Sociedad

La ayuda a domicilio para personas mayores, una alternativa a las residencias

29/03/2019
Foto del avatar

author:

La ayuda a domicilio para personas mayores, una alternativa a las residencias

A todos nos llega un momento en la vida en la que la edad comenzará a pasar factura y necesitaremos de cuidados y de una mayor atención para poder vivir con dignidad. Si bien es algo indeseado por todos lo cierto es que hay que asumirlo, especialmente cuando vemos que familiares cercanos comienzan a necesitar este tipo de cuidados.

Asumir la vejez de un ser querido nunca es fácil, pero llegado el momento lo mejor es actuar pensando en su bienestar físico y emocional. Lo cierto es que a día de hoy no faltan opciones para el cuidado de las personas mayores, y es que existen cientos de residencias para personas mayores en todos los rincones del país. En cualquier caso existen opciones mucho menos invasivas y que a los mayores les supone un menor trastorno, hablamos del cuidado en casa para personas mayores.

El cuidado en el domicilio por profesionales: una alternativa en auge

La profesionalización del servicio de cuidado de mayores está contribuyendo a que el número de personas mayores en residencias haya bajado en los últimos años. A día de hoy es posible el cuidado de personas mayores en sus propios hogares de la mano de profesionales del sector de la ayuda a domicilio, profesionales que cuentan con la formación y la experiencia suficientes para atender a las personas mayores en sus propios domicilios. El cuidado de ancianos en casa es muy beneficioso para ellos, y por ello suelen preferir la atención en casa frente a otras opciones como las residencias.

Este tipo de servicios se pueden contratar de múltiples formas diferentes en función de las necesidades que tenga la persona mayor. Es posible optar por una cuidadora interna para garantizar su cuidado 24 horas al día pero lo más habitual es optar por servicios de unas determinadas horas al día para atender todas sus necesidades en caso de que no se encuentren incapacitados por completo.

El servicio especializado en el cuidado de personas mayores incluye diferentes acciones cotidianas necesarias para que estén perfectamente cuidadas y atendidas. Por ello se incluye el aseo personal (duchas, baños, cambios de pañales, prevención de úlceras…), movilidad del anciano (pequeños paseos en función de su capacidad), acompañamiento tanto en el hogar como en visitas médicas, rehabilitación o en el hospital, alimentación (compra, elaboración e ingesta) y todas aquellas labores domésticas necesarias, como la limpieza del hogar o el cuidado de la ropa del anciano.

Este buen número de servicios prestados junto con la profesionalización del servicio, ya que se suelen encargar cuidadores titulados, está detrás del gran auge que está experimentando en los últimos años. Opciones como las residencias han pasado a un segundo plano, y es que no hay nada mejor para el anciano y su bienestar que estar en su propio hogar perfectamente atendido en lo que necesite.

Beneficios a nivel emocional

Aunque ya hemos visto el buen número de beneficios a nivel del hogar y de su cuidado físico, lo cierto es que la atención en casa para personas mayores resulta para ellos muy beneficiosa también a nivel emocional. No son pocos los casos de personas mayores que entran en situaciones depresivas cuando son trasladados a vivir a una residencia de mayores. Los sentimientos más habituales son la sensación de que son un estorbo para su familia o que ya no son capaces de valerse por sí mismos, algo que afecta a su autoestima y que hace que pierda la ilusión.

Las personas mayores que reciben sus cuidados en casa se sienten más cómodas, y es que además están en un entorno conocido que les evita situaciones de estrés o de ansiedad, algo también muy frecuente en las residencias donde cambian de cuidadoras constantemente y donde no conocen a nadie. Por tanto, el cuidado de mayores en el hogar no solo resulta beneficioso para ellos a nivel físico o de tareas domésticas sino que les ayuda a seguir sintiéndose vivos y alegres de estar en su casa de toda la vida.

Es por ello que la ayuda a domicilio se ha convertido en un servicio muy demandado, tanto por las propias personas mayores como por sus familiares, y es que su flexibilidad y la gran cantidad de cuidados que pueden proporcionar les permite vivir con mayor tranquilidad y con la satisfacción de haber tomado la decisión más acertada.