Sociedad

Pocería sin zanja, qué es y sus beneficios

18/02/2019

Pocería sin zanja, qué es y sus beneficios

Tener que pasar por el centro de la ciudad de Madrid y encontrarse con obras puede causar muchas molestias. Gracias a la nueva técnica en pocería que evita tener hacer zanjas, estas obras de saneamiento pueden tener los días contados.

 

Durante mucho tiempo se ha sufrido el problema de tener que caminar por calles totalmente levantadas por obras, o no poder pasar con el coche por ellas teniendo que realizar grandes cambios de sentido y giros para conseguir llegar al lugar de trabajo. Todo esto debido debido a la rotura o la limpieza de las tuberías y redes de saneamiento.

Tener que cambiar la ruta de acceso a lugares públicos, casi no poder llegar hasta la puerta de casa, tardar más tiempo en llegar al trabajo; todo eran inconvenientes. Pero ahora, gracias a esta nueva técnica de poceria Madrid, no serán más una ratonera.

En qué consiste la pocería sin zanja

Es evidente que uno de los grandes problemas que había al tener que llegar hasta las redes de saneamiento cuando se rompen o hay que limpiarlas, es que se encuentran debajo del suelo y puede ser costoso llegar hasta ellas.

Para conseguirlo, era necesario abrir el suelo mediante zanjas que provocaban una multitud de molestias a todo el mundo. Pero gracias a este técnica revolucionaria, ya no será necesario tener que hacer obras para llegar hasta tuberías, saneamientos y otras redes para poder repararlas, cambiarlas o limpiarlas.

Cómo se trabaja sin zanjas

Algunos pensarán que trabajar sin abrir zanjas, es decir, realizar obras, no es posible. Es necesario abrir para poder llegar hasta el sistema de saneamiento que hay que rehabilitar. Pero las empresas de pocería que utilizan esta técnica, no necesitan de obras con todos los problemas que ello conlleva, como tener que cerrar calles al tráfico, dificultad para caminar por ellas, muchas horas de retenciones y demás.

Quienes trabajan sin utilizar zanjas se valen de otros huecos que ya están abiertos para poder acceder a las zonas que deben limpiar. Gracias a los mejores equipos de última tecnología junto con profesionales bien formados en esta técnica, es posible evitar tener que realizar una obra cada vez que sea necesario acceder a los pozos.

Los equipos que se usan

Para poder realizar inspecciones, reparaciones y limpieza de tuberías del sistema de saneamiento, es necesario contar con lo último en tecnología.

Encontrar un fallo en la tubería resulta complicado cuando no se puede ver rápidamente. Para no tener que hacer obra, es necesario contar con una buena cámara CCTV que permita encontrar la avería gracias a la imágenes que devuelve. Esta cámara permite llegar hasta la red de saneamiento y realizar un diagnóstico que permite una clara visión del trabajo que hay que realizar.

En caso de una rotura, se puede utilizar un sistema con manga que permite hacer una nueva tubería dentro de la que está estropeada sin causar molestias. Esta es una de las mayores ventajas de realizar estos trabajos sin tener que abrir zanjas.

El trabajo se hace mucho más rápido, lo que también ayuda a ahorrar. La tubería puede ser usada inmediatamente después del trabajo, sin tener que esperar. Y se usan materiales de alta calidad y que respetan el medio ambiente.

Pero no siempre el problema es una rotura, puede ser que algo esté obstruyendo la tubería y no permita que el caudal circule como es debido. En estos casos, tras utilizar la cámara para encontrar el problema, se usa una máquina fresadora de tuberías que elimina el obstáculo y permite que la tubería haga su trabajo.

Los beneficios de trabajar sin el uso de zanjas

Las ventajas de poder trabajar sin tener que utilizar zanjas son varios. En primer lugar, y el más beneficioso para todos, es que las molestias son mínimas porque el trabajo se hace rápidamente.

No causa problemas de ruidos, no se levanta mucho polvo y casi se puede acabar con las retenciones de tráfico que una obra suele provocar. Todo esto se convierte en ahorro tanto de tiempo como de costes.