con animales, tal vez sea la clave en un tratamiento efectivo para curar o tratar el mal de Alzheimer. Por lo tanto, es vital preservarlo para el bien de la humanidad. Este animal tiene una característica muy peculiar y es que tiene una alta capacidad de regeneración, no solamente restablece partes de su cuerpo sino que llega a regenerar la columna vertebral y hasta el cerebro. Es por esta razón que ha sido objeto de estudios científicos, con el fin de determinar el proceso que le permite esa habilidad y la manera en que las terapias para tratar a pacientes con demencia se puedan beneficiar de ello. El ajolote mexicano es una especie de salamandra de unos 15 cm de largo, tiene tres pares de branquias que sobresalen de su cabeza, vive en el agua, y puede ser criado en acuarios como mascota.