Salud

Cuatro medidas para conseguir un buen estado de salud

16/04/2019

Cuatro medidas para conseguir un buen estado de salud

Procurar un buen estado de salud es fundamental para desarrollar las distintas actividades diarias. Para ello, estar en una buena forma física y tener unos hábitos saludables de vida, son requisitos indispensables. Pero, a pesar de los esfuerzos por mantener una buena vitalidad, puede que surjan situaciones inesperadas que hagan necesaria la intervención de los servicios médicos. Para estas ocasiones, es obligatorio tener las tarjetas sanitarias actualizadas, y de esta manera, poder acceder a las coberturas universales.

Cuidar la salud personal es responsabilidad de cada individuo. Por ello, resulta necesario examinar los distintos hábitos de vida y valorar cuáles necesitan ser suprimidos, modificados o conservados. El análisis debe realizarse sobre cuatro aspectos fundamentales que inciden en el desarrollo de las actividades diarias: la alimentación, el ejercicio, el descanso y la asistencia sanitaria.

La alimentación

Los cuerpos tienden a envejecer a medida que pasan los años, revertir los efectos de este fenómeno resulta imposible, pues la edad avanza sin pedir permiso. Pero, lo que sí se puede conseguir, es mitigar las consecuencias de este proceso, lo que en la actualidad se conoce como rejuvenecer.

Para alcanzar este propósito, es importante recordar que los efectos rejuvenecedores se consiguen desde dentro del organismo hacia afuera, de ahí que se ratifique la expresión de que somos lo que comemos. La alimentación cumple un papel fundamental en la conservación de la salud y la vitalidad de un cuerpo. Se deben evitar la ingesta de alimentos procesados y aumentar el consumo de verduras, alimentos altos en colágeno y en vitamina C.

El ejercicio

Seguir una buena dieta es esencial para disfrutar de un estado óptimo de salud, pero siempre debe ir acompañada de una buena rutina de ejercicios fisicos. No importan ni la edad ni el género, pues el deporte es una terapia que puede ser adaptada a cada situación particular.

Los beneficios de practicar deporte, de manera moderada y regular, se pueden clasificar en dos grupos: los físicos y los psíquicos. En referencia a los primeros, cabe destacar el efecto positivo para el sistema cardíaco, pues consigue regular la presión arterial. También, se pueden alcanzar resultados positivos a nivel muscular, pues se consigue desarrollar un mayor volumen y potencial de éstos. A su vez, se reduce el peso y el volumen corporal, algo que mejora la calidad de vida significativamente. Y haciendo alusión a los efectos a nivel mental y emocional, mencionar que una buena rutina de entrenamientos contribuye a mejorar la autoestima, reducir el estrés e impulsar la producción de dopamina, sustancia que contrarresta los efectos negativos de la depresión.

El descanso

El cuerpo es un organismo muy inteligente, capaz de recuperarse a sí mismo. Este proceso de reparación se produce cuando el cuerpo está descansado, mientras el ser humano duerme. Por ello, procurar tener un buen sueño es una necesidad fundamental, con ese objetivo, disponer de una cama ortopedica es la mejor solución.

Estas camas garantizan una completa adaptación a los diferentes cuerpos humanos, de ahí que se denominen también como ergonómicas. Facilitan el posicionamiento óptimo para disfrutar de un buen descanso y mantienen la postura durante todo el período que dure el descanso. Son herramientas que fomentan la eficiencia de un sueño reparador.

La asistencia sanitaria

Aparte de los esfuerzos personales, es importante contar con una buena cobertura médica para cualquier situación que pueda presentarse. A nivel nacional, la seguridad social garantiza esta atención sanitaria básica, tanto para quienes son residentes permanentes como para los temporales en el país. Pero, ¿qué ocurre si sucede algo mientras se está fuera de las fronteras, en algún estado perteneciente a la Unión Europea? La respuesta se encuentra en la web de la tarjeta sanitaria europea.

Este documento garantiza los derechos de asistencia médica en cualquier país de la unión europea, para de esta manera, poder tener las mismas coberturas que los propios ciudadanos de la nación correspondiente. Es una tarjeta imprescindible y fácil de conseguir, con tan sólo recurrir a los departamentos del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y solicitarla es suficiente. Se puede hacer tanto de manera presencial como vía teléfono o internet.

El uso de este certificado es personal e intransferible, nadie excepto el propietario puede beneficiarse de los derechos que esta tarjeta otorga. Y, a pesar de los muchos comentarios que se oyen al respecto, tanto si sucede el Brexit (independencia del Reino Unido) como si no, este documento continuará teniendo vigencia. Por ello, disponer de él, es una manera de “curarse en salud”.

Procurar un buen estado de salud es posible, pero para ello es necesario que cada persona a nivel individual, se esfuerce por conseguirlo.