Sociedad

Alternativas a los institutos de crédito tradicionales

junio 18, 2019

Alternativas a los institutos de crédito tradicionales

¿Has intentado pedir un crédito a tu entidad bancaria de toda la vida y te lo ha denegado? ¡Tranquilo, que no eres el único al que le ha ocurrido!

La financiación bancaria era fuerte, sólida y fiable antes de la llegada de la crisis económica. En plena recesión, y cuando más necesitábamos de este dinero para llegar a fin de mes, los bancos cerraron el grifo, lo que hizo que el ciudadano y/o emprendedor tuviera que mirar otra alternativa, y así es como empezaron a consolidarse las entidades de créditos rápidos.

Un buen ejemplo de este tipo de empresa es prestamo123.es.

Estamos hablando de las entidades de créditos rápidos -> Suponen una fórmula financiera por la que cada vez se decantan más usuarios, y no es para menos, teniendo en cuenta la larga serie de ventajas que ofrece.

Si quieres conocerlas, te invitamos a seguir leyendo.

Ventajas de los créditos rápidos frente a la financiación de los institutos de crédito tradicionales

Rapidez

Ya sabemos que estos créditos son rápidos… ¿Pero hasta qué punto lo son?

El usuario los puede personalizar a su antojo a través de la red (con un simulador con el que podrá seleccionar la cantidad económica que necesita, el plazo de amortización, y conocer los intereses y gastos relacionados).

Una vez que elija lo que necesita, cursará la solicitud y enviará la documentación requerirá (que suele ser un par de documentos).

Si tenemos cuenta bancaria en las mismas sucursales que nos indica la empresa, podemos tener el dinero en cuestión de minutos si todo va bien. Si no tenemos cuenta, en el plazo de entre 24 – 72 horas lo tendremos ingresado.

En cualquier caso, el dinero circulará a una mayor velocidad que a la que lo harán los créditos bancarios.

Mínimos requisitos

Uno de los problemas de los créditos bancarios es la gran cantidad de requisitos que nos piden para solicitar el dinero, además del papeleo que vamos a tener que reunir. Lo peor de todo es que los datos de estos documentos son redundantes (es decir, que se repiten una y otra vez entre los diferentes documentos).

Por lo general, una empresa de créditos rápidos solo nos suele pedir 3 papeles:

  • Identificación: DNI o equivalente para que puedan comprobar que somos quienes decimos ser.
  • Justificante de acreditación de ingresos: Habrá que entregar un justificante que indique que estamos percibiendo dinero.
  • Nº de cuenta bancaria: Se utiliza para validar nuestra identidad, además de para hacer el ingreso si todo va bien.

Si hiciera falta algún otro papel, la entidad se pondrá en contacto con nosotros para que podamos enviarlo.

¿ASNEF / RAI?

Incluso hasta es posible pedir un préstamo rápido si estamos en una agencia de registro de deudas de morosos (dependerá de la entidad en si, además de tener en cuenta la cantidad de la deuda).

En cualquier caso, tendremos más posibilidades de conseguir el dinero que si hiciéramos la solicitud en un banco.

Estas son las ventajas que te convencerán de apostar por la financiación de los créditos rápidos.

 

Comentarios