Sociedad

Profesionales de nutrición desmontan los falsos mitos de la alimentación

marzo 14, 2019

Profesionales de nutrición desmontan los falsos mitos de la alimentación

Creencias populares que hacen más mal que bien a la hora de adelgazar siguiendo una dieta.

 

La cultura popular siempre provoca que determinados sectores de la población, por no decir grandes, den por sentadas ciertas máximas que no tienen por qué ser veraces. En el término de la salud, siempre se ha dicho que, para mantener una vida saludable es importante realizar una buena combinación entre alimentación y ejercicio, y es algo completamente cierto.

 

No obstante, requiere que se hagan ciertos matices. Hay una serie de normas establecidas en toda la ejecución de dietas y el planteamiento de rutinas alimenticias que chocan directamente con la realidad. De hecho, son mentiras que provocan un mayor perjuicio que beneficio a todos aquellos que, bien por cuestiones de salud o bien por razones estéticas, cambian por completo su forma de comer buscando algo más saludable y bueno para su organismo.

 

Hay mucho mito en todo lo relacionado con la alimentación, y eso es algo que han podido dejar muy claro los expertos en nutrición reunidos en el I Encuentro #EntreNosotras. Las falsas creencias y las falacias que, en general, acompañan al campo de la nutrición han quedado desmontadas gracias a las declaraciones de este grupo de profesionales que se han reunido para dejar claro cuánto hay de cierto y cuánto de falso en todo ese conocimiento popular al que tanto se acude para hablar de alimentación.

 

Las verdades y las falsedades de las dietas saludables

 

El punto de partida que dejan claro estos expertos es que es totalmente fundamental que la variedad de nutrientes esté garantizada en cualquier dieta. En este sentido, se alinean por completo con lo que aseguran los responsables del portal especializado GUIADESUPLEMENTOS, que también perfilan un poco más las declaraciones asegurando que se debe garantizar la cobertura mínima de minerales necesarios para nuestro organismo, como también de las vitaminas que necesitamos para nuestras funciones vitales.

 

Más allá de eso, y adentrándose en el campo de las falsedades, la primera es una que desmonta por completo toda una línea de productos que podemos encontrar en supermercados y establecimientos especializados. Los alimentos de tipo “light” no engordan menos que los normales. Se etiquetan así por contener una cantidad de calorías inferior al 30% con respecto al producto del que provienen, pero eso no indica que se puedan comer grandes cantidades sin engordar, un error en el que caen muchos consumidores a diario.

 

De ese desmentido se pasa a otro también bastante contundente. Por mucho que se cuenten las calorías de los alimentos, esto no ayuda ni a mantener el peso ideal ni a adelgazar. Más importante que la cantidad de calorías es el alimento del que estas provienen, ya que contiene otro tipo de sustancias que hacen mucho más por el organismo, tanto para bien como para mal.

 

Las falsas verdades se agolpan si se siguen analizando las declaraciones que estos expertos nutricionistas han lanzado. De hecho, tanto la afirmación de que los productos integrales tienen menos calorías que los blancos, como la de que la miga de pan engorda mucho más que la corteza, son también mentiras que suelen tomarse como verdades a la hora de hablar de comida.

 

De hecho, insisten en la total ineficacia de las dietas milagrosas. Perder 5 o más kilogramos en una semana por cambiar la alimentación es imposible si realmente se quiere mantener esa pérdida, ya que las dietas que consiguen esto vienen acompañadas de un efecto rebote que no solo recupera lo perdido, sino que también aumenta aún más el peso de la persona que ha seguido dicha rutina alimentaria.

 

Tampoco es cierto el hecho de que es necesario beber dos litros de agua diarios, además del falso mito de que el agua embotellada es más saludable que la de grifo. La primera es una afirmación que deja a un lado todo el agua que se acumula en los alimentos que ingerimos, cosa que reduce la cantidad que se debe beber; la segunda mira directamente a cada localidad, ya que cada una cuenta con un sistema de tratamiento y almacenamiento distinto, lo que puede propiciar que el agua sea realmente buena, incluso cuando procede de las tuberías.

 

Sus palabras son unas que dejan muy claro que los mitos están demasiado presentes en todo lo relacionado con la alimentación. La falsa información se extiende por muchísimos sectores, y el de la nutrición no se libra de su presencia. Es importante recurrir a la información que propician nutricionistas para tener un criterio acertado y preciso a la hora de establecer unas rutinas alimenticias saludables y realmente beneficiosas, ya que todo lo demás es moverse por un terreno repleto de incertidumbre y de afirmaciones poco acertadas.

 

La comida es sumamente importante, y más cuando se tiene en cuenta todo lo que influye en la salud y el bienestar de las personas.

 

Comentarios