Sociedad

Una barbacoa o un horno de leña para nuestro jardín

03/05/2019
Foto del avatar

author:

Una barbacoa o un horno de leña para nuestro jardín

Quien tiene un patio o un jardín en su vivienda debe saber que tiene algo más que un tesoro, tiene un trozo de cielo y si sabe cómo hacerlo podrá disfrutar de él de mil maneras diferentes. Un espacio abierto, un terreno que forme parte de la propiedad, es una oportunidad única de explorar posibilidades para encontrar la relajación, la diversión y la desconexión de los problemas.

Una piscina, montable o desmontable, para ejercitarnos físicamente y encontrar la diversión entre amigos y familiares, un huerto en el que pasar las horas sacando provecho a una vida saludable, sabiendo lo que comemos, un parque infantil para que nuestros hijos se entretengan bajo nuestra supervisión, arriates y césped para plantar y admirar la belleza de la jardinería, o una barbacoa con horno de leña para pasar grandes momentos en familia o invitando a los amigos.

Con los hornos de barro y la variedad de estilos y precios de hornos de leña que encontramos en el enlace reseñado en el párrafo anterior, estaremos ante una ocasión irrepetible de añadir un complemento de extraordinario valor a nuestro jardín, patio o espacio al aire libre que tengamos en nuestro hogar.

Tipos de barbacoas de leña existentes en el mercado

Existen una amplia selección posible de tipos de barbacoas de obra entre las que podemos elegir para pasar el tiempo de manera agradable y divertida, preparando jugosos platos de carne y verduras hechas con este estilo de fuego lento y auténtico.

Las más conocidas son las barbacoas con campana, debido a que de esta forma se canaliza mucho mejor el aire, lo cual tiene dos efectos positivos. Por un lado, acrecienta notablemente la combustión y, por otro, conduce de manera más eficiente el aire para que el humo no moleste al cocinero ni a los comensales. Por otra parte, este tipo de construcciones queda muy bien en los espacios ajardinados, y controlan mejor las chispas que se generan, inevitablemente, evitando un posible incendio.

Las barbacoas sin campana, por su parte, tienen la ventaja de ofrecer una mejor visión de lo que se está cocinando al eliminar cualquier construcción que impida la vista. Esto conlleva la molestia de que el humo llegue hasta los ojos, por otra parte, da una sensación de asilvestramiento que muchos agradecen cuando van a hacer sus barbacoas.

Antes de elegir el tipo de barbacoa de obra que vamos a montar en nuestro patio debemos tener en cuenta que será algo definitivo, por lo que deberemos evaluar bien su ubicación. Recuerda no colocarla cerca de puertas o ventanas, sobre todo si la que construyes no lleva campana, pues el humo podría entrar en la vivienda y dejarlo todo sucio y con el olor característico de una barbacoa.

Otro factor que hay que tener en cuenta es no colocarla demasiado cerca del lugar que hemos decidido que será el de comer, para que este mismo olor o humos no moleste a los comensales. También deberemos evitar que esté cerca de una piscina para evitar que esta se ensucie en exceso, que no la rodee nada que pueda salir ardiendo con las chispas o con la caída de algún brasero al rojo vivo, por eso se recomienda que el suelo que rodea la barbacoa sea de losa.

Del mismo modo, antes de decidirte por una barbacoa tienes que tener en cuenta cuestiones imprescindibles como el espacio del que dispones, para que una obra de este tipo no se coma todo el patio, algo que no será preocupante si dispones de terreno, en cuyo caso recomendamos que sean grandes.

Debes mirar bien tu presupuesto, las hay de una gran variedad en precios, aunque una de obra bien hecha con buenos acabados no bajará de los 2000 euros. Así mismo, deberías pensar bien el uso que le vas a dar, no es lo mismo la que instalas en tu casa de la playa que la que montas en el patio trasero de tu vivienda habitual, no es lo mismo que te guste el sabor de los platos a la barbacoa a que lo hagas por las visitas que puedan llegar.

Por último, determina un estilo que vaya acorde con el que tengas planteado para esta zona de tu vivienda, que no desentone ni llame excesivamente la atención cuando entramos en esta zona de recreo. Básicamente existen dos modelos, el clásico, vintage o retro, que representa el diseño tradicional de las barbacoas de principios del siglo XX, pero adaptadas a las comodidades y necesidades actuales, y las modernas, que cumplen la misma función, pero al poseer una estética mucho más llamativa está pensada para arquitecturas de edificios más vanguardistas.

Si tienes espacio al aire libre, no te lo pienses, podrás preparar platos sabrosos que van más allá del tradicional chuletón o los filetes de lomo, podrás preparar auténticos manjares, como las brochetas de langostinos y verduras, pescado con mango, salmón a la barbacoa, brochetas de ternera con salsa de soja, pepino y otras verduras a la parrilla o carne directamente al carbón.