Viajes

Un paseo inolvidable por Tarifa

febrero 1, 2019

Un paseo inolvidable por Tarifa

No hace falta trasladarse a los destinos más codiciados para vivir unas vacaciones inolvidables. Una región con pocos habitantes esconde tesoros para el sosiego y confort de unos pocos. Por eso descubrir destinos inexplorados hace que la experiencia sea mucho más gratificante. Es el caso de la ciudad situada más al sur de Europa: Tarifa, en la provincia de Cádiz, Andalucía. Una ciudad pequeña que seduce por sus playas, vistas, castillos y fauna marítima.

Hospedaje y planes bajo el sol

Buscar la aventura hoy día no puede ser más sencillo, solo hace falta tomar un avión, tren, autobús, o si es de los que prefieren conducir hasta el territorio anhelado desde hace mucho tiempo atrás. Tarifa puede ser una gran opción porque aparte de ser una ciudad estratégica y la bisagra entre Europa y África, esconde secretos como una fauna marítima singular. En este sentido, la ciudad ofrece una variada oferta de hospedaje, pero si quiere sentirse la experiencia de formar parte del lugar, lo mejor es elegir un hostal Tarifa.

Pero, ¿por qué un hostal? porque visitar Tarifa lo que implica es visitarla, no descansar en ella. Los hostales en Tarifa suelen estar ubicados en zonas históricas que empapan al turista de aires del sur y le hacen mimetizarse más con una localidad tan acogedora como cultural. Además, conocedores de que las opciones para el cliente son variadas, el afán por mostrar la mayor comodidad posible aunado a una atención satisfactoria, los hostales se presentan como una gran alternativa para el alojamiento.     

Se diferencian de las grandes cadenas hoteleras por ofrecer verdadera calidez al turista. Con todos los servicios y sobre todo un trato agradable para disfrutar de los mejores días de descanso. A eso se agrega las vistas a la ciudad y el mar que invitan al visitante a realizar largos paseos por playas de arena blanca durante el atardecer, y asimismo permitan vislumbrar algunas construcciones que datan de siglos atrás.

Sobre todo por la arquitectura de la ciudad, la cual se destaca por sus edificios encalados y calles angostas, muy características del casco antiguo de los pueblos de Andalucía, con la libertad de caminar de un lado a otro sin necesidad de trasladarse con un vehículo.

Castillos con tradición

Un buen plan resulta al programar un día de paseo por estas edificaciones medievales que invitan no solo a empaparse en la cultura sino a viajar en una especie de cápsula del tiempo en la ciudad también conocida como Punta Marroquí, separada únicamente por 14 kilómetros de Marruecos.  

  • Una de las construcciones es el castillo de Guzmán El Bueno. Fue construido durante la ocupación liderada por Tarif Abu Zara en 710 aC, pero debe su nombre a Alonso Pérez de Guzmán debido a las hazañas que realizó para que la población quedara de una vez por todas bajo resguardo castellano.
  • El castillo de Santa Catalina es mucho menos conocido, pero no está de más acercarse. Aunque fue construido en el siglo XIX, en el siglo XVI el espacio estuvo ocupado por una ermita. Durante la II Guerra Mundial sirvió de fortín y almacenamiento de armas. Aunque en la antigüedad ambas edificaciones tuvieron un fin estratégico y de protección, hoy son verdaderos miradores hacia la paz que ofrecen las aguas del mar Mediterráneo y el océano Atlántico.

Si olvidar echarles un vistazo a las iglesias construidas sobre mezquitas (iglesias de Santa María y Santiago), vestigios de un pasado sincrético, y también detenerse en la mítica Puerta de Jerez, una de las tres que cercaron a esta ciudad tan codiciada.

Fauna y geografía que seduce

Ha llegado la hora de disfrutar por completo de las playas de arena blanca, por lo que durante el segundo y tercer día de estancia en Tarifa dejarse cobijar por la Playa de Los Lances, tumbarse en compañía de un buen libro en la Isla de Las Palomas o descubrir el Parque Natural del Estrecho pueden ser una gran alternativa.

La playa de Los Lances es especial para aquellos fanáticos de deportes acuáticos como el surf, windsurf o kitsurf. Pero si estos deportes son demasiados arriesgados, se puede navegar para observar la variedad de especies marinas como: ballenas, cachalotes, delfines y orcas. No habrá un mejor recuerdo al viajar en familia que capturar con una fotografía ese instante en medio del mar cuando se asoman las ballenas u otra de estas especies, y se percibe desde muy cerca el gran espectáculo de la naturaleza.

Tarifa no tiene nada que envidiarle a cualquier otra ciudad turística y es más que atractiva por su cercanía con ciudades vecinas como Tánger. De esta manera el viajero sin pensarlo mucho puede estar en dos continentes durante el mismo día, pero vivir experiencias que difícilmente puedan repetirse.

Comentarios