Sociedad

Clásico atemporal: máscaras venecianas

mayo 15, 2019

Clásico atemporal: máscaras venecianas

Seguramente, alguna vez has visto, o incluso has utilizado este complemento tan llamativo, como son las máscaras venecianas. Y es que tienen siglos de historia, tanto que al final se han ido extendiendo por el mundo entero y no queda un sólo rincón donde no las conozcan. Son todo un clásico atemporal, íntimamente relacionado con los carnavales, además de ser un elemento que siempre estará de moda.

Un clásico al alcance de un clic de ratón

Las máscaras venecianas son todo un clásico, y simplemente con el nombre, todo el mundo sabe lo que son. Y es que desde el cine hasta las series televisivas, han sacado alguna vez este accesorio tan único, dinámico y especial en todos los sentidos. Son un elemento muy representativo en cualquier fiesta de disfraces, pero sobre todo en los clásicos carnavales de cualquier parte del mundo.

Ahora podemos comprarlas de manera sencilla directamente a través de Internet, con la ventaja de saber que es un producto nacional y que, por lo tanto, va a ser de una calidad sin parangón. Esto va a ser ideal para poder tener nuestras máscaras con la comodidad de comprar sin tener que salir de casa, sobre todo, porque es un accesorio que cada vez es más difícil encontrarlo en las tiendas. Es hora de que adquiramos este producto, porque como hemos dicho es atemporal, por lo que siempre vamos a poder sacarle partido, para multitud de ocasiones festivas diferentes.

Con estos antifaces vamos a poder crear atuendos únicos y diferentes, incluso causar una sensación como nunca antes. A priori, son un elemento sencillo, pero que no ha pasado de moda y que jamás lo hará, por lo que puede ser el momento ideal para no pasar desapercibidos en nuestra próxima fiesta de disfraces. Quien sabe, seguramente acabaremos siendo el protagonista de la fiesta, gracias a estas máscaras tan fabulosas.

De hecho, aquí vamos a tener la oportunidad de encontrar máscaras muy excepcionales, míticas y diferentes, como la clásica máscara peste negra, o como el clásico médico emblemático; o incluso la máscara de V de Vendetta, con diferentes colores y diseños. Y por supuesto, encontraremos algunas realmente impresionantes, sobre todo las de mujer, pues cuentan con unos detalles fabulosos, de tal manera que podrán ser utilizadas para eventos diferentes, así como combinarlas con conjuntos diferentes para poder utilizarla en diferentes momentos.

Las máscaras venecianas albergan mucha historia

Realmente, la mayoría de personas desconocen el origen de este complemento tan ideal, creyendo que nacen en los carnavales venecianos, como su propio nombre indica. En parte esto es cierto, pero no al cien por cien, ya que mucho antes de este tipo de festividades, ya se estaban utilizando estas máscaras, aunque es cierto que la mayor importancia se da a partir de dichos carnavales.

La máscara veneciana, en general, siempre ha sido un complemento muy utilizado en Italia, aunque en cierto modo era algo más representativo en Venecia, de ahí su nombre. Los actores venecianos siempre solían llevar para la mayoría de sus obras, estos accesorios, también por el toque dramático que tenían siempre las obras, o incluso porque pretendían dar un toque de terror al asunto.

A raíz de esto, empezaron a surgir los carnavales, haciendo que en Venecia la marca sea el signo inequívoco de esta festividad y, por lo tanto, parte de todos los atuendos o disfraces de los venecianos en general. La máscara, al final forma parte de la tradición del carnaval, y va pasando de generación en generación, tanto es así que hoy día sigue perviviendo.

Se tenía la creencia que gracias a estas máscaras, era posible tomar la piel de otra persona, y expresar diferentes significados. Además, en la época también era una manera de marcar la diferencia entre clases sociales y sexos, pues por regla general, la clase baja no podía aspirar a tener este tipo de máscaras. Así como que, los modelos femeninos y masculinos eran muy diferentes entre ellos, por lo tanto había una gran diferencia.

Comentarios